Revista Humor

Cuéntame un cuento

Por Jerjes Ascanio
Ahora que la revisión de los cuentos está de moda, que Blancanieves resultó ser guerrera, que Maléfica no es tan mala, Hänsel y Gretel cazan brujas, Alicia mata dragones y que las princesas de la factoría Disney ya no necesitan príncipes azules que las despierten, el canal de cable Antena 3 nos trae  la mini serie Cuéntame un cuento.
Cuando me enteré que la productora en cuestión, preparaba una adaptación de los cuentos clásicos, mi primera impresión, nacida de mi subconsciente profundo, fue la de "GUAU". Porque, lo he dicho otras veces, la narración tradicional, tiene unos elementos que son esenciales en la psicología humana, además de un atractivo innato. Si no, ¿por qué iban a permanecer durante tantas generaciones?
Cuéntame un Cuento es una serie pequeña que ha conseguido acabar con mi infancia. ¿Y de qué trata para conseguir traumatizarme tan fuerte? Pues, básicamente, adapta los cuentos clásicos que todos hemos escuchado cuando sólo éramos niños inocentes a la época de hoy en día. 
Dicho así, no parece algo muy traumático, pero si le añades que en cada cuento hay perversión a montón, pues piensas "¿y en qué se parece esto al original?". El caso es que no verás los cuentos tal y como te los han contado.
Modernizar y actualizar los cuentos siempre es una buena e interesante idea, Como ya he dicho, Cuéntame un Cuento tiene hasta ahora cinco capítulos. En cada uno, se nos presenta un cuento clásico distinto. Las cinco historias que podemos ver son "Los Tres Cerditos", "Blancanieves", "Caperucita Roja", "Hansel y Gretel" y "La Bella y la Bestia".
El propósito de Cuéntame un Cuento es darnos una visión más actual de los cuentos clásicos y acercarlos a situaciones de hoy en día, es decir, destrozar nuestras infancias. Y es que en todos los capítulos aparecen momentos de drogas y perversión (de hecho, parece que la serie gira en torno a ello). Quizás quieren sacar mensajes subliminales de los cuentos o algo así.
En "Caperucita Roja" se nos habla de una muchacha que tiene un abrigo rojo. La prima de esta chica fue asesinada por alguien que no se sabe quién es, así que este misterio está presente todo el relato. Además, se nos presentan a tres posibles "lobos", un tipo que tiene un tatuaje que parece una calcomanía, el padrastro de la chica, y el señor que cuida a la abuelita. 
Cada uno se nos presenta de una forma, al tipo lo ponen como un malote que puede llevar a Caperucita por el mal camino, el padrastro parece ser un voyeur, y al señor que cuida a la abuelita directamente te lo ponen desde el principio como que puede ser un violador con un 99% de probabilidades. 
Caperucita hasta sale un tiempo con el señor este de la abuelita, y acaba sospechando de que es el asesino de su prima y que con ella quiere hacer lo mismo. De hecho, acaba habiendo indicios de ello, pero, al final, después de que lo culpan a él de todo, se termina descubriendo que no es un lobo si no una loba la culpable. La amiga de Caperucita y su prima.
Esta niña es una auténtica yandere que se ha cargado a la prima por estar con el tipo y va a por Caperucita por haberse complicado ahora con el tipo. 
Al final te dan a entender que la amiga se carga a Caperucita, porque esta lo descubre todo estando en su habitación y luego la otra cierra la puerta.
Y colorin colorado, este cuento...

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista