Revista Coaching

Cómo Vivir con Propósito

Por Juan Carlos Valda @grandespymes

Cómo Vivir con Propósito

¿Sabes que hay una gran diferencia entre vivir con propósito y simplemente existir?

Las personas que simplemente existen se dejan llevar por las circunstancias, son víctimas de lo que les ha tocado vivir y piensan que no pueden hacer nada para cambiarlo, se han resignado y han abandonado sus sueños.

3 Señales de las personas que viven sin propósito:
  1. No saben lo que quieren y se sienten inseguras, dudan de todo y toman decisiones ambiguas e incluso contradictorias. Es más, prefieren que otros decidan por ellas. Sienten que están atrapadas en el tiempo, dando vueltas alrededor de una realidad que no les satisface, repitiendo situaciones y conflictos, por lo que sienten frustración e impotencia.
  2. Viven con miedo a perder, a la soledad, al que dirán, a no ser capaz... se aferran a un trabajo que no les gusta, buscan culpables a su insatisfacción, y se pasan más tiempo planeando sus vacaciones para huir de su rutina que planificando su futuro, lo que les conduce en muchos casos a la desesperación o a la depresión.
  3. Tienen la sensación de que la vida es una lucha continua y están continuamente a la defensiva. Piensan que nadie les entiende y tienen conflictos personales constantemente. Son personas irascibles, que viven con rabia y rencor, que se enfadan fácilmente y que siempre quieren tener la razón.

Todo esto afecta a la salud emocional primero y luego a la física, pues el miedo, la duda, la ira, la rabia, el rencor... son todas emociones que segregan cortisol, y éste se acumula en el organismo, intoxicándolo y estresándolo, y esto se expresa en forma de síntomas físicos y enfermedad.

Cuando descubres tu propósito vital ya no dudas de hacia dónde vas, por tanto, tus decisiones se vuelven conscientes y están encaminadas a cumplir tus sueños y metas. Tu propósito es como el faro que te guía y que te ayuda a superar las más terribles tormentas, porque tienes la certeza de alcanzar tu destino y por tanto no te pierdes dando rodeos.

4 Claves cuando vives con propósito:
  1. Planificas tu proyecto de vida conforme a tu misión y todo lo que haces en tu vida cobra un nuevo significado.
  2. Sientes gratitud y sabes ver los regalos ocultos de cada obstáculo, reto y desafío.
  3. El miedo se convierte en tu aliado, en tu fuerza impulsora. Sientes confianza en la vida, en ti y en tus talentos, te ilusionas y apasionas con lo que haces y eso te llena de vitalidad.
  4. Vives con inspiración porque estás conectado/a con tu esencia, y empiezas a vivir una vida con sentido desde el amor, y no desde la necesidad ni la obligación.

La gratitud, la confianza, la inspiración te pone en un óptimo estado emocional en el que tu organismo segrega serotonina, la hormona de la felicidad y la juventud. Eso hace que te despiertes cada mañana con energía y fuerza vital.

Para ello es fundamental desarrollar la capacidad de escuchar tu voz interior y conectar con tu ser interior. Cuando conectas con tu esencia, tu sabiduría se despliega y sientes el potencial de crear y lograr lo que quieras. Sin embargo, ese estado de conexión espiritual no es fácil ni de conseguir ni de mantener. Por eso es tan importante desarrollar la inteligencia espiritual para hacer consciente tu propósito.

Para conectar con tu propósito vital es necesario estar en un estado de gracia, de gratitud ante la vida. La gratitud plena se alcanza cuando percibes que tu vida es perfecta y no cambiarías nada de tu pasado, porque no sientes culpa ni resentimiento alguno, y miras al futuro con certeza y sin miedo.

Vivir desde el propósito vital no significa tener una vida solo positiva, sin ningún problema, pues eso es imposible. Pretender vivir solo el lado positivo de la vida es la gran fantasía que hemos comprado. La V.I.D.A. está compuesta de Ventajas e Inconvenientes y Desafíos y A poyos, y todo ello llega en sincronía y en la misma medida. No podemos avanzar ni crecer sin los obstáculos y los retos, es más, a menudo conectamos con nuestro propósito vital en los momentos de mayor dificultad.

Cuando tienes conexión con tu propósito y misión en la vida encuentras las soluciones a los problemas, sientes paz interior y por tanto transmites esa tranquilidad y serenidad en tu entorno, por lo que no te desgastas en malentendidos ni discusiones estériles, renuncias a la necesidad de tener razón porque entiendes que cada cual tiene su propia percepción de la realidad, y te vuelves una persona magnética con la que los demás quieren estar.

Fuente: https://www.coachemmagarcia.es/vivir-con-proposito/


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas