Revista Libros

Cuando dijiste no, ¿querías decir nunca?

Publicado el 11 marzo 2016 por Santosdominguez
Cuando dijiste no, ¿querías decir nunca?
Fani  Papageorgiou. Cuando dijiste no, ¿querías decir nunca? Edición bilingüe.Traducción de Luis Ingelmo.Prólogo de Agustín Fernández Mallo.Bartleby Editores. Madrid, 2015.
Casi todo ocurre en el lenguaje, escribe Fani Papageorgiou en uno de los poemas de su libro Cuando dijiste no, ¿querías decir nunca?, que publica Bartleby en edición bilingüe con traducción de Luis Ingelmo y prólogo -La variable oculta- de Agustín Fernández Mallo, que equipara el hecho poético a la búsqueda de la anomalía, porque “toda buena poesía no busca cosas extrañas, sino lo que de extraño hay en las cosas.”
Una búsqueda de la extrañeza que es simultánea a la creación, como explicaron hace un siglo los formalistas rusos y como se ocupan de demostrar estos poemas escritos en inglés porque, aunque griega de nacimiento, la formación de Fani Papageorgiou, que vive en Londres desde hace años, se realiza en Estados Unidos.
Premiado en 2013 en Hong Kong, este es su primer libro de poesía y su tono engañosamente conversacional  se mueve por la vida entre la pérdida y el deseo, entre la tradición y la modernidad, entre la mirada metafórica a las cosas propia de la poesía y la frialdad distante del lenguaje científico, entre la historia y la literatura, entre lo doméstico y lo cósmico, en busca de espacios intermedios entre lo micro y lo macro, entre el ámbito del microscopio y el del telescopio. 
Así en este Materia oscura, uno de los poemas iniciales del libro:
En física se la llama oscura porque no irradia.
En Grecia puede ser nidos de cigüeñas en el campanario, musgo en las losas, un dolor lánguido en el cielo.
Con ese carácter plural y ambiguo de las palabras, otro de los rasgos que acompañan a la poesía desde su origen y le otorgan su potencia para transfigurar la realidad, en este libro conviven Ovidio y el Gran Gatsby, los emperadores asirios y la Fosa de las Marianas, los verbos modales y el virus de la gripe, la memoria de la infancia y Demócrito de Abdera, la escala de Beaufort y las instrucciones para hervir un huevo o para planchar una camisa, las costas del Índico y la Selva Negra. 
Y casi siempre, al fondo, la conciencia del tiempo, los espacios vacíos y la memoria de las pérdidas en versos que parecen construir un osario entre preguntas sin respuesta, como en este texto titulado Aquí no se habla nunca de trivialidades. Nunca:
Cada uno de nosotros, un pequeño recuerdo un pingüino sobre un bloque de hieloobservando formas heladas que se alejan.
¿Qué es el silencio, pues,sino la vida que se escucha a sí misma?¿Y qué es el viento, qué es?
Los vivos y los muertos y el paso de los días y de los nombres,  porque en estos versos alusivos y elusivos, de aliento narrativo o de intensa brevedad, también está todo lo que sucede pero no permanece.
La vida, en suma.
Santos Domínguez
Cuando dijiste ¿querías decir nunca?

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossier Paperblog

Revista