Revista Cine

Crítica: Jojo Rabbit (2019) – Dir. Taika Waititi

Publicado el 27 enero 2020 por Proyectorf @Proyectorfant

Ficha Técnica |Título original: Jojo Rabbit; Año: 2019; Duración: 108 min; País: Estados Unidos; Dirección: Taika Waititi; Guion: Taika Waititi; Música: Michael Giacchino; Fotografía: Mihai Malaimare Jr.;Elenco: Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Rebel Wilson, Stephen Merchant, Alfie Allen, Sam Rockwell, Scarlett Johansson; Productora: Fox Searchlight Pictures, Piki Films, Defender Films; Género: Comedia Negra; Estreno en Buenos Aires: 23 de enero de 2020.

Nada es lo que parece

Al principio del film, Jojo Rabbit puede causar en el espectador cierta incomodidad: realmente se siente un poco raro empatizar con un personaje que tiene un cuarto empapelado con propaganda Nazi y que tiene un amigo imaginario que es, ni más ni menos, que Adolf Hitler (Taika Waititi).

Pero no queda otra: Jojo (Roman Griffin Davis) será nazi pero además es un niño adorable de 10 años cuyos ojos llenos de inocencia no terminan de comprender que lo que aprende en las Juventudes Hitlerianas no es del todo cierto, por ejemplo, que los judíos duermen boca abajo como los murciélagos o que Hitler cabalga en unicornios.

Hacer humor con un momento tan doloroso de la historia de la humanidad como es la Segunda Guerra Mundial, Hitler y el Holocausto, puede ser complicado. La línea que separa el humor de la falta de respeto puede ser muy delgada y, si no se tiene cuidado, puede cruzarse fácilmente; pero Taika Waititi logra su cometido con éxito.

El director neozelandés utiliza su característico humor irónico e irreverente para retratar el final de la Segunda Guerra Mundial, con una Alemania casi derrotada y a punto de ser invadida por los Aliados. En el medio de todo está Jojo que, un día, luego de sufrir un pequeño accidente con una granada en el campamento de las Juventudes Hitlerianas, se entera de que su madre ha estado escondiendo en su casa a una joven judía (Thomasin McKenzie).

Crítica: Jojo Rabbit (2019) – Dir. Taika Waititi

Allí es donde comienza a darse cuenta que la realidad era un poco diferente a la forma que le habían contado.

Lo más interesante de Jojo Rabbit es, sin dudas, su humor: un humor políticamente incorrecto que no se utiliza para matizar los horrores y sinsentidos de la guerra, sino más bien para resaltarlos y reírse de ellos. Y esta idea es reforzada por los personajes adultos de la historia: lejos aclarar las dudas de Jojo con respecto a los judíos, éstos lo terminan confundiendo aún más y profundizando las ideas más ridículas que tiene acerca de éstos supuestos enemigos de Alemania.

Otro factor a destacar de Jojo Rabbit son sin dudas sus excelentes actuaciones, sobre todo las de Sam Rockwell y Scarlett Johansson: Rockwell interpreta al Capitán Klenzendorf, un oficial nazi que dirige el campamento de las Juventudes Hitlerianas y no es tan rudo como parece.

Crítica: Jojo Rabbit (2019) – Dir. Taika Waititi
Capitán Klenzendorf con su atuendo diseñado para defender Berlín y su segundo al mando, Finkel (sí, es Theon Greyjoy)

Johansson, por su lado, se pone en la piel de Rosie (mamá de Jojo) que, según el propio Taika Waititi, es el personaje central de la historia. La interpretación de Johansson rememora a La Vida es Bella (1997), cuando Guido Orefice crea un mundo de fantasía para abstraer a su hijo de los horrores del campo de concentración donde se encuentran prisioneros. En este caso, Rosie soporta y hasta alienta los delirios nazis de su hijo para protegerlo de esos mismos delirios nazis.

Crítica: Jojo Rabbit (2019) – Dir. Taika Waititi

Si bien Taika Waititi sostiene que Jojo Rabbit es una película creada con el propósito de ridiculizar y reírse de los sinsentidos del nazismo, también demuestra que es posible hacer humor hasta con los temas más escabrosos.

Y de paso nos recuerda que no todo es lo que parece, aún más los amigos (y enemigos) invisibles.

Por Mariana Van der Groef


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas