Revista Belleza

Cómo preparar un exfoliante corporal casero

Por Gl0bulina @gl0bulinas
Hoy os traigo un exfoliante para la piel de la cara, que es útil para limpiar la piel en profundidad, sobre todo aquella con puntos negros.
Cómo preparar un exfoliante corporal casero
Necesitamos simplemente aceite de oliva y sal. La sal mejor que sea fina, ya que la piel de la cara es más sensible y delicada que la del resto del cuerpo.
Mezclamos en un cuenco una cucharada de aceite de oliva y una de sal. Aplicamos esa mezcla en la cara con movimientos circulares, sobre todo en las zonas más grasosas, como la zona T. Con esto, ayudamos a quitar células muertas y limpiamos la piel de impurezas. Aclaramos con agua y a continuación podemos aplicar nuestra crema hidratante habitual.
El resultado es una piel limpia y suave. El aceite de oliva, al contrario de lo que podamos pensar, no deja la piel grasienta, así que os animo a que lo probéis. En cualquier caso podéis usar otros aceites vegetales: aceite de almendra, mosqueta, jojoba... incluso podéis mezclar varios segúnlas necesidades de vuestra pie.
Esta mezcla también la podéis usar como exfoliante corporal, aunque en este caso podéis usar sal gruesa.
Y vosotras, ¿soléis preparar vuestros propios potis caseros?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas