Revista Viajes

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

Por Magiaenelcamino @magiaenelcamino
WP Greet Box iconHola! Si es la primera vez que visitas nuestro blog, podés suscribirtes para recibir las novedades por mail.Powered by WP Greet Box WordPress Plugin

 

Colonia del Sacramento, en Uruguay, es uno de esos lugares a los que volvería mil veces. No por mucho tiempo. Pero sí muchas veces. Aunque sea una tarde para dar una vuelta. Volvería en verano, cuando está llena de gente. Y en invierno, cuando me enamora su tranquilidad, sus colores y sus árboles sin hojas.

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

  

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

Y volvería solo para caminar (o para recorrerla en bici) y observar. Es uno de esos lugares en los que me gusta sentarme un rato a ver qué pasa y caminar despacio mirando bien a mi alrededor. Y si hay poca gente, mejor, porque tengo más posibilidades de concentrarme en los detalles sin que la multitud me “despierte” de mi viaje.

Después del hermoso día que pasamos intentando jugar al golf y disfrutando los sabores del Uruguay en el Sheraton Colonia nos fuimos a pasar una tarde al caso histórico de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, en 1995. Mientras que los chicos del blogtrip siguieron su viaje hacia Punta del Este o Montevideo, nosotros nos quedamos un día más en Colonia y, como no podía ser de otra manera, volvimos al casco histórico. Los dos días solo nos dedicamos a caminar, descansar sentados en alguna esquina, observar y tomar fotos.

En el recorrido, disfrutamos de las calles empedradas (ni se les ocurra ir con tacos), de sus faroles y de las construcciones portuguesas y españolas…

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

De sus ventanas y sus flores…

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

De sus detalles...

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

De sus bares y restaurantes coloridos…

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

De su faro, construido sobre los cimientos del Convento San Francisco Javier e inaugurado en 1957…

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

De su costanera y su muelle…

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Y de esas pequeñas cosas que te hacen ver que se puede vivir sin apuros y ser amable.

- Un señor con boina, termo en la mano, sonrisa y voz suave me pregunta: “Señorita (me gustó que diga “señorita”)… ¿puedo hacerle una observación?”
- Ante mi asombro por semejante cortesía (cosa que debería ser lo normal y no algo que me sorprenda), le digo: “Sí, cómo no”.
- “Tiene la campera mal abrochada”, me indica con la otra mano, mientras sigue caminando con ese andar tranquilo de quien no está preocupado.

- Con una sonrisa cómplice le agradezco, me miro y, efectivamente, tenía los botones desfasados. Lo lindo fue la manera en que me lo dijo. Muchas veces cuando hablamos, importa más la manera en que lo hacemos, que la información que transmitimos. Las mismas palabras, dichas de una u otra manera, tendrán, sin dudas, distintas repercusiones. ¿Qué nos costará ser más amables cuando hablamos?

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Y así… fue anocheciendo…

Ya visité Colonia tres veces, me quedan 997…

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Colonia: un lugar al que volvería mil veces

 

Información útil para viajar a Colonia.

- Entrada al Faro: 20 pesos uruguayos.

- Hay baños gratuitos detrás de Información Turística (este dato parece poco importante, pero no lo es).

- La comida en el casco histórico es más cara. Hay menúes desde 300 uruguayos. Un café cuesta desde 70 uruguayos y un té, 60.  Para los viajeros con poco presupuesto les recomendamos salir del casco histórico y buscar algún chiringuito (donde venden panchos y hamburguesas por menos de 80 uruguayos) o algún bodegón, como el que encontramos con Jorge y  Maryori (Blog de viajes) llamado “Lo de Antonio y José”. Allí, en la esquina de Odrizola y Barbot, muy cerca de la estación de trenes, en una ex casa, se prepara una comida riquísima y económica (sobre todo si la comparamos con la del casco histórico). Por ejemplo, un excelente guiso de lentejas (ideal para el frío del invierno) y un chivito completo (con ensalada rusa, papas fritas, huevo, queso, panceta, lechuga y tomate) cuesta entre 120 y 140 uruguayos cada plato (abundante).

- Hay varios museos para visitar, como el del Azulejo, el Indígena, el Español y el Portugués (no falta ninguno).

¿Cómo llegar a Colonia desde Buenos Aires?

- Todos los días salen barcos desde Buenos Aires hasta Colonia. Existen tres compañías: Buquebus, Seacat y ColoniaExpress. Las dos primeras salen del mismo lugar (donde desemboca la Av. Córdoba) y los pasajeros suelen viajar en el mismo barco. En cambio, la tercera, si bien es más económica, el puerto de salida se ubica debajo de la autopista Buenos Aires-La Plata y la accesibilidad no es buena (salvo que llegues en taxi o te lleven en auto).

- Es bueno chequear los sitios web de estas compañías, porque suelen tener promociones por viajes de uno o dos días.

- Otra opción es viajar hasta la localidad bonaerense de Tigre, cruzar en barco hasta la localidad uruguaya de Carmelo y desde allí tomar un bus hasta Colonia.

 Desde Uruguay

- Hay buses locales desde todas las principales ciudades Uruguayas. Desde Montevideo son tres horas en bus.

 

Los invitamos a sumarse con un Me Gusta en la página de facebook de Magia en el Camino y a suscribirse al blog para que les lleguen las novedades en su correo electrónico. Es muy fácil. Tienen que escribir su correo en el recuadro donde dice “suscribite”, ir a la bandeja de entrada en su mail, buscar un mail de feedburner (puede caer en no deseados) y hacer click en el link que está en ese mail. Gracias!


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista