Revista Viajes

Cómo le hago para viajar tanto

Por Verónica Marmolejo @tipsdeviajero
vlogger de viajes
Aunque recibo infinidad de preguntas cada día acerca de ciudades y servicios, los cuestionamientos más recurrentes son sobre esta actividad que realizo como blogger de viajes. ¿Cómo le haces para viajar tanto?, quiero viajar como tú, ¿dime cómo le hago para hacer lo que tú?, ¿qué hago para ser blogger de viajes? Son las preguntas y comentarios que me hacen todo el tiempo a través de mi correo electrónico y redes sociales, incluso los más atrevidos me proponen cobrarme muy poco o algunos dicen que nada con tal de fungir como “mi asistente” y acompañarme en mis viajes. 
Antes de dar la respuesta debo aclarar que esta actividad no es un trabajo, pues nadie me paga por hacerlo, de hecho no gano nada ya que todo lo que percibo a través de la publicidad que tiene mi blog, lo invierto en los mismos viajes, por lo tanto no contrato ni me es posible tener un asistente. Regularmente viajo con mi hija y a veces mi marido, y son ellos los que me ayudan a tomar fotos y videos, y hacer notas, por ejemplo.
Aunque pudiera parecer que esto es fácil, la realidad es que tengo más de 30 años viajando y en este tiempo he tenido la experiencia de viajar sola, con amigos, con pareja y en familia; desde los clásicos viajes de mochilazo cuando tenía entre 18 y 23 años, hasta los viajes de más lujo en mi vida adulta; eso me ha permitido conocer una inmensa gama de estilos de viajar. Por otra parte, llevo escribiendo casi a diario en mi blog desde principios de 2009, por lo que ahora se ha colocado bien en cuanto a visitas y posicionamiento, pero al principio escribía básicamente para mi pues nadie me leía. Dicho lo anterior, queda claro que he tenido paciencia y no lo he creado de la noche a la mañana, pues ya son más de 7 años escribiendo casi a diario y últimamente también hago videos, los que subo a mi canal de Youtube: https://goo.gl/kv32RA
vlogger de viajesYa he contado que mi blog surgió como un pasatiempo, por el simple gusto de compartir mis experiencias de viaje “por si a alguien le eran de utilidad”. Luego entré a redes sociales con el mismo propósito, pero el día en que me di cuenta del potencial que tenía decidí definir un proyecto que me permitiría seguir viajando y a la vez servir como medio de promoción. Porque en realidad creo que el “servir” es muy agradable y si esto que he logrado es de utilidad a las empresas y los destinos para ayudar un poco en su difusión, y a los viajeros para obtener información, pues que chido; así que soy una especie de vínculo entre la empresa y el consumidor que se logra a través de un intercambio en el que yo no impongo ni pido nada en especial, sólo pongo dos condiciones: 
1. Escribo, digo y opino lo que quiero, cómo quiero y cuando me parece propicio. 2. Y viajo acompañada, por mi hija la mayoría de las veces. 
Soy sincera y debo aceptar que hoy en día recibo infinidad de invitaciones, las que acepto con las dos condiciones que he mencionado, si alguno de los servicios que me invita no las entiende, pues no voy; hasta el momento nadie me ha dicho que no. 
Así mis viajes se costean combinando los descuentos o cortesías que me ofrecen y que yo jamás pido ni exijo, con los ingresos que me da la publicidad de mi blog y el trabajo, porque tanto mi marido como yo trabajamos como todo el mundo, pero afortunadamente mi chamba la puedo hacer desde cualquier parte,  pues tengo una web que es guía turística de la ciudad donde vivo, además de que también escribo como freelance para algunos otros sitios web y blogs de viajes, los que me pagan por los artículos.
Entonces mis viajes se costean con cortesías de servicios que me ofrecen, el trabajo (mi web, lo que escribo para otros, lo que pone mi marido) y lo que gano por la publicidad de Adsense que tiene mi blog, porque no le pongo otro tipo de anuncios pagados: Con eso pago vuelos, comidas, entradas a atractivos, etc...
Algunas veces me invitan también a viajes de prensa, lo cual está padre porque ahí no tengo que pagar yo nada, pero en contra parte no puedo llevar a mi familia conmigo, a esos viajes voy sola. No suelo aceptarlos muy seguido porque no me dan una experiencia real del destino, pues no tengo qué buscar servicios ni moverme por mi parte, así que voy sólo que algo llame verdaderamente mi atención.
Así las cosas, creo que la clave está en la originalidad, en que alguien tenga la idea de iniciar un proyecto singular y trabajar sobre él con mucha paciencia.
Quizá algunos piensen que soy "algo tonta" por no aprovechar y cobrar, como hacen muchos otros blogueros de viajes, pero quiero mantener este blog como algo auténtico. La sinceridad y mantener la confianza de mis lectores  es muy importante para mi, no cobro por lo que publico en mi blog y eso lo puede constatar cualquiera de los sitios y servicios que he visitado. Pero sí me pagan por escribir artículos para otros sitios web, esa es mi forma de ganar a través de esta actividad, sin comprometer mi palabra. 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista