Revista Cine

Crítica rush (2013), por albert graells

Publicado el 02 marzo 2016 por Matias Olmedo @DragsterWav3
CRÍTICA RUSH (2013), POR ALBERT GRAELLS
Aprovechando la reciente gala de los Oscar, es un buen ejercicio recordar las injusticias que ha cometido la Academia de Cine de Hollywood a la hora de otorgar esos premios, y a la hora también de nominar para esos premios. Una de las mallores injustiicas recientes de los Oscar fue no sólo no premiar, sino ni siquiera nominar la increíbel actuación de Daniel Brülh en “Rush”. En ésta película de Ron Howard el actor hispano-germánico muestra no sólo la mejor interpretación de su carrera (junto con la “Salvador (Puig Antich)”) sino la mejor interpretación de toda la película. Su encarnación del piloto de Fórmula 1 Niki Lauda es asombrosa, y aunque es cierto que el excelente maquillaje ayuda mucho, la mayor parte del mérito es de Brülh, que se come a los demás intérpretes de la película.
Con eso no quiero decir que los demás actores no estén bien, nada más lejos. Chris Hemsworth sorprende muy gratamente, y aunque no llega al nivel de Brülh, es totalmente creíble y convincente como el adversario de Niki Lauda, James Hunt, haciendo una actuación muy buena.
Los demás actores también están bien. Olivia Wilde, aunque es una actriz algo impersonal, se ve bien en esta película. También destaca el popular actor italiano Pierfrancesco Favino, que siempre es un placer verle en pantalla. Christian McKay está muy bien, en las escenas que comparte con Hemsworth se ve sobre todo lo bien que actúa McKay, mejor acompañado que solo. Vicent Riotta es buen actor y en esta película lo hace bien, pero está desaprovechado, Riotta es un actor demasiado bueno para interpretar un personaje tan poco importante en la historia como el que interpreta en “Rush”. A Tom Wlaschiha le ocurre lo mismo que a Rotta en esta película, está desaprovechado, es un actor muy bueno pero no lo puede demostrar en “Rush” porque su papel pasa casi inadvertido.
“Rush” termina por ser la mejor película de Ron Howard. Es curioso porque Howard es un director que dirige de todo, dirige todo tipo de películas, rueda cualquier cosa, y quizá por eso no tenga una personalidad que se plasme en pantalla, a diferencia de otros directores muy personalistas como Quentin Tarantino, Zack Snyder, Guillermo del Toro o Tim Burton.
CRÍTICA RUSH (2013), POR ALBERT GRAELLS
A pesar de eso, cuando quiere, Howard dirige bien. Va mejorando como director a cada película. A veces los resultados no resultan satisfactorios (“Willow”, “El código Da Vinci”, “El desafío, Frost contra Nixon”), pero también ha ofrecido grande trabajos de dirección en buenas películas (“Una mente maravillosa”, “Cinderella Man”, “Ángeles y demonios”). Con “Rush” Howard ofrece su mejor película y su mejor trabajo de dirección desde “Una mente maravillosa”.
No sé si Howard es el director que mejor habría dirigido “Rush”, hubiera sido interesante ver un “Rush” dirigido por Michael Mann, por ejemplo, pero de lo que no cabe duda es que Howard ha dado lo mejor de sí mismo en “Rush”.
El guión de Peter Morgan resulta interesante por una razón. La historia se centra en la competición entre los dos dos protagonistas, Niki Lauda y James Hunt. Hubiera sido muy fácil darle el mayor protagonismo a James Hunt, y que Niki Lauda recayera como un personaje secundario que sólo vive para fastidiar al protagonista, relegarlo a la categoría de antagonista. Pero este no es el caso ni mucho menos, el guión de Morgan da protagonismo a Hunt y Lauda a partes iguales, y muy acertadamente reparte en justa medida las escenas de cada uno. No es que haya primero quince minutos de Hunt y después sólo tres minutos de Lauda, o viceversa, está todo muy equilibrado. Hay cuatro minutos de Hunt y después cuatro minutos de Lauda, luego hay cuatro minutos de Hunt antes de cuatro minutos de Lauda, siguen cuatro minutos para cada uno, y al final comparten escena durante varios minutos y vuelta a empezar. El guión sigue esta estructura, y añade también escenas exclusivamente para los personajes secundarios, cuando no los pone compartiendo escena con los protagonistas. Y además el guión no sólo está bien estructurado, también está muy bien escrito, resaltando las emociones, las esperanzas, las expectativas, los miedos y las frustraciones de los personajes y la relación entre ellos. Un guión muy bueno.
La música compuesta por Hans Zimmer para “Rush” destaca por ser la mejor que se pudo apreciar en el año en que se estrenó la película, a parte de la composición de Steve Jablonsky para “El juego de Ender”. Zimmer trabaja una composición musical que transmite el estado emocional de los protagonistas, y lo hace con una sencilla melodía, repetida con diversos grados de intensidad, pero es una sencilla melodía de tres notas. Sólo con eso Zimmer consigue transmitir al espectador no sólo el estrés y la angustia que pueden llegar a sentir los protagonistas, sino también lo que supone para estos las carreras de Fórmula 1. Lamenteblemente el estupendo trabajo de Zimmer también fue ignorado por la Academia de Cine de Hollywood.
CRÍTICA RUSH (2013), POR ALBERT GRAELLS
La fotografía y el montaje están muy bien trabajados y se sustentan mutuamente. La fotografía no se apreciaría tan bien si no fuera por el excelente montaje, y el montaje no se apreciaría tan bien si no fuese por la excelente fotografía.
El maquillaje es impresionante, deja con la boca abierta. Chris Hemsworth no sale muy maquillado porque él solo ya se parece a James Hunt. Pero el maquillaje que en la película luce Daniel Brülh es muy bueno, le hace parecerse mucho a Niki Lauda, la transformación física de Daniel Brülh para encarnar a Niki Lauda es asombrosa, sobre todo cuando sale con la cara desfigurada (tardaban siete horas en maquillarle). De hecho el jefe de maquillaje, Mark Coulier, ha ganado dos Oscar, por el maquillaje que lució Meryl Streep encarnando a Margart Tatcher en “La dama de hierro”, y por el maquillaje que lució Tilda Swinton interpretando a una anciana de 84 años en “El Gran Hotel Budapest”. Coulier es una gran experto en maquillaje protésico, y en “Rush” se puede expreciar en cada momento en que sale Daniel Brülh interpretando a Niki Lauda.
Con el trabajo conjunto del director Ron Howard, el guionista Peter Morgan, el compositor Hans Zimmer, el director de foto y los montadores, consiguen realizar un emotivo y a la vez épico retrato de la Fórmula 1, a lo que también ayuda, por supuesto, el trabajo de los actores. Estos factores se unen para crear en los últimos veinte minutos de película uno de los últimos tercios más épicos y emotivos del cine deportivo en general y automovilístico en particular.
Y esa es la mayor grandeza de “Rush”, que entretiene, emocionada, estimula y apasiona al espectador que no le entretiene, ni le emociona, ni le estimula ni le apaiona la Fórmula 1. “Rush” hace sentir a ese rango de espectadores la pasión que puede y la emoción que puede despertar la Fórmula 1, y eso tiene mucho mérito.
Por último, recomendar encarecidamente ver la película en versión original.
Lo mejor: Daniel Brülh y la música compuesta por Hans Zimmer.
Lo peor: Que no haya tantas películas de otras modalidades deportivas en general, y automovilísticas en particular, que despierte en el espetador desinteresado en las competiciones deportivas y automovilísitcas la pasión y la emoción que despierta cada modalidad como lo hace “Rush” con la Fórmula 1.
Mi calificación es:CRÍTICA RUSH (2013), POR ALBERT GRAELLS

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas