Revista Coaching

Cómo conseguir tus objetivos

Por Psipositivo @Psi_Positivo

Antoni Martínez. Psicología en Positivo.

Conseguir nuestros objetivos forma parte de un desarrollo personal óptimo. Dentro del modelo del bienestar “PERMA” de Martin Seligman, sería la A de “Achievements” (logros). Si queremos seguir mejorando y progresando personal y profesionalmente, sin duda vamos a necesitar saber:

1) Qué camino queremos recorrer: hacia dónde vamos.
2) Qué equipaje o útiles vamos a necesitar: cómo o con qué recorrer el camino.

Así, para poder alcanzar el éxito debemos tener claro cuáles son nuestros objetivos. Estos deben de ser:

- Realistas, ni imposibles ni tan por debajo de nuestra posibilidades que no impliquen un reto.
- Cuantificables, se deben de poder medir y hacer operativos.
- Deseables, que realmente supongan un estado o logro apetecible.

Por ejemplo, uno puede tener el objetivo de gozar de mejor estado físico, lo cual sería deseable, pero no sería cuantificable y no sé si realista (¿Cuál es nuestro estado físico actual?¿Cómo vamos a mejorarlo?). Modificado, este podría ser “Hacer ejercicio al menos media hora durante tres veces por semana para poder correr moderadamente sin cansarme”.

Una vez definidos los objetivos, para poder ser perseverantes, estos deben de extenderse en el tiempo. Es decir, debemos de crear un hábito, una costumbre, una rutina. Una vez creado el hábito mucho más fácil lograr aquello que nos proponíamos.

Los seres humanos, por cómo trabaja nuestro sistema nervioso, sobre todo el cerebro, somos animales de costumbres. Una vez instaurado un hábito, tanto positivo como negativo, no es fácil de modificar… por supuesto esto lo podemos utilizar a nuestro favor. Existen hábitos negativos, como el comer excesivamente graso u otros positivos, como cada día dedicar cinco minutos a relajarnos y pensar en las cosas positivas que nos ocurrieron durante la jornada. Es sabido que para instaurar un hábito de manera duradera necesitaremos aproximadamente unas tres semanas de práctica.

Te propongo que, por otro lado, en tu ánimo perseverante, te premies por los logros parciales conseguidos. Una cena, un regalo o simplemente recompensarte verbalmente (“¡Bien! Me lo he trabajado y lo he conseguido!”). Esto te hará más fácil y agradable el camino. ¡Ánimo!

Pd.- para recibir consejo y asesoramiento personalizado en este tema puedes escribirme a [email protected]

Antoni Martínez. Psicología en Positivo. 


Volver a la Portada de Logo Paperblog