Revista Comunicación

Dame un momento para pensar en ello

Publicado el 05 junio 2016 por Jose Salgado @exelisis

No se si sois aficionados a las series, pero hay una frase que me dejó maravillado por lo cruel, lo profundo y lo precisa que era. La escuché en un capítulo de Hannibal dónde la doctora Bedelia le dice a Will Graham: Me estoy tomando unos segundos para decidir si esto que he escuchado realmente lo has dicho porque es una estupidez tan grande que desafía todos los conocimientos habidos y por haber. Me parece tan absolutamente genial que no he podido pasar un post más sin mencionarlo y relacionarlo con los clásicos de vergüenza ajena y de tierra trágame.

Y estas situaciones ocurren todo momento y lugar, no es algo exclusivamente de la empresa, sino que nos rodea y nos regala con momentos inolvidables en nuestro día a día poniendo a prueba nuestra paciencia y tolerancia a la ignorancia que tanto a contribuido internet a expandir.

Algunos se sorprenden cuando en la antigüedad se afirmaba que la tierra es plana, pero son los mismos que ahora mismo afirman que España es una república, o que el principio de incertidumbre es cuando alguien no sabe si le gustan más las rubias o las morenas. Es que somos una especie fascinante y resistente, porque a pesar de esta tendencia persistente a la ignorancia, hemos conseguido llevar un hombre a la Luna, inventar las vacunas, y lo mejor de todo, los programas de telerealidad.

Pero yo puedo entender que alguien no tenga conocimientos, que le falte formación, no todos han tenido la suerte, los recursos o la oportunidad de formarse. Además, con la complejidad y la variedad de campos existentes a día de hoy ser un experto o tener conocimiento de todo es algo sólo al alcance de tertulianos y gurus ilustrados que nos guían como ovejas por los prolijos caminos del señor.

Lo que realmente me incomoda no es tanto la ignorancia natural, porque obviamente nadie nace enseñado y aprender es un proceso que no ocurre por ciencia infusa, lo que me enerva es el regocijo en la creencia de que sabemos de algo aunque en el fondo no tenemos ni la más remota idea. Yo entiendo que algunos conceptos nos pueden sonar a todos, pero me maravilla como cerramos cualquier posibilidad de aprender y mejorar lo poco que sabemos.

Me pregunto que habrá sido del espíritu crítico, del uso de la lógica, de la reflexión. Parece que se ha evaporado por arte de magia al calor de las últimas noticias publicadas en algún medio que se fija más en tener lectores que tener mentes. No hay que pensar, hay que leer el titular, un listado de cinco puntos, mucha imagen y a otra cosa. Prohibido pensar parece ser el eslogan de nuestra generación.

Si este croquetismo intelectual basado en rebozarse a partes iguales con una mezcla de soberbia, desdén y desprecio no solo a lo que ignoramos sino a lo que nos puede obligar a plantear nos dudas no fuera suficiente, lo que acaba de poner la puntilla es el afán de hacer público nuestro poco fundamentado punto de vista. Como dijo Groucho, el problema no es ser tonto, sino emperrarse en demostrarlo, y por algún mecanismo que no acabo de comprender, existe una correlación inversamente proporcional entre el nivel crítico y la difusión del mensaje.

Un estudio -no guardo en enlace lo siento- demostraba una relación interesante, de todos los programas de televisión que se emiten, los que más difusión tienen en internet -es decir, dónde los usuarios pueden aportar su granito de arena- los más influyentes son habitualmente los reality shows. No es el debate, no es el documental o las noticias, sino si un famoso hace o deja de hacer o si un pajarito encerrado en algún lado come con los dedos.

Así que hoy os pido un momento para pensar en todo esto, a ver si por casualidad nada de esto ha ocurrido y ha sido un producto de mi traicionera imaginación.

...parece que no, que ha ocurrido, está ocurriendo y que en el país de los ciegos al tuerto le sacaron el ojo por pura envidia.

Pero no desesperemos, a pesar de todo, los que tengan ganas de aprender, mejorar y crecer, tienen cada vez más herramientas para hacerlo, el problema al que se van a enfrentar será el poder separar la información relevante de la morralla, separar lo que es conocimiento de lo que es opinión, y finalmente, aprender a estar callados cuando estén rodeados de personas que lucen orejas más por un tema estético que funcional.

Quizás porque me encuesta comprehender todo esto a veces tengo la sensación de que el tonto soy yo, de que no acabo de entender lo que realmente está ocurriendo. Luego se me pasa y entiendo que realmente no tengo ni idea y me pongo a leer y a intentar entenderlo, quizás no deje de ser tonto, pero como mínimo aprendo algo nuevo cada día.

[1] Hannibal. Serie que narra la historia del doctor Hannibal Lecter antes de que lo encarcelaran


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :