Revista Creaciones

Como arañas

Por Ripu77
Louise Bourgeois representó a su madre en una araña de casi 9 metros. Dejando de lado hoy la figura que representaba para ella, me quedo con la dualidad de la araña, la tejedora. La protectora y depredadora al mismo tiempo. La que utiliza la seda tanto para fabricar el capullo como para cazar a su presa, encarnando a su vez la fortaleza y la fragilidad. Así somos las tejedoras, las mujeres que hay detrás de las agujas, las que luchan y las que traman tejido. Las que ovillan el hilo y las que sacan las garras. Todos tenemos esa dualidad y cada uno representa su parte sensible de la manera que desea, que puede, que se le deja. De la misma manera que el contrapunto de la fuerza también puede estar unido al hilo, ¿por qué no?.Como arañas
Como arañasEstas madejas de Madelinetosh Merino Lighten colores Pop Rocks y Candlewick, llegaron directamente desde la tienda Purl Soho de Nueva York. Su misión era convertirse en el Aisling proclamado a gritos desde aquímismo. Pero, lo que tiene ser araña, la lana se acabó antes que el chal. Muchas veces existen los finales antes de que terminen las historias. Como escribió Chacel en Teresa, y ahora me lo recuerda, el Aisling vendría a ser un poco como el amor. Metáfora chaceliana sacada de la chistera de esta tejedora. “El amor siempre le había parecido, más que un choque, una confluencia impetuosa; ahora veía que era solamente como la llama de dos cirios, algo que, aun siendo homogéneo, puede apagarse en uno y seguir ardiendo en el otro.” Lo mismo que un amor, que uno arde y el otro ya no da luz, pasó con estas lanas. La amarilla cumplió su deber y la rosa se apagó antes de finalizar su cometido. Y ahí vuelve a aparecer la araña. Como arañas
Como arañas
Como arañasLa que lucha, la que busca, que pide, que exige, que grita a los cuatro vientos porque no puede retener a su presa, porque ya no existe esa lana rosada en lugar del mundo. La que mueve cielo y tierra para terminar su tela de araña, la que necesita sí o sí culminar su obra. La que hizo lo que pudo, para acabar tejiendo con la madeja de otra araña. Es un tono distinto, pero proviene de una madre arácnida, de una guerrera. Quizás fuera el destino quien quiso que se acabara esa pop rocks en todo alijo lanero, para terminar tejiendo con la lana de Elena.  Porque las cosas no son como son al azar. Habrá quien crea que el cuadro de "Las Hilanderas" de Velázquez es una simple escena cotidiana de mujeres a la rueca. ¡Nunca un cuadro es tan solo la imagen que se ve! Como no lo es la Mamande Bourgeois. Este cuenta tras él, a grandes rasgos, la historia de Palas y Aracne, incluida en la Metamorfosis de Ovidio. Aracne gana en su competición de hilanderas a Palas. Y esta, en su lado furioso, la transforma en araña para que teja y teja y teja sin cesar toda su vida. Ahí vuelve a aparecer nuestra dualidad, nuestra fuerza que a veces es furia, incontrolables nosotras las arañas. Eso sí, chal terminado por el Ying y el Yang arácnido que día a día me acompaña.Como arañas

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :