Revista Música

¿Criar a un hijo o crear un monstruo?

Publicado el 12 agosto 2014 por Ruben85 @Rumenez
Me da la impresión de que uno de los principales problemas de la crianza de los niños del siglo XXI, es que nos encontramos en la sociedad de la imagen y del “parecer ser” en lugar de “ser”. Un alto porcentaje de la sociedad fracasa en su labor como padres debido a que se deja influir demasiado por el entorno al que pertenece. Las personas somos seres vivos que dependen de una sociedad para poder sobrevivir y por tanto, somos influidos por el entorno al que pertenecemos desde el mismo momento en que nacemos, hasta el momento de la defunción.
Quizás, en cualquier otro contexto histórico, no debería tener tanta importancia el hecho de la influencia ajena sobre los padres -salvo por los prejuicios, creencias, ideales, etc.-, porque al fin y al cabo, los hijos podrían aprender de sus padres y llegar a la adultez siendo responsables de sí mismos y capaces de llevar adelante una vida propia y seguir el ciclo de la vida convirtiéndose en nuevos padres que crían a nuevos hijos.
El hecho de la influencia ha sido importante y necesario durante la historia, cualquier persona adulta podía tener autoridad sobre un niño, darle consejos, reprenderle o incluso darle una bofetada en caso necesario. En el entorno donde el niño se criaba abundaban las creencias, las normas de convivencias, prejuicios y reglas similares para todos los integrantes, con lo cual, si el niño era reprendido por su profesor de escuela, o por un vecino, era muy probable que su propio padre también le hubiese reprendido igual o más severamente por la misma acción.
En la actualidad, nos encontramos con que seguimos siendo igual de humanos frente a la influencia social, solo que las reglas del juego han cambiado. La sociedad se ha diversificado y las costumbres de cada familia pertenece a las mismas de un grupo que no tiene por qué vivir en el mismo barrio o incluso en la misma ciudad, por lo tanto, ni vecinos, ni familiares, ni profesores, médicos, ni demás personas que podrían tener autoridad, tienen por qué tener las mismas ideas sobre la educación, ideales o el bien y el mal, que los padres. Así que la educación y autoridad que ejercían otras partes sobre un niño ha desaparecido, por lo tanto y aceptando que los padres no pueden estar en todo momento vigilando a sus hijos, es desfavorable para su educación porque dispondrá de más momentos y lugares donde poder hacer lo que le de la gana independientemente de que sea bueno o malo.
Por otra parte, la influencia que antes ejercía el entorno incitaba a un padre a comportarse y criar a sus hijos según el modelo del grupo -a pesar de los prejuicios, limitaciones de la libertad...-, sin embargo, hoy día las influencias le llegan de los medios de comunicación y la publicidad enfocados salvajemente hacia el consumismo impulsivo y sin control. Esta influencia ha impuesto en los padres la creencia de que los hijos se lo merecen todo simplemente por el hecho de nacer y que para ser buenos padres, hay que dárselo todo y más. Este ideal está creando un serio problema que ya tiene sus consecuencias -véase los casos de los “Ninis” y de programas como “Hermano mayor”-.
Además del ya mencionado problema, nos encontramos que la sociedad actual está ensimismada y es más egocéntrica que en ningún otro momento histórico. La importancia del “parecer ser” en lugar de “ser como uno es” da lugar a que se oculten verdades y problemas que requieren ayuda profesional. Muchos padres son incapaces de ser buenos padres por la falta de voluntad y la influencia a la que son sometidos, pero en lugar de buscar ayuda pedagógica para mejorarse como padres y tutores, buscan excusas de tipo “el niño es inquieto”, “llora por todo”, “es caprichoso”, porque claro, “buscar ayuda pedagógica puede ofrecer una imagen a la sociedad de que no se es lo suficientemente buen padre, y que necesita que un profesional que le diga como criar a su hijo”, o también destruir su propio ego y proyección propia de ser buen padre. En lugar de ello, se puede no hacer nada y seguir comprándole al hijo todo lo que quiera y no ofrecerle educación o autoridad. Al igual ocurre con llevar al hijo a un psicólogo para que le ayude a resolver sus problemas y a crecer con una mente sana, en caso de que unos padres lo hicieran, la imagen para la sociedad es la de que su hijo está loco o tiene serios problemas.
Lo peor de todo es que muchos padres ni siquiera son conscientes del problema, crían y educan a sus hijos como mejor creen que se debe hacer, sin cuestionar en ningún momento si su modelo es correcto y sobre todo si es una manera eficaz.
¿Criar a un hijo o crear un monstruo? Imagen con licencia CC propiedad de Rubén Jiménez Triguero

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista