Revista Coaching

Cómo salir de la rutina: una guía para vivir más aventuras

Por Jcvalda @grandespymes

Cómo salir de la rutina: una guía para vivir más aventuras

Tengo la sensación de que cuando era pequeño, los días duraban más.

Recuerdo que las semanas parecían meses, las vacaciones siempre estaban demasiado lejos y un año era como una vida entera.

Las horas de clase se me hacían eternas, y cada día de colegio era como empezar una nueva aventura. ¿Qué travesuras haría con mis amigos? ¿Me hablaría la chica que me gustaba?

Ahora, sin embargo, una hora dura un instante y cada año me pasa más rápido que el anterior.

Esta fuga de tiempo me preocupa, así que he querido darle una explicación. Y he encontrado muchas teorías, desde que nos acostumbramos al paso del tiempo hasta que el estrés crea la sensación de que siempre nos queda poco.

Sin embargo, la que más me convence es la del psicólogo William James, que propone que el tiempo parece acelerarse porque, a medida que crecemos, vivimos cada vez menos eventos memorables.

Cuando te haces mayor y dejas de medir el tiempo por tu primera vez (tu primer día de escuela, tu primer beso o tu primer viaje en avión), la falta de novedades hace que los días y años pasen en un instante.

Aprender a arriesgarnos de nuevo y vivir nuevas experiencias es la mejor forma de vivir más intensamente, así que hoy te traigo un artículo de Alex Rodríguez, autor del blog Tu Mejor Mismo, donde te va a explicar con todo lujo de detalles cómo añadir momentos memorables a tu vida.

Es largo, así que te recomiendo que tomes asiento y te dediques a leerlo tranquilamente y sin prisa.

Como si el tiempo volviera a transcurrir como antes.

Siempre he querido vivir una vida que mereciera la pena ser recordada.

En mi adolescencia, mientras mis amigos estaban felices jugando a videojuegos todas las tardes o dando una vuelta por los mismos sitios cada día, yo sentía que quería algo más. Estaba apuntado a clases extraescolares, tenía muchos hobbies distintos y trataba de conocer gente y hacer planes distintos.

Pero aún así, me faltaba algo. Sentía que mi vida pasaba sin que ocurriese nada especial, como si estuviese caminando sin rumbo. Me sentía perdido, y hacer lo mismo una y otra vez no ayudaba. Cuando miraba hacia atrás, me daba la impresión de que el tiempo pasaba cada vez más rápido, y esta sensación no me gustaba nada.

Más tarde, entendí que sólo recordamos momentos que nos hayan emocionado de alguna manera. Por eso sentía que el tiempo corría tan deprisa: porque me pasaba los días atrapado en una rutina en la que todo era parecido.

Y sin embargo, conocía personas que vivían experiencias totalmente fuera de lo común, y que siempre tenían alguna nueva historia que contar.

Seguro que tú también conoces a alguien así: personas cuya vida es mucho más interesante de lo normal y que parece que siempre pasen cosas a su alrededor. Como mi amiga Kora, que se fue a recorrer Italia en bicicleta durante un mes, y cuando le robaron todas sus pertenencias menos la bici y el violín decidió continuar el viaje tocando en la calle para subsistir.

O como Jana, una chica a la que conocí estando de Erasmus, que se puso como reto ver lo lejos que podía llegar haciendo autoestop y volvió contando historias increíbles. Te aseguro que ninguna de estas dos personas sentía que se le estuviera escapando la vida.

¿Qué tiene de especial esta gente? ¿Acaso son más valientes, más inteligentes o más temerarios que el resto?

Después de investigar cómo conseguir resultados parecidos en mi vida, descubrí que lo que hace especial este tipo de personas es que deciden convertirse en la causa de las aventuras en su vida. En lugar de esperar sentados a que ocurran cosas extraordinarias, salen a buscarlas.

Y eso es algo que todos podemos aprender a hacer.

En este artículo quiero hablarte precisamente de cómo conseguir vivir más aventuras en tu día a día, y así poder llenar tu vida de historias memorables.

Incluso si te consideras tímido, o si crees que no puedes hacer algo así porque el trabajo o las obligaciones te ocupan gran parte de tu tiempo, te aseguro que siempre puedes hacer algo para vivir una vida más intensa.

Qué entiendo yo por aventura

Estudios psicológicos como éste nos dicen que recordamos mejor eventos que tengan una alta carga emocional, tanto positiva como negativa.

El nacimiento de un hijo, nuestra graduación o la muerte de un ser querido son momentos que probablemente nunca se nos olvidarán. Pero (por suerte o por desgracia) este tipo de situaciones memorables son muy escasas.

¿Significa esto que debemos vivir nuestro día a día sin aspirar a que nos suceda algo digno de recordar?

Aunque no todos podemos estar constantemente viajando o tirándonos en paracaídas, sí que podemos elegir vivir más situaciones memorables en nuestro entorno habitual. O como yo las llamo, vivir más aventuras.

Las aventuras tienen las siguientes características:

    Son emocionantes. El objetivo de una aventura es crear recuerdos memorables. Por eso, una aventura debe merecer la pena hablar de ella. Si la experiencia que has vivido te deja frío, entonces no es una aventura.
    Debe tener al menos una parte sin planificar. Hacer una ruta por el campo puede ser una buena forma de salir de la rutina, pero si lo llevas todo planeado no va a crear recuerdos tan duraderos. Pero bajarte en una parada de metro al azar y explorar esa parte de la ciudad añade un elemento impredecible que contribuye a crear experiencias más interesantes.
    Debe hacerte salir de tu zona de comfort. Enfrentarnos a nuestros miedos y limitaciones, aunque a priori pueda resultar difícil, multiplicará el impacto emocional de esa situación.

¿Pero por qué querrías tú vivir más situaciones de este tipo?

Por qué generar tus propias aventuras te hará más feliz

Si eres lector habitual de Habilidad Social es probable que ya hayas intentado varias cosas para mejorar tu vida. Pero mucha gente siente que intentar cambiar es dejar de ser tú mismo. Parece que si te esfuerzas en vivir una vida más interesante, con más momentos para recordar, estás actuando.

Cuando he intentado convencer a algún amigo de los beneficios de ser proactivo y generar las situaciones que quieres en tu vida, la respuesta más habitual ha sido algo como "No lo pienses tanto, estas cosas tienen que surgir" o "sé tú mismo y el resto vendrá solo".

¿Por qué tanta gente considera que cambiar es algo malo? Al fin y al cabo, nuestro personalidad es una mezcla de instintos heredados de nuestros antepasados y de valores aprendidos durante nuestra infancia. Y se ha demostrado que cambia a lo largo de nuestra vida.

Aunque hay gente que viene con comportamientos potenciadores "de serie", la mayoría de nosotros tenemos que esforzarnos para convertirnos en la clase de personas que queremos ser, superar nuestros miedos o mejorar nuestras habilidades.

Uno de los valores que guían mi vida es que quiero recordarme con una sonrisa cuando sea un anciano. La mayoría de las personas, antes de morir, se lamentan de que no hicieron lo que querían por miedo o por complacer a los demás, y se arrepienten de no haber vivido más experiencias.

Por eso, aprender a crear situaciones memorables es una de las mejores cosas que puedes hacer por ti mismo.

Sí, tú también puedes vivir una vida llena de aventuras

Seguramente creas que vivir una vida apasionante no es compatible con tener un trabajo normal, que eres demasiado tímido, o que sólo se puede tener experiencias nuevas si viajas o te sobra el dinero.

Cuando estuve de Erasmus, cada día era una aventura. Como no tenía que trabajar y prácticamente no tenía clases, podía dedicar todo mi tiempo a hacer lo que me apeteciese. Conocí a muchísima gente, viajé y me puse en forma. Fueron seis meses en los que viví como en un sueño.

Mientras en España me avergonzaba ir a comer solo por miedo a parecer un fracasado, en Praga decidí viajar en solitario a Budapest para ver a uno de mis grupos favoritos. Estaba aterrorizado, pero cuando llegué allí conocí a un grupo de húngaros que me colaron en la primera fila del concierto y acabamos saliendo todos juntos a disfrutar de la noche.

Fue un viaje inolvidable.

El problema regresó cuando volví a España y empecé de nuevo con mi vida normal. Tras haber estado medio año sin ninguna preocupación, me encontré de nuevo con clases, trabajo, poco tiempo libre y un círculo social mucho más pequeño.

Durante unos meses lo pasé bastante mal; hasta que leí un libro, Level Up Your Life, en el que el autor compartía varias estrategias para vivir como superhéroes.

Y no, no me refiero a ponernos una capa y salir a combatir el crimen. Su mensaje era que, igual que todos los superhéroes tienen una identidad que vive una vida rutinaria y otra que vive aventuras en su tiempo libre, nosotros también podemos hacer lo mismo.

Vivir una vida interesante no es algo sólo para mochileros, gente súper extrovertida o personas sin responsabilidades: siempre se puede añadir un poco de aventura a nuestro día a día para salir de la rutina. A continuación te explicaré cómo.

3 pasos para salir de tu rutina diaria

1. Audita en qué inviertes tu tiempo

La mayoría de la gente gasta su tiempo en actividades que no van a añadirle valor a su vida: surfear por internet, ver series o perderse en Facebook. Si sientes que no te queda tiempo para las cosas que te gustaría hacer, reducir este ocio pasivo puede hacer maravillas por ti.

Mucha gente dice que les encantaría aprender a tocar un instrumento, ponerse en forma o aprender un idioma, pero que no tienen tiempo para hacerlo. ¡Mentira! Salvo que trabajes 16 horas al día, todos tenemos tiempo de sobra para hacer algo nuevo: lo que ocurre es que no es nuestra prioridad.

Casi la mitad de los españoles pasa entre tres y cinco horas al día navegando por redes sociales. Y siendo alguien que toca varios instrumentos y habla tres idiomas, te aseguro que ese tiempo daría para mucho si lo usaran para algo productivo.

De nuevo, no es cuestión de superpoderes, sino de priorizar lo que es más importante para ti.

2. Prueba nuevas cosas, por pequeñas que sean

Una vez que has liberado algo de tu tiempo, es hora de ponerse manos a la obra.

Nuestro cerebro está programado para hacernos sentir bien cuando aprendemos habilidades nuevas, así que la forma más sencilla de conseguir añadir variedad a tu vida es aprender algo nuevo.

Para empezar no hace falta más que tener ganas. En Internet hay cientos de recursos sobre casi cualquier tema; yo mismo aprendí ilusionismo de forma totalmente autodidacta viendo vídeos por internet.

Si quieres algo más profesional, te recomiendo Udemy. Se trata de una web con multitud de cursos por menos de 20 euros. Ahí he visto desde tutoriales de hipnosis hasta punto de cruz.

3. Encuentra a tus compañeros

Mola mucho más ser parte de un equipo como Los Vengadores que ir salvando al mundo en solitario.

Por eso, una vez que hayas encontrado tu superpoder (tu nuevo hobbie), el siguiente paso es conocer a más gente a la que también le interese. Y no va a costarte mucho, porque la forma más rápida de conectar con alguien es tener intereses en común.

De hecho, en mi adolescencia padecí fobia social y me costaba horrores conectar con otras personas. Sin embargo con mis compañeros músicos era tremendamente fácil ya que compartíamos experiencias e intereses.

Por suerte, vivimos en la época en que es más fácil encontrar gente que comparta tu nueva afición gracias a aplicaciones como MeetUp o Couchsurfing.

Nota: mientras que en MeetUp puedes encontrar actividades de todo tipo, desde yoga hasta clases de manualidades, Couchsurfing se centra más en viajeros y te será útil si quieres conocer extranjeros o practicar idiomas.

Una vez hayas encontrado un grupo al que te gustaría unirte, lo normal es que sientas miedo si vas a ir solo. Pero en la mayoría de los casos la gente en estos encuentros es tremendamente acogedora y los organizadores te ayudarán a hablar con los miembros del grupo.

Una vez que hayas encontrado una nueva afición y un grupo con el que compartirla, el siguiente paso es sencillo: ¡disfruta de tus nuevas aventuras! Pero si realmente quieres llevar tus experiencias al siguiente nivel, aún hay mucho que puedes hacer.

En esta segunda parte del artículo voy a explicarte un sistema paso a paso para vivir aventuras todavía más intensas.

Cómo vivir aventuras con el sistema EPIC

Llevo varios años intentado entender cómo añadir más aventura a mi vida, pero este verano ocurrió algo que le dio un giro de 180 grados a mis creencias.

Estaba escuchando el podcast School of Greatness (que te recomiendo totalmente), y uno de los episodios era una entrevista con un tal Jon Levy, autor del libro The 2 am principle. Y cuál fue mi sorpresa al descubrir que se trataba de un libro sobre la ciencia de vivir aventuras.

En el libro, Jon explica cómo pasó de ser una persona tímida y con una vida aburrida a dormir en castillos con la aristocracia francesa, correr delante de los toros en Pamplona o saltar desde un puente en Nueva Zelanda sin ningún tipo de protección.

Pero el libro no es sólo una colección de anécdotas divertidas, sino que nos presenta el método que él usa para vivir aventuras: el modelo EPIC.

El modelo EPIC es un proceso de cuatro partes para generar situaciones extraordinarias en tu vida:

  • E de Establece → Lo primero es poner las bases para vivir una aventura.
  • P de Presiona → Cómo romper miedos y limitaciones que nosotros mismos nos imponemos.
  • I de Incrementa → Qué hacer para llevar la aventura al siguiente nivel.
  • C de Continúa → Decide si quieres seguir con tu experiencia inolvidable, o acábala con estilo.

Lo bueno de este modelo es que incluso lo puedes usar durante tu día a día. Te recomiendo que le eches un vistazo al libro (es uno de los más inspiradores que he leído), pero en este post te enseñaré todo lo que necesitas saber para aplicar el modelo paso a paso.

Siéntete libre de coger sólo las partes que más te interesen.

Establece tu entorno

Antes de empezar a vivir aventuras inolvidables, debes crear una entorno en la que éstas sean más probables. Para ello, necesitas dos cosas:

  • Eliminar cualquier elemento que pueda impedírtelo.
  • Poner las bases para que ocurran cosas interesantes.

Ambas son igual de importantes. Imagina que tienes un medidor del -10 hasta el 10 sobre cuán probable es que vivas una aventura. Eliminar los elementos indeseables se encargaría de subir el medidor hasta el 0, y poner las bases para tu aventura, de llevarlo hasta el 10.

Para conseguirlo deberás darte cuenta de que tú también puedes vivir una vida memorable (espero haberte convencido en la primera parte de este artículo) y plantearte las 3 metas siguientes:

  1. Salir con la gente adecuada.
  2. Encontrar un sitio adecuado.
  3. Tener una misión.

Veamos cómo lograr cada una de ellas.

1. Salir con la gente adecuada

Nos comportamos de distinta manera en función de la gente con la que estamos. ¿Verdad que no actúas de las misma forma con tus amigos de toda la vida que entre desconocidos o delante de la persona que te atrae?

Pues para vivir experiencias interesantes debes rodearte de gente aventurera. Según la Ley del contagio emocional, si cuando propones hacer cosas nuevas a tus acompañantes estos las rechazan, lo más probable es que tú tambié acabes abandonando tu idea.

La clave es rodearte de gente que respalde tus motivaciones: abierta, atrevida y curiosa.

Si ya tienes un grupo de amigos, puedes intentar lo siguiente:

    Propónselo primero a los más sociables o abiertos a nuevas experiencias. Si consigues uno o dos compinches será más fácil que el resto del grupo os siga. Para conseguirlo puedes usar la herramienta de persuasión conocida como La etiqueta.

La etiqueta consiste en, antes de proponerle tu plan, preguntar a quien quieras que te acompañe algo como "¿Te consideras una persona aventurera?". A todos nos gusta vernos con cualidades positivas por lo seguramente te responderá que sí, y entonces será mucho más probable que acepte tu plan para ser coherente con su respuesta.

    Vivir aventuras es mucho más fácil con un grupo pequeño. Cuando estás con mucha gente es complicado lidiar con lo que cada uno quiere hacer.
    No olvides que puedes incluir a desconocidos en tus aventuras. La mayoría de la gente es sociable cuando les das la oportunidad, especialmente de noche. Si te acercas a un desconocido con la intención de aportar algo, aunque solo sea un rato de diversión, es prácticamente imposible que se lo tome mal. Te recomiendo que lo pruebes: una de las sensaciones más gratificantes es vivir una experiencia intensa con alguien a quien no conocías unas horas antes.

Una forma muy sencilla de acercarte a un grupo de gente es dándoles un por qué y un para qué. ¿Por qué te has acercado a ellos y no a otro grupo? ¿Qué les propones hacer?

Esto puede ser tan simple como decirles: "Disculpad, mi amigo y yo queremos conocer a gente nueva, y vosotros parecéis divertidos. ¿Nos damos cinco minutos para presentarnos?". Verás como con frases de este estilo la mayoría de la gente está encantada de conocerte.

2. Encontrar el sitio adecuado

Encontrar un buen lugar donde vivir tu aventura es una parte fundamental del proceso. Si siempre vas a los mismos sitios es muy difícil que vivas experiencias nuevas, ¿no crees?

Y al contrario, si vas a algún lugar nuevo, las experiencias interesantes ocurrirán casi por sí mismas. Al estar fuera de nuestra zona de comfort nos volvemos más creativos y estamos más abiertos a vivir nuevas experiencias.

Te pondré un ejemplo.

En mi ciudad, como ya tenía mi rutina formada, casi siempre hacía lo mismo y salía con la misma gente. Pero cuando estuve de Erasmus, al no tener hábitos, hice más en seis meses que en los tres años anteriores. Viajé solo, probé la escalada, aprendí a bailar un poco de salsa, comí insectos por primera vez y ¡hasta me hice un pendiente!

Ahora imagínate qué pasaría si pudieses replicar eso cada día de tu vida. ¿Cuántas experiencias podrías vivir a lo largo de un año?

Para añadir estas novedades a tu rutina diaria te recomiendo lo siguiente:

    Dí que sí cuando te inviten a algo nuevo. Si te expones a situaciones desconocidas, aumentará tu creatividad y vivirás más experiencias que si haces lo mismo de siempre. Si sientes que te invade el miedo o la pereza, pregúntate qué es lo peor que puede pasar. Esta frase fue la que me terminó de convencer para comerme una hormiga gigante frita (¡algo que no querría repetir pero que me alegro de haber probado!).
    Acude a eventos a los que no irías normalmente. De nuevo te recomiendo Meetup y Couchsurfing.
    Haz una lista de sitios interesantes en tu ciudad. Si es medianamente grande, puedes mirar las guías de Mi Nube, una página que recopila recomendaciones sobre bares, restaurantes y todo tipo de actividades.
    ¡Viaja! Puedes vivir nuevas aventuras en tu ciudad, pero es mucho más fácil hacerlo cuando estás en un lugar desconocido. Puedes viajar solo, convencer a alguien para que te acompañe, o incluso encontrar un compañero de viaje con de aplicaciones como Travbuddy.

3. Tener tu propia misión

Encontrar la gente y el sitio adecuado son las bases para que puedan ocurrir aventuras. Pero tener una misión que te desafíe multiplicará la intensidad de tu experiencia.

¿Alguna vez te has preguntado por qué los videojuegos son tan adictivos? Al tener objetivos claros y poder medir tu propio progreso, cuando juegas entras en estado de flow, algo parecido a una enorme sensación de felicidad. Pues una buena misión hará lo mismo por ti.

¿Qué elementos debe tener una misión?

    Un objetivo específico y difícil, pero no imposible. Un buen ejemplo serían "Conseguir jugar al billar con un grupo de desconocidos" o "Que alguien me recomiende un libro en FNAC". Al plantearte un reto tan claro, tu mente entrará en modo creativo.
    Puedes añadir restricciones para que tu objetivo sea más desafiante.Por ejemplo, limita con quién puedes interactuar, dónde puedes ir, cuánto te puedes gastar o de qué puedes hablar. Si estás en una quedada de Couchsurfing, una restricción podría ser hablar sólo en inglés o conocer sólo a gente inglesa.
    Experimenta y busca ideas en cualquier parte. Muchos libros, series y películas tienen personajes de los que puedes tomar ejemplo. Mi favorito es el personaje de Barney Stinson, de la serie Cómo conocí a vuestra madre; aunque está un poco loco, siempre intenta que su día sea inolvidable.

Si estás empezando, una buena misión puede ser cerrar un plan con alguien que acabes de conocer. Por ejemplo ir a un Meetup, conocer a alguien con el que tengas algo en común, y proponerle veros otro día para llevar a cabo una actividad que os guste a ambos.

Una vez que tienes tu misión, has encontrado a tu grupo de compinches y sabes a dónde vas a ir, ¡es el momento de divertirse!

Según los expertos, el humor viene al romper normas, ya sean sociales, emocionales o físicas. Y de eso trata esta segunda parte del modelo.

Todos nos movemos en nuestro día a día con un montón de normas (autoimpuestas y aaprendidas) que dictan lo que podemos y lo que no podemos hacer. Por ejemplo, a casi nadie se le ocurriría subirse a la mesa de un bar a cantar, o ir a clase disfrazado de caballo. Pero te aseguro que ambas experiencias forman parte de algunos de mis mejores recuerdos.

Por otra parte, casi cualquier experiencia memorable tiene que ver con romper límites, y salir de tu zona de comfort. En general, enfrentarte a tus miedos.

Miedo a quedar en ridículo, a hablar con desconocidos, a hacer el idiota, a hacer snowboard, a saltar en paracaídas, o simplemente a hacer algo diferente: si consigues enfrentarte a ellos no sólo te lo pasarás mucho mejor, sino que notarás cómo aumenta tu confianza para el resto de tu vida.

Básicamente existen dos formas de superar tus miedos y salir de tu zona de comfort:

    Empezar poco a poco.Si te asusta mucho hablar con desconocidos, una opción sería separar ese reto en etapas y empezar por las que más fáciles te resulten al principio. Podrías comenzar sólo pensando lo que le dirías a un desconocido, luego preguntando la hora, después hacerle un cumplido a alguien, etc. La idea es que vayas subiendo la dificultad.
    Hacer algo totalmente absurdo y fuera de tu zona de comfort. A mí siempre me ha dado vergüenza hablar por teléfono, así que un día decidí llamar a un número al azar y conseguir que me recomendasen una película. Cuando acabé, ¡estaba eufórico y mi miedo a hablar por teléfono disminuyó enormemente!

Eso sí; procura que las situaciones en las que entres tengan sólo riesgo percibido. En el ejemplo de hablar por teléfono lo peor que te puede pasar es que te cuelguen (el teléfono).

Incrementa la intensidad

A veces no te resultará tan fácil buscar nuevas actividades o lugares para tu próxima aventura. ¿Significa esto que no vas a poder pasártelo bien?

No. Con la actitud y las herramientas necesarias casi cualquier situación puede convertirse en algo memorable. Según Jon Levy, creador del modelo EPIC, hay tres cosas que puedes hacer para mejorar una situación aburrida:

    La más sencilla es proponer un reto, una competición o una apuesta. Una herramienta muy sencilla es el juego Me apetece. En cualquier momento, un miembro del grupo puede decirle a otro lo que le apetece que haga. Por ejemplo, "Me apetece que te pongas a bailar la Macarena". El otro deberá cumplir con el reto, o si no sufrirá el castigo que hayáis acordado previamente.
    Usar sorpresas para hacer más memorables situaciones cotidianas. Si quieres pasar una tarde inolvidable con tu pareja podéis hacer alguna actividad nueva, o componerle una canción y cantársela en mitad de la cita. Pero hagas lo que hagas, no le digas nada antes. Cualquier cosa por sorpresa tendrá mucho más impacto que si la otra persona estuviese sobre aviso. También puedes proponer a tus amigos una rutina de sorpresas, donde todos os vayáis sorprendiendo de forma regular. Por ejemplo, en mi grupo de máster estamos haciendo un amigo invisible permanente.
    Trabaja para convertirte en una persona más impactante. Aprender a contar historias, desarrollar habilidades interesantes o vestir de forma creativa, entre otras, añadirá diversión a tus encuentros sociales. Si quieres aprender a comunicarte de forma más impactante, te recomiendo que te apuntes a Toastmasters, un club donde los participantes trabajan sus habilidades para hablar en público.

Continúa tu aventura

Llegará un momento en que tendrás que decidir si quieres continuar o terminar tu aventura. En la última parte del libro, Jon ofrece consejos tanto para llevar las aventuras al siguiente nivel como para terminarlas con estilo.

    En general, superar un miedo o romper un límite es agotador. No es necesario que te enfrentes a todo lo que te asusta en un mismo día; es mejor ir dosificándolo. Si hasta ahora no has sido una persona muy atrevida, sé paciente contigo mismo.
    Termina tus aventuras en el punto más alto. Se ha comprobado que las personas recordamos mejor el principio y el final de cada situación, por lo que si excedes y tus aventuras acaban de forma aburrida, las recordarás como menos interesantes de lo que fueron realmente.

Esta lección que aprendí cuando hacía magia: la gente se lo pasaba mucho mejor si sólo hacía uno o dos trucos y les dejaba con ganas de más que si seguía haciendo magia mucho tiempo.

    Pierde el miedo a perderte algo. Vivimos rodeados de historias de gente viviendo vidas extraordinarias, y eso genera frustración. Pero si te centras en lo que NO tienes, no podrás disfrutar de lo estás viviendo ese momento. Cuando eso te ocurra, pregúntate qué puedes hacer tú para mejorar esas situación. Así centrarás tus pensamientos en lo que estás viviendo y en cómo aprovecharlo al máximo.
    Serás feliz en la medida de lo incómodo que estés dispuesto a sentirte mientras luchas por lo que quieres. Para disfrutar más de tu día a día, la decisión más importante que puedes tomar es la de probar cosas nuevas y salir de tu zona de comfort.

Resumen: ¿Qué puedes hacer hoy para vivir más aventuras?

Si has llegado hasta aquí, felicidades. Espero haberte convencido de que tú también puedes vivir experiencias inolvidables, sin importar el estilo de vida que lleves ahora mismo.

Como hay muchísima información en el artículo, quiero despedirme con un resumen de los tres pasos más importantes si quieres empezar a vivir más aventuras desde ya mismo.

    El primero es darte cuenta de que vivir experiencias inolvidables está al alcance de todo el mundo. No es necesario ser millonario o extrovertido, en todos lados pueden ocurrir cosas sorprendentes.
    El segundo es desarrollar el hábito de buscar oportunidades para divertirte. Como te contaba más arriba, casi cualquier situación puede convertirse en una aventura, así que pregúntate siempre qué puedes hacer para mejorar lo que estás viviendo.
    Por último, busca ayuda. Si nadie a tu alrededor quiere vivir aventuras, busca modelos de gente que viva la clase de vida que tu quieres. Algunos sitios donde podrás encontrarlos son:

·En series, libros y películas. De nuevo te recomiendo Cómo conocí a vuestra madre, sobre todo por el personaje de Barney Stinson.

·Biografías de gente con una vida emocionante. Uno de los libros que más me inspiraron en este sentido fue Un mundo sobre ruedas, de Albert Casals. En él, un chico discapacitado cuenta cómo se fue a viajar solo por el mundo, sin prácticamente dinero y sin ayuda de nadie. Un libro verdaderamente inspirador.

·Gente con la que te relaciones. Tanto personas que conozcas a través de tus nuevos hobbies como amigos a los que consigas inspirar para ser más aventureros, nada mejor que un equipo para animarte a superar tus propios límites.

Fuente: https://habilidadsocial.com/salir-de-la-rutina/

Si quieres ver más posts de la misma categoría, haz click aqui:


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas