Revista Cine

Crítica de cine: Shrek Felices Para Siempre

Publicado el 11 julio 2010 por Lapalomitamecanica
  
El ogro verde se despide recordándonos el buen hacer de sus orígenes. 
Crítica de cine: Shrek Felices Para Siempre
Nota: 6,5
Lo mejor: que el humor surge a partes iguales del guión y los gags absurdos.
Lo peor: que el 3-D ha transformado al 100x100 de escenas de acción en secuencias de vuelo.
Nadie daba un duro por la cuarta entrega de una saga que debió quedarse en una única película. Shrek es junto a Matrix uno de los mejores ejemplos del empeño de Hollywood por estirar la fórmula del éxito para compensar la ausencia de agallas que reina en la fábrica de los sueños desde comienzos de siglo. Por eso resulta una agradable sorpresa que para la que anuncian como cierre definitivo de la franquicia se hayan esforzado al máximo recuperando literalmente la fórmula original mediante un giro de la historia que funciona. Porque la razón de que las dos últimas películas -y sobretodo la 3ª- fracasaran era precisamente la falta de un argumento capaz de dar espacio a unos personajes agotados.
Crítica de cine: Shrek Felices Para Siempre
El comienzo nos devuelve al punto muerto en el que nos dejaba su predecesora con un Shrek más nostálgico que nunca. Ahora es un miembro más de la sociedad y las obligaciones y sobretodo su reciente paternidad le hacen añorar los tiempos en los que era un temido monstruo. En vez de comprarse un deportivo el ogro intenta superar la crisis de los 40 haciendo un trato con Rumpelstiltskin, un corrupto duende capaz de conceder deseos a cambio de tramposos acuerdos. 
Shrek recibe un vale "por un día de ogro" a cambio de un día de su infancia. Y como no, el duende sin decírselo elige el de su nacimiento. Tras firmar, nuestro protagonista viaja a una realidad alternativa en la que no ha nacido y Rumpelstiltskin es el Rey de Muy Muy Lejano. Asno y Gato ni siquiera le conocen y la única forma de romper el trato es conseguir un beso de amor verdadero de la ahora temida ogra Fiona. Como véis, todo perfectamente rehubicado para despedir la franquicia de una forma cíclica y que puede antojarse facilona. ¿Alguien dijo Flash-Sideway?
Crítica de cine: Shrek Felices Para Siempre
Pero si tan rocambolesco recurso de la historia entra en el espectador sin necesidad de vaselina es gracias a que el maligno duende es un villano competente. Un personaje que aunque parezca un troll del tesoro es capaz de cobrar importancia en pantalla por si mismo despertando las carcajadas con sus pelucas y su peleó ganso. Y dada la importancia que tienen los antagonistas en este tipo de relatos con estructura de cuento podríamos decir que ya tienen media película hecha, porque el final nos lo sabemos todos. 
Otro acierto es el poco abuso del enorme plantel de personajes secundarios reclutados durante toda la saga -Asno, Gato e incluso Fiona incluidos- que han quedado limitados a apariciones puntuales y efectivas demostrando que la principal virtud de Shrek 4 es un guión equilibrado, al que tampoco le falta su dosis de ñoñería de manual y la ración de escenas de vuelo totalmente presididas por un 3-D que todas las críticas coinciden en señalar como efectivo aunque poco espectacular. Más o menos con el resto de la película.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista