Revista Belleza

Cómo Hacerse la Pedicura Perfecta en Casa

Por Aranchawp @MeigayCaldero
La pedicura es algo más que pintarse las uñas de los pies con el primer esmalte que se encuentra en el armario del baño, porque ha llegado el verano y hemos sacado las sandalias del zapatero. Significa cortar y limar las uñas, eliminar durezas y callos, retirar las cutículas, exfoliar... en resumidas cuentas: mimar los pies. Por no hablar de que es un momento de lo más agradable y relajante. Y a quién no le gusta mirar hacia abajo y ver unos pies impolutos y cuidados.
Pero no siempre se tiene ni tiempo ni recursos para ir al salón para disfrutar de una sesión de pedicura, pero eso no significa que no se pueda hacer en casa. Es algo relativamente fácil y te llevará entre 45 minutos y 1 hora, así que no renuncies a llevar tus pies perfectos.
Sigue leyendo, porque te cuento algunos consejos y trucos para hacer la pedicura perfecta DiY
Cómo hacerse la pedicura perfecta en casa
Prepara todo lo que vas a necesitar par la pedicura antes de comenzar el proceso. Si no, tendrás que levantarte de la silla con los pies descalzos, húmedos o con crema en mitad de la sesión, lo que es bastante incómodo. Necesitarás: toalla, un barreño, cortaúñas, lima para uñas y lima para pies o piedra pómez, alicates para pieles, palito de naranjo, exfoliante, ablandador de callos y durezas, algodón, removedor de cutículas, base, esmalte, top coat....
Si llevas las uñas pintadas, retira el esmalte completamente antes de comenzar la pedicura. En caso de que el esmalte fuese muy oscuro, debes evitar manchar la piel de tus dedos y cutículas. Para evitarlo, deja actuar unos segundos el algodón impregnado en quitaesmaltes sobre la uña y luego pásalo de forma longitudinal sobre su superficie, desde la cutícula hasta la punta. Es decir, no hagas círculos ni pases el algodón de izquierda a derecha, porque los pigmentos acabarán esparcidos por todas partes. Si queda algún resto, moja un nuevo algodón en quitaesmaltes y retira cualquier resto que haya podido quedar.
Pon los pies en remojo con agua tibia con un jabón neutro durante unos 5 minutos. Puedes añadir unas gotas de aceite para suavizar, unas gotas de aceite esencial del árbol del té si tu problema es el sudor o el mal olor o sales de Epson para deshinchar los pies si hace calor. Este paso no es imprescindible si no tienes durezas, de hecho, es contraproducente para el removido de las cutículas y para el esmaltado posterior. Pero si tienes callos y durezas, este paso te facilitará mucho las cosas. También puedes saltarte el baño de pies si vas a emplear un producto para retirar los callos y durezas.
Pies en remojo con pétalos y rodajas de cítricos
En caso de que tengas durezas, aprovecha que se han reblandecido con el agua y pásate una lima de uso en mojado para retirarlos. Si no quieres utilizar una lima ancha, puedes utilizar un producto especial para eliminarlas y que te describo más abajo o usar una lima ancha para uso en seco.
Si quieres un plus para tu pedicura, puedes utilizar un gel exfoliante para dejar tus pies más suaves. Una vez que hayas dejado los pies en remojo, aplícate el peeling con un buen masaje con movimientos circulares y acláralo bien antes de sacar los pies del barreño. Si no tienes a mano un exfoiante para pies, puedes mezclar azúcar moreno con un aceite vegetal y un poco de miel, por ejemplo. 
Pies con uñas esmaltadas en turquesa con arena de playa
Saca los pies del barreño y sécalos bien ayudándote de una toalla suave. 


Si no has utilizado una lima para retirar las durezas y callos en húmedo, puedes hacerlo ahora, mientras los pies todavía tienen algo de humedad.


Hay otra opción para retirar callos y durezas: el líquido ablandador. Seca bien tus pies y aplícate unos pedacitos de algodón, de gasa o de tisú impregnados en el líquido para ablandar callos y durezas en las zonas en las que lo necesites. Envuelve tus pies con papel film o en unas bolsas de plástico y deja actuar el tiempo indicado en el envase. Retira las pieles muertas ayudándote de una espátula o una herramienta similar. Puedes pulir todavía más la superficie con una lima para pies. Pásate una toalla humedecida en agua para eliminar los restos. Este tipo de productos los tienes tanto para uso doméstico como profesional, duran mucho y tienen un precio bastante asequible. 
En caso de que optes por cortar las uñas, recuerda que debes hacerlo en recto, nunca haciendo cortes en ángulo o en los bordes para darles forma redondeada. Y, por supuesto, no comiences a cortar por el centro (se pueden partir), hazlo de un extremo a otro con pequeños cortes. Así evitarás que se encarnen cuando crezcan.
Cortaúñas
Si prefieres evitar el corte, rebaja la longitud de la uña utilizando una buena lima. Hazlo con movimientos largos y en la misma dirección cada vez para evitar que la uña se dañe. Es decir, nada del habitual movimiento de vaivén, de derecha a izquierda, sobre todo cuando se hace con mucha fuerza. La lima nunca debe ser metálica para que no se dañen las uñas.
Si tienes alguna pielecita levantada, utiliza unos alicates específicos para recortarla con cuidado. 
Aplica un producto específico para las cutículas y déjalo actuar. Si no tienes en tu neceser de manicura, puedes utilizar manteca de karité, aceite vegetal o incluso vaselina (aunque no es mi producto favorito). No de olvides de dejar actuar el producto unos minutos.
Empuja las cutículas hacia atrás y no las cortes, porque evitarás que crezcan más y más duras. Y evitarás accidentes innecesarios con los alicates.
Limpia cualquier resto de removedor de cutículas que haya podido quedar sobre las uñas antes de esmaltarlas. Si el producto que hayas utilizado es muy oleoso, puedes impregnar un algodón en alcohol o quitaesmalte para eliminar cualquier rastro de aceite, porque facilitará que el esmalte se adhiera mejor y dure más.
Aplica una base antes del lacado para proteger la uña de los pigmentos y para aumentar la duración del esmalte. Deja que la base se seque bien antes de pintarlas.
Si tienes las uñas amarillentas, puedes utilizar una base que contenga pigmentos que contrarresten el color y las hagan parecer más blancas.
Esmalta las uñas aplicando dos capas, dejando pasar unos minutos entre capa y capa para mejorar el resultado y la duración del esmaltado. No te olvides de los separadores de dedos para evitar que los dedos se acaben rozando con la laca y la estropeen. Son económicos, fáciles de poner y te evitarán tener que volver a pintar tus uñas.
Uñas esmaltadas, lacas y palito de naranjo
Si te has salido un poco a la hora de pintar las uñas, puedes envolver un palillo de madera con un poquito de algodón, luego mójalo en quitaesmaltes y utilízalo para borrar los errores. Te aconsejo que esto lo hagas con el esmalte seco, porque en caso contrario lo único que harás es emborronarlo por tus dedos y cutículas.
Finaliza poniendo una capa de top coat que aporte brillo y resistencia a la pintura de tus uñas.
Si no quieres llevar las uñas de los pies pintadas, puedes pulirlas ligeramente con un taco pulidor o con un pulidor electrónico.
Pulidor electrónico
Aplica una crema o aceite en tus pies con un buen masaje.
No te olvides de hidratar tus pies a diario para que tu pedicura dure en perfecto estado durante mucho más tiempo.
La frecuencia a la hora de hacerte la pedicura dependerá de si te suelen aparecer durezas y callos enseguida, de la rapidez con la que te crecen las uñas, de si llevas zapatos abiertos o cerrados habitualmente, de tu criterio estético...
Si vas a tomar el sol no te olvides de aplicarte protector solar también en los pies.  
Estos son consejos para una pedicura sobre unos pies sanos y sin problemas serios, si no es tu caso, antes de nada, debes visitar a un podólogo profesional para que los trate. Incluso si no detectas nada fuera de lo normal, no está de más hacer una visita periódica al podólogo para asegurarte. Antes de la estética siempre debe estar la salud,
¡Hasta el próximo post!


Post relacionados:

Cómo Prevenir y Combatir los Pies Hinchados y Recalentados

Trucos para que Tu Manicura Semipermanente Dure Más 
La Base: Imprescindible para una Manicura Perfecta y Duradera
Cómo Conseguir un Esmaltado de Larga Duración
Cómo Tener unas Uñas Fuertes y Sanas
La primera vez que apareció el post Cómo Hacerse la Pedicura Perfecta en Casa fue en el blog de La Meiga y Su Caldero.
Licencia de Creative Commons
Cómo hacerse la pedicura perfecta en casa by La meiga y su caldero - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License.

Volver a la Portada de Logo Paperblog