Revista Cine

Crítica de Cine: 'Blancanieves'

Publicado el 02 octubre 2012 por Lapalomitamecanica
En tiempos de crisis, se dan coronas injustas
Crítica de Cine: 'Blancanieves'
Nota: 6'5
Lo Mejor: una escenografía y una ambientación muy trabajadas que logran una joya visual.
Lo Peor: un ritmo que en ocasiones parece ralentizar el tiempo en la sala.
Son tiempos extraños para el séptimo arte. Como si una crisis, no sólo económica sino también humanista, en la era de las nuevas tecnologías nos hubiera sumido en una añoranza que reza que el pasado siempre fue mejor. Un halo vintage re-conquista el cine para alejarnos de la saturación provocada por un masivo CGI y guiarnos por un viaje a una época pasada en el que un sexo de claroscuros bañan una imagen silenciona. Tras una etapa dorada del impresionismo artificioso y el blockbuster, parece que hemos llegado a una fase en la que lo importante es lo emocional y qué mejor que la ausencia de cualquier adelanto técnico que haya traído la ciencia para centrar a la audiencia en lo único trascendente, el sentimiento, al que ni siquiera le es necesario color. La tendencia la inició el pasado año The Artist y ahora es la patria Blancanieves la que ha querido proseguir su estela. A pesar del juramento que asegura que este proyecto estaba pensado desde mucho antes de la salida de la película francesa, lo cierto es que es inevitable el canteo que supone que se convierta en nuestra representante de cara a los Oscar, una decisión que seguro, no pasa desapercibida para los académicos, que de manera inevitable, compararán ambas.
Crítica de Cine: 'Blancanieves'
Es posible que me la juegue, pero resulta difícil entender el por qué de tanta alabanza al segundo largometraje de Pablo Berger, quien después de haberse estrenado en 2003 con la comedia Torremolinos 73, la cual a pesar de haber contado con los siempre atractivos -en cuanto a proyección en taquilla- Javier Cámara y Fernando Tejero, no se consagró como un gran debut, parece que esta vez con Blancanieves ha tocado un cielo que no le corresponde, entusiasmando a una prensa especializada que ha llegado a afirmar incluso que supera a The Artist, una opinión mediática a la que le ha bastado para elevar al realizador al Olimpo una obra filmada como antaño, en blanco y negro y muda, que adapta el famoso cuento de los hermanos Grimm añadiendo mucho folclore español, con la inocencia propia de una de Marisol o Joselito. De manera que lo que encontramos en la versión del bilbaíno es la historia de una niña (Macarena García) de padre torero (Daniel Giménez Cacho) cuya madre muere al nacer ésta y termina en casa de su malvada madrastra (Maribel Verdú). Años después logra escaparse y acaba de gira con una panda de enanos toreros.
La incomprensión del éxito de la de Berger no proviene ni mucho menos de su parecido con la película de su colega -no sólo de profesión, sino que curiosamente mantuvo una estrecha amistad con él cuando el español vivió en Francia- Hazanavicius. Con The Artist no comparte más que la técnica y no sería justo achacar nada a Blancanieves teniendo en cuenta además que productos cinematográficos idénticos se fabrican cada día. Tampoco proviene de un reparto que no ha estado a la altura, sino todo lo contrario, ha contado con un elenco en el que la reina indiscutible ha sido Maribel Verdú, que a pesar de las sombras que se ciernen sobre ella, brilla como la perfecta villana que el film se podría haber agenciado, con una pose teatrera que la convierte en el espectáculo de la función. No falla asimismo la joven protagonista, Macarena García, aunque sin alcanzar la maestría, como es lógico por veteranía, de su antítesis.
Crítica de Cine: 'Blancanieves'
Incuestionable es, por otro lado, que la ambientación y la escenografía son excelentes, con un juego constante de luces y sombras que dibujan un retrato bello de la España más costumbrista, todo ello al son de un acompañamiento musical trascendental en la configuración del trabajo, que es conocedor de que ha de corresponder indefectiblemente a los sentidos humanos más primitivos para transmitir lo que con la voz de sus protagonistas no puede relatarse. En definitiva, visual y sonoramente seductora.
Tampoco hay que olvidar la sátira social de la que hace gala el film. Podría incluso ser interesante la lectura entre líneas de la cinta, que parece acudir a un mensaje paradójico en el que se exalta la igualdad entre sexos al colocar en la España de los años 20 a una mujer toreando, a la par que echa por tierra el tópico de la princesa 'ama de casa' retratada por los Grimm, con príncipe azul y happy ending.
Crítica de Cine: 'Blancanieves'
Y a pesar de todos sus aspectos positivos, la película funciona a medias y lo hace únicamente como una propuesta curiosona y anecdótica que se enorgullece de haber españolizado y satirizado un cuento mítico con una estética singular y bonita, y aunque no es poco, un ritmo algo soporífero omnipresente casi en la primera mitad de la cinta y con reapariciones en su segundo tramo y la ausencia de un núcleo temático realmente trascendente, impiden que el filme sea tan grande como la crítica se ha empeñado en que lo sea.
Quizás sea del todo equivocado ir contracorriente esta vez o puede que, simplemente, este tipo de cine no esté destinado a todas las miradas, sino a un público embaucado por la nostalgia que prefiera refugiarse en un producto más contemplativo y cercano al sentimiento inocente que a una realidad cruda. Una audiencia que en tiempos de crisis y de mala imagen exterior de España, prefiera recurrir a la evasión que proporciona un cuento capaz de presumir de la cultura que una vez hizo grande al país, que alardee de lo más enraizado de sus costumbres y abandone la apología. Yo, por mi parte, sigo prefiriendo el rock'n roll.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista