Revista Tecnología

¿Cómo funciona un coche híbrido?

Publicado el 04 noviembre 2019 por Rafael @merkabici

¿Cómo funciona un coche híbrido?

Seguramente has escuchado mucho acerca de los coches eléctrico y los coches híbridos, pero, ¿sabes a ciencia cierta cómo funcionan? Los vehículos convencionales usan gasolina o diésel para impulsar un motor de combustión interna. 

Los híbridos también usan un motor de combustión interna, y pueden alimentarse como los autos normales, pero también tienen un motor eléctrico y una batería.

Al utilizar tanto un motor convencional como un motor eléctrico, los mejores híbridos logran una eficiencia de combustible significativamente mejor que sus homólogos no híbridos.

También contaminan menos y ahorran dinero a los conductores a través del ahorro de combustible.

Los híbridos más avanzados tienen baterías más grandes y pueden recargar sus baterías desde un tomacorriente, lo que les permite conducir distancias prolongadas con electricidad antes de cambiar a gasolina o diesel. 

Conocidos como “híbridos enchufables”, estos autos pueden ofrecer un desempeño ambiental mucho mejor y un mayor ahorro de combustible al sustituir la electricidad de la red por gasolina.

Características de un coche híbrido

La adición de un motor eléctrico a batería aumenta la eficiencia del combustible de los híbridos de varias maneras.

Al igual que el interruptor que apaga la bombilla de su refrigerador cuando la puerta está cerrada, “inactivo” es una característica que apaga el motor convencional de su automóvil cuando el vehículo está parado, ahorrando combustible. 

La batería proporciona energía para el aire acondicionado y los accesorios mientras el vehículo está inactivo en los semáforos o en el tráfico, y el motor eléctrico puede hacer que el vehículo se mueva nuevamente.

Si es necesario, el motor convencional se volverá a conectar para proporcionar más potencia para la aceleración.

El “frenado regenerativo” es otra característica de ahorro de combustible. Los autos convencionales dependen completamente de los frenos de fricción para reducir la velocidad, disipando la energía cinética del vehículo como calor. 

El frenado regenerativo permite capturar parte de esa energía, convertirla en electricidad y almacenarla en las baterías. Esta electricidad almacenada puede usarse luego para hacer funcionar el motor y acelerar el vehículo.

Tener un motor eléctrico también permite un diseño de motor más eficiente.

Esta función de “asistencia eléctrica” ​​ayuda a reducir las demandas del motor de gasolina de un híbrido, que a su vez se puede reducir y operar de manera más eficiente. 

El motor de gasolina produce menos potencia, pero cuando se combina con motores eléctricos, la potencia total del sistema puede ser igual o superior a la de un vehículo convencional.

Los híbridos más eficientes utilizan “manejo solo eléctrico”, lo que permite que el vehículo conduzca completamente con electricidad y use menos combustible. 

En los híbridos que no se pueden enchufar, el accionamiento eléctrico solo se utiliza generalmente a bajas velocidades y arranque, lo que permite que el motor de gasolina o diésel funcione a velocidades más altas, donde es más eficiente. 

La mayoría de los híbridos enchufables, que tienden a tener baterías y motores más grandes, pueden conducir completamente con electricidad a velocidades relativamente altas durante largas distancias (generalmente de 10 a 30 millas).

Los diferentes híbridos también usan diferentes tipos de “trenes de transmisión”, los componentes mecánicos que entregan potencia a las ruedas motrices. Conozca las implicaciones de las diferentes transmisiones híbridas aquí.

Diferencias entre híbridos y otros vehículos eléctricos

Los híbridos que no se pueden recargar desde una toma de corriente generalmente no se consideran coches eléctricos, ya que dependen exclusivamente de la gasolina o el diésel para obtener energía.

Los híbridos enchufables, descritos anteriormente, se consideran vehículos eléctricos, junto con vehículos eléctricos de batería y pilas de combustible de hidrógeno.

Los vehículos eléctricos con batería solo usan un motor eléctrico y una batería, evitando los motores convencionales por completo. 

Debido a que no usan gas o diésel, las baterías eléctricas suelen ser más limpias y más baratas de combustible que los híbridos y los vehículos convencionales.

Los coches con celda de combustible de hidrógeno alimentan un motor eléctrico y una batería al convertir el gas de hidrógeno almacenado en electricidad utilizando una celda de combustible. 

Estos vehículos apenas están comenzando a salir al mercado, pero ofrecen un gran potencial como una alternativa baja en carbono a los automóviles y camiones convencionales, ya que no tienen emisiones de escape, reducen las emisiones de calentamiento global y pueden reabastecerse de combustible en una estación de servicio similar a un vehículo de gasolina.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista