Revista Coaching

Como potenciar las características de una mente visionaria

Por Joseldelcampo

Como potenciar las características de una mente visionaria

19 abril 2012 jose luis No comments

Como potenciar las características de una mente visionaria

Hemos hablado alguna vez de las características que tiene la mente de un líder o de las que tiene una mente emprendedora. Hoy vamos un paso más allá e intentaré poneros que características podemos encontrar en una mente visionaria.

Visionaria en el sentido de crítica, que posee una agudeza para ver los problemas desde diferentes ángulos que permitan buscar soluciones no convencionales que darán lugar a resultados muy positivos. Visionaria en el sentido de innovadora. Si Edison no hubiese analizado las cosas desde diferentes ópticas, no tendríamos bombillas. Si Karl Friedrich Benz no hubiese tenido una visión crítica de la realidad, no habría inventado el primer coche en 1886.

La Historia está marcada por mentes visionarias y todas poseen ciertas características, rasgos o comportamientos que las hacen muy parecidas.

Nuestra mente está completamente mediatizada por paradigmas que nos cuesta romper y que nos limitan en exceso. De la ruptura de ellos es donde surga la mente visionaria.

En las organizaciones pasa algo similar, ya que en ocasiones las empresas líderes  se atascan en los viejos modelos de negocio. El error está en pensar que vemos lo que esperamos que se vea, cuando debería de ser, que vemos lo que queremos que se vea. Eso es una visión crítica e innovadora.

Aprender a replantear los problemas, ver más allá de lo que nos rodea y centrarse en lo que es único en cualquier situación importante en la que tengamos que tomar una decisión. Esos son rasgos de las mentes visionarias.

Puede que nunca lleguemos a romper determinados paradigmas, pero hay formas de intentarlo. Vemos cuatro posibles formas de perfeccionar nuestras habilidades de pensamiento crítico:

1. Por norma general, las prisas nunca son buenas. No es necesario el tener que pasar a la acción de inmediato.

No es necesario que sea mucho tiempo pero por lo menos si que deberemos de preguntarnos cosas como si hay más formas de enfocar el problema que tenemos delante, qué es lo realmente importante en el mismo,… Deberíamos de hacer esto de forma automática, pero por desgracia no suele suceder así. Primero actuamos y luego pensamos.

2. Huir de lo común y habitual. Con eso no quiere decir que esté mal hecho algo relativo a cualquier problema y que lo soluciona. Si nos limitamos a seguir lo establecido en cada situación llegaremos a entender como funcionan las cosas en determinadas situaciones, pero si nos enfocásemos en buscar como solucionar posibles puntos oscuros o ciegos, probablemente progresaríamos más. ¿Para qué intentar explicarse lo que funciona? Se hace y ya está. ¿Será mejor preguntarse por aquello que no funciona?

3. Debatir, debatir y volver a debatir. Del desacuerdo casi siempre se sacan cosas claras.  Debatir ayuda a fomentar ideas, siempre y cuando el conflicto  que se genera se quede en eso, en las ideas, y no se vaya a las personas. Por desgracia las redes sociales son algo que nos apoltrona ya que creamos comunidades de amigos con ideas similares lo que no fomenta la interactuación de debatir para crecer.

Abrirse a nuevos puntos de vista ayuda a mantener sana y alimentada una mente visionaria.

4. Las mentes visionarias intentan buscar perfiles similares a ellas. Unirse a un colectivo hace que adquieras características del mismo comunes a todos sus miembros. Si te unes a un perfil visionario, probablemente único, las posibilidades de crecimiento son enormes. Cierto es que la pertenencia a un grupo da relativa tranquilidad, pero adormece las neuronas proactivas y las mentes visionarias.

Digg Digg

Volver a la Portada de Logo Paperblog