Revista Insólito

Cristiano Ronaldo, el monumento al hedonismo

Publicado el 07 marzo 2014 por Rausel

 
Las extraordinarias aventuras de Adèle Blanc-sec Jacques Tardi

 

El camino a la felicidad y el éxito, no es un atavío más en nuestra existencia. En el relajo filosófico, hasta el más cínico de los cínicos puede buscar ser feliz en la miseria y desahucio, como también se puede buscar a través de los medios del placer y la vida gratificante, en decisiones no nos metemos, pero hoy le damos el “Balón de Oro” al personaje mediático que representa el hedonismo puro, su nombre es Cristiano Ronaldo, por demás decir que juega fútbol actualmente en España. El hedonismo es una corriente filosófica de hace más de 2 mil 400 años, pero antes de continuar advertimos que, este texto no es estrictamente del hedonismo.

El placer será el bien más preciado para el hedonista, quien busca deshacerse de angustias y dolores por medio de la satisfacción de sus deseos más eufóricos, aunque un error muy común es confundir la felicidad con el placer, el cual se considera insostenible, primero porque supone peligro ya que nos elimina la precaución ante los riesgos, luego porque los placeres son limitados y por último porque existe una subjetividad en las posesiones materiales, puesto que cada quien le adhiere a las cosas su debido valor, ya sea doloroso o placentero.

Un museo propio

Existirán diversas corrientes filosóficas para nombrar esta acción, lo cierto es que el cometido hedonista de Cristiano Ronaldo es verse con un perfil narcisista en su “propio museo” dedicado de él para él. Al menos a Narciso, Némesis le construyó su propia fuente para que se enamorara de su propia figura, pero en el caso de Ronaldo, él mandó a construir su fuente para admirar su figura. Pregunta final: ¿qué debe suceder para que uno mismo se idolatre a sí mismo?

Museo de Cristiano Ronaldo

Ferrari, Rolls Royse, Porsche, Audi, Bently, Maserati, Bugatti, Koeningsegg, Lamborghini, McLaren, todos los quiere Cristiano

Como bien lo mencionamos, el placer es insostenible y limitado, ¿qué hace falta en la colección de vehículos de Cristiano Ronaldo? Quizá al igual que su propio museo, cree su propia industria automovilística para idear el modelo CR7 Turbo. Una característica del hedonista apasionado es el egoísmo y egocentrismo, por eso el hedonista quiere tenerlo y acapararlo TODO, sufre al ver que alguien más tiene el mismo grado de satisfacción, esto le resta placer porque se ve imitado y reproducido en alguien que alcanza un grado placentero que para él parecía inalcanzable.

Premios y reconocimientos, medalla a su alto rango hedonista

Todos vimos el drama de Cristiano Ronaldo por conquistar el “Balón de Oro” el cual por sus características deportivas y habilidades futbolísticas pudo haber sido merecido, esto no es lo que vamos a discutir en este aparatado. Acá señalamos al hedonista de CR7 queriendo alcanzar la admiración en una categoría “individual” que tanto ansiaba para propinarse placer.

“Se me ataca por ser guapo, rico y bueno”

Aunque esto como bien lo dijimos es el slogan del narcisismo, Cristiano Ronaldo erige un baluarte del mundo hedonista con estas palabras, es la secuela de su vida colmada de lujos y placeres como fin absoluto en la vida. Por esto CR7 es para los cínicos de sinope, el monumento al hedonismo. ¿Tu qué opinas?

 


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista