Revista Comunicación

cuando el cine francés habla

Publicado el 15 mayo 2015 por Libretachatarra

cuando el cine francés habla

bafici
En el sitio del Bafici, están a disposición de los visitantes dos libros digitales muy interesantes. Uno es “El cine francés hablado” y reúne una serie de entrevistas realizada por la revista Sofilm a protagonistas de la industria cinematográfica francesa. Para tentarlos a bajarse el libro y leerlo, seleccionamos una serie de párrafos de la publicación que pueden descargarla en este link:
http://festivales.buenosaires.gob.ar/2015/bafici/es/publicaciones
wikipedia
“No hablábamos mucho de los personajes, o lo hacíamos de forma alusiva. Claude (Chabrol) sabía bromear. Digamos que compartíamos el humor. No teníamos necesidad de explicarnos. Aunque creo que, sobre todo, funcionaba porque no me veía de manera unívoca. Orbitaba alrededor de mí con su cámara. Las cosas siempre funcionan bien cuando te das cuenta de que estás frente a alguien que piensa: “Me gusta todo de esta actriz...”. Al cabo de dos películas con Claude, hacíamos lo que queríamos. Todo lo relacionado con el trabajo había desaparecido. Teníamos nuestro lenguaje común y era suficiente...”
ISABELLE HUPPERT
wikipedia
“Me gusta el cine inglés que habla del día a día, ese cine casi documental. Ropa limpia, negocios sucios, por ejemplo. Creo que los ingleses saben hacer eso, te lo crees. Incluso Billy Elliot o The Full Monty. Te lo crees, estás con los personajes. Crees que son pobres de verdad, que viven en ese barrio triste, que intentan ganarse la vida… En las películas de Loach no hay ninguna distancia, y eso concede humanidad. Con sus comedias sabes que te vas a reír, pero no está forzado… Los ingleses saben correr riesgos. Cuando hay una nueva tendencia musical, ves las pintas que llevan los tíos y te dan ganas de echarte a reír. Pero luego todo el planeta se pone a vestirse como ellos. Hoy, los más grandes artistas contemporáneos son ingleses: Damien Hirst, Anish Kapoor… Allí, hasta cuando te equivocas, la gente te dice “good try”. Lo has intentado, y ellos te dicen que siguas así hasta que te salga. Sin ninguna ironía. Me encanta Inglaterra”.
ERIC CANTONA
wikipedia
“Godard te devuelve a lo que debería ser el cine, a lo que era el cine al principio, incluso en las comedias de Lubitsch o Chaplin: reíamos con la tragedia del mundo. Hoy la única tragedia es la estupidez de la gente. Y uno no puede reírse de la estupidez porque, por lo general, la estupidez carece de humor. Ya no existe esa verdadera tragedia, aquella que permitió a Cukor hacer magníficas comedias, a Lubitsch hacer Ser o no ser o a Chaplin The Kid gracias a la miseria humana y la hambruna”.
GERAD DEPARDIEU
unifrance
“He visto películas endurecerse por completo por culpa del miedo. Porque los directores empezaron a hacer caso a los consejos de unos u otros. A fuerza de agradar a todo el mundo, terminas por no gustarte a ti mismo. A menudo, el resultado es una película perfectamente sólida, pero un aburrimiento de muerte. De hecho, creo que también hay un gran problema de tempo. Es difícil controlar el tiempo de gestación. Para un Fassbinder, el tiempo era muy corto; mientras que para Terrence Malick, es muy largo. Lo esencial es estar preparado para cuando la máquina arranque, ya que acelera de repente y se pone a mil a la hora. Por eso, si no estás bien armado, estás muerto”.
BERTRAND BONELLO
wikipedia
“A menudo los técnicos intentan desanimarme, me dicen que lo que intento no va a funcionar, y entonces tengo que taparme los oídos y tirar para delante. Uno es obviamente un poco un utopista, cuando se es director. Por lo demás creo que soy capaz de captar esa sensación que te dice que una escena funciona o no. Tengo un buen contacto con los actores, soy claro, sé lo que quiero y me gusta organizar un caos controlado para liberarlos. Estoy convencido de que la leonera de aparatos que rodean un plano permite a los actores ser más naturales que si estuvieran actuando delante de un fondo verde: están menos centrados en sí mismos, piensan menos en qué deberían hacer, y finalmente interpretan de manera más instintiva, un poco como niños”.
MICHEL GONDRY
wikipedia
“A lo largo de mi vida he mandado a la mierda a bastante gente que me decía que debía cortar escenas y, a menudo, yo tenía razón. Y sabía que tenía razón. Sé reconocer cuándo el único argumento de la gente para defender que hay quitar una escena es el miedo. Muchos inversores, muchos productores, tienen miedo. Y ninguna reacción basada en el miedo puede ser acertada. De todos modos, es complicado hacer películas. Ni siquiera sé por qué las hago… Siempre hay problemas. ¡Y siempre te toca tratar con locos!”
JULIE DELPY
wikipedia
“Hacia el final del rodaje (de “Los amantes del Pont-Neuf”) teníamos que rodar una escena en la piscina, yo llevaba 12 kilos atados a mi cuerpo. Cuando llegué al fondo de la piscina para la primera toma, ya no tenía aire. Sentí que no podía rodar la escena. Hice una señal para tener más aire, pero el aire no llegó. Tuve que subir con los 12 kilos, que con cinco metros de agua encima son muchos más. Llevaba peluca, abrigo, botas, medias, y todo ello cosido para que el jersey no se levantara y dejase ver los pesos... Finalmente, llegué a la superficie, pero tuve la sensación de estar entre la vida y la muerte. Recuerdo que el primer ayudante se acercó a mí y me dijo: “Venga ya, hagamos una segunda toma”. Le miré y pensé que estaba loco. No hice esa segunda toma. Antes de aquella escena, no era consciente de mis límites. Todo era posible. Para mí, aquello marcó un antes y un después, una decisión vital: me di cuenta de que la vida es más importante”.
JULIETTE BINOCHE
unifrance
“Más allá del sistema, la verdad es que los gustos del público han cambiado considerablemente. La cinefilia ya no es la misma. Ahora, también procede de las series de televisión, los videojuegos, los mangas. Resultado: si solo te concentras en la fórmula clásica del cine de autor francés, puedo asegurarte que no vas a llegar a las 350.000 entradas... Sin embargo, sigo convencido de que si tu propuesta es buena, el público te sigue. Mira por ejemplo a Abdellatif Kechiche. No cuando hizo La vida de Adèle, sino cuando dirigió La graine et le mulet. La historia no es gran cosa, solo la de un tipo que quiere abrir un restaurante de cuscús. Dura más de dos horas y media, todos los actores son desconocidos, se rodó de cualquier manera. Y aun así, la película hizo un millón de entradas y ganó cinco premios César. Para que veas que aún es posible. Kechiche me hace gracia cuando no para de decir: “¡El cine francés no me acepta!”. Se pone en el papel de víctima. Cinco César de media por peli, una Palma de Oro en Cannes, millones de entradas... Pero aparte de eso, no lo aceptan...”
BERTRAND BONELLO
unifrance
“El problema es cuando en una película notas que quieren hacerte reír. Si sólo sigue ese hilo, la cosa no funciona. Salvo si eres un genio cómico, como Jim Carrey en su mejor época. Pero, viendo su carrera con perspectiva, su mejor papel fue Man on the Moon, mejor que las películas en las que no dejaba de hacer muecas. Algo divertido se vuelve más divertido si logra incorporar su contrario. Las películas con gags cada 30 segundos me resultan insoportables. La solución de los americanos es todavía peor: incorporar emociones. Es decir, intentar que quieras a los personajes, para que luego vivas un momento triste por algo que les sucede. Es odioso, grosero. Yo decidí mezclar. Estoy sólo en mi quinta película, pero empiezo a entender cómo funciona. Sé que una de cada dos bromas se volverá incómoda. Porque no soy un genio del humor. Y lo que me interesa es que te des cuenta de que a veces hay gente que se parte de risa en un momento en el que normalmente la gente desea salirse de la sala. Con mis películas, la gente no siente siempre lo mismo, cada uno ve su propia película. Hay ideas que convergen, temas que tienen sentido, pero me da la sensación de que sólo nos podemos dar cuenta después del final. Si mis películas resisten al tiempo, tal vez la gente diga: “Este tío estaba obsesionado, ha intentado decirnos la misma cosa durante 10 películas”. Tal vez esté intentando decir algo y todavía no lo sé. Pero desde luego no voy buscando el sinsentido”.
QUENTIN DUPIEX

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista