Revista Ciclismo

Cómo hidratarse adecuadamente en ciclismo

Por Rafael @merkabici

Todo aquel que hace deporte sabe lo importante que es la hidratación en los deportistas así como las consecuencias que puede llegar a tener la deshidratación.

En primer lugar debemos tener en cuenta que contamos con diversos mecanismos que nos permiten eliminar calor del interior de cuerpo.

El cuerpo humano debe mantener siempre una temperatura corporal constante que debe estar en torno a unos 37°C, para que así los procesos fisiológicos se den con total normalida De este modo subirse a una bici de montaña es algo que puede ayudar a incrementar la temperatura del cuerpo para que así se pongan en marcha los mecanismos que generan la pérdida de calor para así conseguir neutralizar este incremento de la temperatura corporal que se da al realizar ejercicio.

Entre esos mecanismos se da la producción de sudor, que al final es el modo en que se expulsa agua desde el interior del cuerpo y así se consigue enfriar.

Al sudar la circulación de agua circulante por el interior del cuerpo es menor y esto es algo básico para que se dé el funcionamiento de los órganos así como para que tengan lugar miles de procesos bioquímicos.

En definitiva, mediante este proceso logramos reponer la cantidad de agua o líquido que perdemos por el sudor al montar en bicicleta y por ello es tan importante la hidratación.

Beber, una necesidad

Según los expertos es importante lograr reponer la cantidad de líquidos que se pierden por medio del sudor. Esto es así porque se logrará evitar la deshidratación.

Pero es cierto que esto no siempre es posible porque en ocasiones se dan situaciones en las que se realiza un esfuerzo muy intenso y se combina además con un clima muy caluroso.

Entonces se acaba produciendo un ritmo de sudoración muy alto y conlleva pérdidas de fluido corporal bastante grandes.

Es evidente que ante una situación de gran esfuerzo es bastante difícil ingerir grandes cantidades de agua u otros líquidos, por lo que se deben asumir que se producirán ciertos niveles de deshidratación.

Por ello es importante seguir ciertas pautas de comportamiento para evitar al máximo el riesgo de que se produzca una deshidratación así como los posible efectos negativos que conlleva, tanto en el rendimiento como en los riesgos para la salud.

Es importante seguir unas pautas

Es sumamente importante saber seguir unas pautas. Hay que tener en cuenta que la sed responde a modo de mecanismo y sirve para ponernos en aviso y darnos la alerta de que necesitamos hidratarnos. Esto es así porque cuando se genera la sensación de sed ya estamos algo deshidratados.

Para intentar evitarlo, lo más recomendable es beber de manera regular incluso aunque no se tenga sed para así prevenir la deshidratación.

Beber agua debe convertirse en una rutina planificada. Si se tiene mala memoria lo mejor es poner alarmas para que no olvides beber una buena cantidad de agua.

Cómo beber agua de manera adecuada

Si sólo vas a hacer deporte durante una hora entonces hidratarse sólo con agua será más que suficiente. Tan sencillo como eso para poder recuperar la cantidad de líquido que pierdas así como otras sustancias que se evaporan con el sudor.

Eso sí, es importante distribuir la ingesta de agua y no tomarla de golpe, así podrás asimilarla mejor.

Con más 90 minutos de deporte

Si vas a pedalear durante más de hora y media entonces tu cuerpo ya tendrá pérdidas de líquido, así como de sales e hidratos de carbono importantes y sí tendrás que reponerlas mediante un proceso de hidratación.

Para ello tendrás que realizar una bebida que combine agua con sales minerales así como hidratos de carbono. De este modo lograrás mantener los niveles adecuados de minerales e hidratos así como de líquidos.

En cuanto a la cantidad de líquido

Si buscas potenciar la absorción del líquido que se ingiere lo más recomendable es no saturar el estómago de tal modo que no se tomen grandes cantidades de líquido de golpe y de manera repentina.

Para ello cuando bebas tendrás que ingerir de 200 a 250 ml de líquido, lo que es una cantidad que equivale a un vaso de agua convencional y es mejor tomarlo en pequeños sorbos.

Frecuencia y temperatura

Por lo que respecta a la frecuencia de ingesta así como la temperatura del líquido se deben conocer las necesidades de hidratación. No obstante, una buena regla es beber cada 20 unos 200 ml.

Por lo que respecta a la temperatura más recomendable que debe tener la bebida para así lograr potenciar más su asimilación decir que debe ser de 15 y los 22°C.


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas