Revista Boda

Consejos para Usar las Velas de Forma Segura en la Boda

Por Aranchawp @MeigayCaldero

Las velas son probablemente uno de los recursos decorativos más acertados en (casi) cualquier ocasión. También en las bodas. Iluminan, aportan calidez, crean ambientes mágicos... Son todo ventajas. O casi. Porque una vela implica una llama, y eso implica un cierto riesgo. 

Y si pueden ser peligrosas cuando se enciende una en casa, el riesgo se multiplica cuando se trata de una gran cantidad, rodeadas de muchas personas yendo y viniendo (y con ganas de fiesta) y junto con otra decoración potencialmente inflamable. 

Eso no significa que haya que renunciar a ellas, sino que hay que utilizarlas con cuidado y mucho sentido común. Así que en este post vais a encontrar algunos consejos para utilizar velas de forma segura el vuestra boda. ¡Dentro luces!... digo velas...

Consejos para usar las velas de forma segura en la boda
 

Con permiso

Antes de diseñar la decoración y de comprar las velas, consultad con los responsables del espacio la posibilidad de usarlas tanto en el interior como en el interior. Y si os los permiten, en qué condiciones podéis colocarlas. En algunos casos únicamente os dejar utilizar velas sin llama. En otros os exigirán que estén protegidas de algún modo, sobre todo en el exterior.  

Coste y número

Las velas tienen un coste, tenedlo presente. Si vais a utilizar pocas y de pequeño tamaño, no tendrá repercusión, pero si son muchas y/o muy grandes, el presupuesto se resentirá.

Tened presente que siempre harán falta más velas de las que pensáis en un principio, sobre todo si queréis conseguir un cierto impacto. 

La duración y el encendido

A la hora de elegir las velas, tened en cuenta la duración. Puede parecer un asunto menor, pero si las que utilicéis se apagan en 1 ó 2 horas, puede convertirse en un problema, sobre todo si la boda va a tener lugar en su mayor parte a la caída del sol. 

En el cómputo total de la duración, también debéis contar con el tiempo que se tardarán en encender todas y el que tardarán los invitados en acceder a la zona en la que estén situadas las velas.

Es importante no prenderlas ni con mucha antelación ni con poca. En un caso acortaréis su vida sin que nadie las disfrute. En el otro puede que lleguen los invitados y que todavía haya personal encendiéndolas. 

Velas junto a un sillón decorado con flores

En exteriores

En el caso de las velas de exterior, os aconsejo que estén siempre protegidas, sobre todo si hace mucho viento. Esto es por dos motivos. Por una parte es más seguro, porque evitaréis accidentes tanto en las superficies que puedan estar en contacto con la llama, como posibles quemaduras en el vestuario y la piel de los invitados o del personal que trabaje en la boda. Por otra, el viento apagará constantemente las llamas, así que o tenéis a alguien que esté encendiéndolas constantemente, o dejáis que se apaguen y se queden tal cual; lo que significa haber hecho un gasto y un esfuerzo en vano.  

Si vais a colocar velas con llama en zonas ventosas, aunque estén dentro linternas y faroles, es fundamental que las rachas de aire no las puedan hacer caer. Eso significa que los contenedores deben ser suficientemente pesados o estar anclados al suelo o a las repisas. 

En interiores 

En el caso de las velas que se colocan sobre la mesa del banquete, es importante que estén dentro de recipiente suficientemente estables para que no se vuelquen por un descuido de los invitados o de los camareros. 

Si vais a poner velas sin contenedor sobre las mesas, al menos procurad que estén colocadas sobre una superficie protectora que evite que caiga la cera sobre la mantelería o textiles decorativos, o que estos puedan prenderse si se caen. 

Mesa de boda con velas dentro de recipientes dorados

Tampoco las dispongáis directamente sobre mesas, aparadores y otro mobiliario de madera. Puede verterse la cera, pueden causar quemaduras y, en cualquier caso, el contacto de la cera con la madera (especialmente si es sin tratar) la manchará.

Nunca coloquéis velas demasiado cerca de los comensales o en lugares en los que puedan alargar el brazo para tomar el pan, los aperitivos, los condimentos o una copa. 

Procurad que las velas no estén en contacto directo con nada inflamable. Y ese nada afecta a flores, hojas, piñas, bayas, tejidos, etc. Incluso las flores frescas pueden prenderse con una llama. Cuidado con ello. 

En la ceremonia

Si vais a utilizar velas en la ceremonia, también conviene mantener unas ciertas medidas de seguridad. En el caso de la Ceremonia de la Luz (o de la Vela o de la Unidad), debéis aseguraros que no gotean demasiada cera para no quemaros ni mancharos durante el ritual. 

Si en la ceremonia van a participar muchos invitados portando velas, es imprescindible que todas lleven un protector para la cera que pueda ir cayendo y para que la llama no pueda quemarles por un descuido.

Los recipientes

Los recipientes, como norma general, deberían ser al menos 1 ó 2 centímetros más altos que la vela (encendida). De esa forma evitaréis accidentes y apagones imprevistos. 

Velas en contenedor y faroles

Y, por supuesto, los contenedores y recipientes deben ser resistentes al calor y a las llamas de las velas. Nadie quiere un vaso de cristal que estalla en mitad de la boda, con el consiguiente riego (y susto) para todos.  

Encendido y apagado

Para encenderlas lo mejor es utilizar un encendedor de los que se usan para prender las cocinas de gas. Es más cómodo y seguro. Habrá que encender decenas de ellas, por lo que hacerlo con cerillas o con un mechero al uso puede convertirse en un reto.

A la hora de apagar las velas, lo mejor es emplear un apagavelas, así evitaréis que las pavesas puedan prender tejidos u otro material inflamable, y también que humeen en exceso.

Extintores

Cuando se utilizan velas con llama (y también en el caso de bengalas y bombas de humo) es conveniente tener extintores a mano. 

En la mayor parte de los espacios, tanto para la ceremonia como para el banquete, los habrá, puesto que deben cumplir las medidas de seguridad y prevención de riesgos. Si veis que no los hay o que vais a celebrar la boda en un espacio privado, tened previsto uno o varios por vuestra cuenta. 

Y más seguridad...

Nunca dispongáis las velas en lugares expuestos a corrientes de aire, ventiladores o salidas de aire. 

Velas encendidas junto a una ventana y flores

No coloquéis velas en la mesa de los niños, ni tampoco en aquellos espacios destinados a que jueguen. 

Las velas deben estar siempre colocadas en superficies planas y estables

Nunca deben situarse en zonas de paso en las que haya poco espacio para moverse, porque corréis el riesgo de que los invitados puedan tirarlas al pasar o que su ropa pueda prenderse.

Velas LED

Si vais a utilizar velas LED, utilizad recipientes translúcidos, opacos o decorados para que no se note tanto que no son reales.

Vela LED junto a un tarro con flores

Y es que, efectivamente, se nota que las velas LED no son reales


 

No está de más, si el responsable del espacio y la climatología os lo permiten, combinar velas sin llama con velas reales. Así acentuaréis la iluminación y conseguiréis que todas parezcan con llama. 

Espero que este post haya aportado algo de luz al uso seguro de las velas en la boda... ay, ya sé que es una obviedad con poca gracia, pero no me he podido resistir... 

Post relacionados:

Cómo Utilizar las Velas en la Decoración de Tu Boda 

Errores a Evitar en las Mesas de la Boda 

12 Errores de Decoración que No Debes Cometer en la Boda 

Bombas de Humo de Colores para la Boda

Ceremonias Simbólicas para Boda de lo Más Inspirador

La primera vez que apareció el post Consejos para Usar las Velas de Forma Segura en la Boda fue en el blog de ¿Quién Dijo Boda?

Licencia de Creative Commons
Consejos para usar las velas de forma segura en la boda by ¿Quién dijo boda? - Arancha Moreno is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.

Volver a la Portada de Logo Paperblog