Revista Psicología

¿Cómo mejorar la interacción con superiores?

Por Convictorius @convictorius_

A muchos nos cuesta interactuar con los jefes. Los vemos como superiores, distantes, personas no humanas, que mandan, que están en sus pedestales e inclusive pensamos que no saben ni qué pasa, peor aún si sólo los vemos en las reuniones corporativas o las celebraciones de la empresa. Ah, pero todos sabemos quiénes son los jefes mayores, quienes tomas las decisiones y quienes dirigen la empresa.

En el libro “Competencia Para su Perfeccionamiento”, de Korn/Ferry International, trae ayuda para la mejorar la interacción con superiores. Si usted carece de confianza para interactuar con gente importantes, teme cometer errores o hacer algo inapropiado, miedo a las imperfecciones frente a la administración superior, falta de conocimiento o de un estilo de trabajo, se vuelve más emocional ante la presión y el estrés, es mejor que lea este post.

“Mejorar la interacción son superiores”, tiene que ver con saberse manejarse ante ejecutivos superiores cuando nos hacen preguntas difíciles, y a veces no les importa como lo hacen sentir a uno, porque lo están poniendo a prueba.

Algunos lo presionarán intencionalmente para ver sus cualidades (de qué está hecho) y no siempre van a ser amables con usted. Recuerde que muchos ejecutivos tuvieron que sacrificar para crecer, y quieren verlo a usted también crecer. Algunas características del manejo de la habilidad:

  • Se relaciona con sus superiores sin problemas.
  • Puede hacer presentaciones antes ellos sin que esto le produzca tensión.
  • Sabe cómo piensan y trabajan.
  • Se sabe comunicar con ellos y determina sus necesidades.
  • Tiene tacto para relacionarse con sus superiores de forma adecuada y positiva.

Algunos tips para mejorar esta habilidad:

  1. Deje los nervios: Está nervioso, ansioso e incómodo alrededor de uno o más superiores, debe controlarse y pensar en hacer su trabajo. Respire profundo, recupere su compostura y continúe con lo que está haciendo, es probable que usted domine más el tema que ellos. Si está bien preparado, la ansiedad baja.
  2. Póngase en el peor de los casos: Haga una lista de todos sus temores, de lo peor que pueda ocurrir; trate de verse a sí mismo en cada una de esas situaciones y practique mentalmente como se recuperaría o saldría airoso, esto le ayudará, nunca la situación será tan mala como la peor que imaginó.
  3. Practique, practique y practique: Ensaye varias veces, esto le ayudará con la naturalidad, además le permite visualizar preguntas y controlar sus reacciones, además de sentirse más cómodo.
  4. Adelántese a la presentación: Vaya antes al lugar de la presentación para familiarizarse y si puede, practique la presentación allí mismo, esto le ayudara a anticiparse y agarrar mayor seguridad, que todo marche correctamente.
  5. Sea eficiente: Planifique anticipadamente lo que deba hacer y decir, mida su tiempo, demórese lo menos que pueda, lleve el material necesario y material de backup.
  6. Prepárese para responder: Piense en todas las preguntas por adelantado y en las respuestas que puede ofrecer. Haga respuestas lógicas y de análisis. No invente respuesta, la mayoría de directores entenderá si no tiene la respuesta a la mano, indique que la investigará.
  7. Busque a un confidente: Busque a un director que usted confíe para pedir consejos, comparta su ansiedad, trate de averiguar sobre su audiencia.
  8. Considere quién le molesta: Si solamente ciertos superiores le incomodan y otros no, haga un lista de sus estilos y conteste ¿Cuáles son sus semejanzas? ¿sus diferencias? ¿qué le gusta y que le molesta? No se tome nada a lo personal, si lo hacen sentir incómodo, vuelva a la discusión del problema.
  9. Trate de conocer a los ejecutivos: Relacionarse con ellos en situaciones informales, por ejemplo, en eventos del trabajo, así podrá ver que son gente normal y corriente y esto le permitirá sentirse más cómodo.
  10. Averigüé como piensan los líderes mundiales: Lea sus biografías, entiendas sus ideas, sus visiones y como ellos vieron a la gente que los ayudaban, esto le ayudará a reflejarse y auto proyectarse.

Yo solía ponerme nerviosa cuando me llamaba el presidente de la empresa o un director importante, comenzaba mi corazón a acelerarse, y por ende, mi respiración, si me dirigían la palabra de forma directa, contestaba y me ponía roja. Se notaba en mi cara lo incómoda que me hacían sentir. Lo primero que comencé a trabajar fue en mis pensamientos, comencé a ver las cosas como son, temas de trabajo, no como si me estuvieran midiendo, sino buscando decisiones y comencé a hablarles como le hablaría a mis amigos, a mi familia y esto tuvo un efecto positivo.

No hay que ver a los superiores como adversarios, hay que verlos como aliados. Si usted no tiene la respuesta a la mano, anote la inquietud y déjeles saber que lo averiguará, y cuando lo haga, entregue la información, usted no es infalible, usted está allí para resolver y colaborar.

Photo: Free Gallery WP


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :