Revista Insólito

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Publicado el 10 diciembre 2017 por Tdi @RLIBlog

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Al pensar en criaturas míticas, uno acostumbra a opinar que todas y cada una de ellas pertenecen al mundo de la ficción, como el ave canela, pero hay bestias que, en épocas antiguas, eran tan exóticas que parecían extraídos de la fantasía. El que sus descripciones se basaran en testimonios indirectos no ayudaba mucho. En estos casos se suele mencionar al unicornio con los rinocerontes y narvales como fuente de inspiración y de su cuerno, respectivamente, o a los manatíes en el caso de las sirenas. En ambos ejemplos, las bestias míticas se parecen a los animales como un huevo a una castaña y lo aceptamos a falta de una mejor explicación.

Catoblepas, catoblepón o catoblepa

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Descrito como un perezoso herbívoro cuadrúpedo escamoso de Etiopía, con el cuerpo de un búfalo y la cabeza de un cerdo, recibe su nombre por la posición de su cabeza (Griego καταβλέπω, katablépō, "mirar hacia abajo"), debido al peso de esta. Podía convertir a sus víctimas en piedra, ya sea por su mirada o por su aliento, venenoso debido a las plantas venenosas que consumía. Las fuentes suelen coincidir en su tamaño medio y su melena abundante.

Criaturas míticas que resultaron ser reales


Aunque siempre se considerarán como especulaciones, se considera que la criatura que describían autores como Plinio el viejo o Claudio Eliano se trataba de un ñu. Además, uno de los sinónimos del nombre binomial para el ñu negro ( Connochaetes gnou) es Catoblepas operculatus.

Quilin

Criaturas míticas que resultaron ser reales

El quilin era un pacífico herbívoro de Asia oriental considerado un augurio de prosperidad y paz, así como de la llegada de un gobernante ilustre o un sabio. Sus pasos son tan delicados, que no perturba la hierba, camina sobre el agua y no daña a ningún ser vivo.

Su representación ha cambiado con el tiempo. Se le conoce como el unicornio chino, igual que al fenghuang o a Zhu Que se les consideran el fénix chino, aunque haya más criaturas míticas en la región que cumplan las mismas características. Se le describe con rasgos draconianos, como escamas, pestañas gruesas, crín ascendente y barba. También presenta pezuñas, aunque su cuerpo se compare con el de un buey, ciervo o caballo. Sus cuernos pueden ser de uno o varios colores del arco iris. Todos estos rasgos son variables, hablándose de cascos en vez de pezuñas, cornamenta de ciervo, cola de buey o de león.

Criaturas míticas que resultaron ser reales


Su origen se podría remontar, al menos, al siglo V a.C., según el Zhuo Zhuan. Aunque el historiador Sima Qian se mostró escéptico, se decía que el emperador Wu de Han capturó uno vivo en el 122 a.C. Aunque inicialmente se consideraba que tenía el aspecto de un tigre, tras los viajes de Zheng He a África oriental, se identificó con las jirafas. Este compró dos jirafas a los comerciantes somalíes, junto con cebras, incienso y otros animales exóticos, y las llevó a Nanjing. Él las llamó quilins y el emperador las declaró como criaturas mágicas de gran poder.

Tanto el quilin como la jirafa son criaturas herbívoras y tranquilas. Los cuernos podrían ser los osicones de su cabeza, mientras que las escamas serían el mosaico de su piel. La habilidad de caminar sin molestar a la hierba puede deberse a sus estilizadas patas. La influencia de esta asociación es tan duradera, que en japonés (キリン Kirin) y coreano (기린 girin) usan la misma palabra para referirse a ambas criaturas.

Leucrota, leucrocota, crocuta, corocotta, yena o cenocroca

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Puede que parezcan muchos nombres para una misma criatura, pero se debe a que, inicialmente, no eran la misma. Le ocurrió como al basilisco y la cocatriz. Plinio distinguía a la crocuta, mezcla de un perro y un lobo o de una hiena y un león; a la hiena, de la que mencionaba indirectamente el pseudopene de las hembras y su habilidad de imitar el lenguaje humano; la corocotta, que era el cruce del anterior y una leona etíope; y la leucocota o leucrota, la criatura más veloz, del tamaño de un asno, cuartos traseros de ciervo, cuello, cola y pecho de león, cabeza de tejón, pezuña hendida, apertura de la boca hasta las orejas y bordes de hueso en lugar de filas de dientes, añadiendo que este también imitaba las voces de los humanos.

En la edad media, se confundieron sus características, predominando su habilidad de imitar la voz humana para atraer a los humanos y devorarlos. Además, desde entonces se dijo que sus ojos le otorgaban poderes oraculares cuando se los colocaba bajo la lengua.

Criaturas míticas que resultaron ser reales


Comparte similitudes con las hienas moteadas ( Crocuta crocuta), como las mandíbulas poderosas, la costumbre de desenterrar cadáveres o su vocalización humana (la risa por la que son conocidas). Además, el nombre binomial es un guiño a la criatura.

Górgades

Criaturas míticas que resultaron ser reales


Las górgades eran un pueblo que habitaba las islas del mismo nombre, bautizadas así por haber sido la morada de las gorgonas. Se caracterizaba por su aspecto peludo. Hannón tuvo un encuentro con ellos al alcanzar las islas.

Criaturas míticas que resultaron ser reales


Según Plinio, los hombres eran demasiado veloces, pero pudieron capturar a dos mujeres, cuya piel ofrecieron en el templo de Juno (Tanit). Las pieles permanecieron allí hasta la toma de Cartago en el 146 a.C., unos 350 años después de la expedición. Los intérpretes de Hannón le dieron al pueblo el nombre de gorillai (griego: Γόριλλαι), que el misionero Thomas Staughton Savage y el naturalista Jeffries Wyman usaron en 1847 para llamar a los gorilas, Troglodytes gorilla. No obstante, si las palabras del periplo de Hannón son ciertas, puede que las criaturas que se encontrara fueran otro tipo de mono o realmente fueran mujeres peludas.

Como con todas las criaturas míticas, las explicaciones de sus orígenes se basan en suposiciones difíciles de probar. Algunas de las hipótesis podrían ser posibles, mientras otras son dudosas. De cualquier modo, todas permiten ver cómo veían el mundo nuestros antepasados.

¿Cansado de esperar nuevas entradas?

Criaturas míticas que resultaron ser reales

Criaturas míticas que resultaron ser reales


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista