Revista Comunicación

Cuando a Google Translate se le va la olla

Publicado el 25 septiembre 2019 por Bigbabbling @bigbabbling

El equivalente en traducción a "mi cuñado tiene una cámara y me va a grabar la boda" es, sin duda, el "pon eso en el 'gúguel transleit' ese, que es gratis y está muy bien". Google Translate basa su trabajo en pura tecnología y en milllones y millones de traducciones aprendidas por ésta, pero hay idiomas o dialectos más desconocidos o extraños donde se lía más que la pata de un romano. Si a vosotros puede haceros reír, imaginad a los traductores, que además podemos incluir a esa risa el placer del famoso "te lo dije". ¡Si es que no aprendéis!

1. Los nombres famosos, el calvario de Google Translate

Jungkook, componente de la banda k-pop BTS, fue una víctima de Google Translate. El idioma del que partía la traducción era el urdu, hablado fundamentalmente en Pakistán y la India. Es cierto que estamos uniendo el nombre del chico coreano y un idioma al que no suele estar acostumbrado Google Translate, ¡pero el resultado que dio en español fue "Brujo"! Imaginad la cantidad de desmayos e indignación que hubo por parte de las alocadas fans de esta nueva estrella de la música.

Otros ejemplos de urdu-español fueron las traducciones de las películas Toy Story y La dama y el vagabundo, que no dejaron indiferentes a los fans de Disney. La primera fue traducida como "La historia de la historia", y la segunda, un poco más loca, fue renombrada como "La Yama grita wagbondo".

Y alguna estrella occidental también debía verse comprometida por Google Translate y su curiosa relación con el urdu. Miley Cyrus debería replantearse su carrera o su nombre profesional, ya que en ciertas regiones se le conoce, por traducción, como "Obtener cocodrilo".

2. Anécdotas vergonzosas... muy vergonzosas

Hace unos años, Google Translate dio la nota en la traducción de un texto promocional del gallego al español. Un municipio gallego celebraba su tradicional festival del grelo, en gallego "Feira do grelo". El grelo es una verdura que se utiliza mucho en la cocina gallega, y ya se sabe que en estas fiestas uno de los grandes objetivos es comer. Pues bien, Google Translate le echó valor y tradujo "grelo" por "clítoris", por lo que el texto promocional pasó de anunciar una fiesta familiar y a una bacanal gallega. Sabemos que estáis deseando leer el texto, así que os dejamos el enlace aquí. ¡No tiene desperdicio!

Es de sobra conocido que muchos ayuntamientos dejan todo para el último momento, y este fue el caso del Ayuntamiento de Santander, que quería presentar su nueva y flamante web para la feria FITUR, y decidieron correr más y abaratar costes recurriendo a Google Translate... ¡¡ERROR!! No solo llamaron al casco histórico "historic helmet" y otras joyitas más, sino que el Centro Botín fue renombrado como el "Centro del pillaje". Pensándolo bien, igual Google Translate aquí no estaba tan equivocado...

3. Google Translate y su pacto con el diablo

Este titular puede sonar muy escabroso, pero realmente parece real cuando vemos algunas traducciones locas que realiza el traductor automático cuando los usuarios quieren ponerle a prueba. Os dejamos algunos ejemplos extraídos de la web Genbeta.com, ¡vais a alucinar!

La traducción de la palabra "dog" escrita un montón de veces arroja una predicción apocalíptica sobre el Doomsday Clock, el final de los tiempos y el regreso de Jesús.

Cuando a Google Translate se le va la olla

En este ejemplo, alguien separó en parejas las letras de la frase "cuál es tu nombre hombre bot" en inglés, y la traducción arrojó "Al final del día podrás conocerme".

Cuando a Google Translate se le va la olla

"Si reescribes tu libro entonces morirás".

Cuando a Google Translate se le va la olla

Volver a la Portada de Logo Paperblog