Revista Cine

Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba

Publicado el 01 noviembre 2013 por Reinfeld @reinfeld183
Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba
Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba
Título Original: Vivir es fácil con los ojos cerrados Director y Guionista: David Trueba Fotografía: Daniel Vilar Intérpretes: Javier Cámara, Francesc Colomer, Natalia de Molina, Ramon Fontserè, Ariadna Gil y Jorge Sanz Distribuidora: Universal Fecha de Estreno: 31/10/2013
Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba
Hace unos días gracias a SensaCine pudimos asistir al preestreno de la última película de David Trueba, Vivir es fácil con los ojos cerrados, título que saca de Strawberry Fields Forever de los Beatles. La película nos lleva al año 1967 y nos cuenta la historia del encuentro fortuito de tres personajes diferentes que acaban en un viaje a Almería para conocer a John Lennon que se encuentra rodando la película “Cómo gané la guerra” de Richard Lester, director que ya había dirigido a Lennon tres años antes en ¡Qué noche la de aquel día! Tenemos al profesor de inglés y latín que interpreta Javier Cámara que utiliza las letras de los Beatles para enseñar inglés. Como en los discos no vienen las letras las tiene que sacar de oído y eso hace que haya muchas partes que estén en blanco. Su mayor deseo es conocer a su ídolo, hablar de su trabajo y completar las letras de las canciones. Está un adolescente Juanjo, Francesc Colomer, al que vimos en Pa Negre, que decide huir de su casa porque no soporta la autoridad de su padre y contamos con el debut en el cine de Natalia de Molina, que hace un impresionante trabajo dando vida a Belén, una joven que decide escapar del centro en donde está recluida y volver con su madre a Málaga. La premisa de la historia es interesante y siempre está la duda en si el profesor logrará conocer a Lennon o no, porque no debe de ser nada fácil acercarse a alguien así, y también qué es lo que va a ser de estos dos jóvenes que se sienten tan perdidos. Pero sobre todo es una película de personajes en donde el trabajo de los actores es muy importante.
Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba
El trío protagonista brilla con mucha intensidad y nos ofrecen una interpretación emotiva pero también divertida pues la historia tiene también muchos momentos de humor. El eje es la amistad que surge entre ellos, una relación que tiene sus buenos y malos momentos pero que se forja con una base sólida que seguramente haga que dure para siempre. Tampoco hay que olvidarse de otros actores como son la breve aparición de Ariadna Gil y Jorge Sanz como el padre de Juanjo, aunque a este último hay momentos en los que prácticamente no se le entiende lo que dice y hay algunos diálogos en los que se hace necesario los subtítulos, sin olvidarnos tampoco de Ramon Fontserè que interpreta al dueño de un bar de Almería y que ya trabajó con David Trueba en Soldados de Salamina.
Crítica: Vivir es fácil con los ojos cerrados de David Trueba
La película cuenta con una hermosa fotografía que nos mete de lleno en la historia y nos hace revivir esos años 60, la música, el vestuario también ayuda a meternos en un año que precedería a grandes cambios. Aunque en España las cosas no cambiaron mucho debido a la dictadura de cambio, faltaba ya poco para que sucediera el mayo francés y la juventud dejara de estar resignada. Y aunque hayan pasado muchos años desde entonces hay algunas cosas que siguen igual, que no hemos conseguido mejorar con el tiempo. La falta de recursos y de medios de vida hace que los niños no puedan ir al colegio y tengan que ayudar a sus familias en el campo, o que un niño que está en silla de ruedas y no pueda valerse por si mismo sufra discriminación. Es difícil no hacer una lectura actual en donde cada vez se ataca más la educación pública, aumenta el paro y la pobreza en las familias o existe una ley de dependencia que no se cumple. Muy recomendable.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas