Revista Cine

+ DE 1001 FILMS: 1028 - L'immortelle

Publicado el 19 diciembre 2009 por Alfonso

+ DE 1001 FILMS: 1028 - L'immortelle El francés Alain Robbe-Grillet, que se convirtió a comienzos de la década de 1960 en el teórico de la nouveau roman, vanguardista movimiento literario que “apunta(ba) a una subjetividad total”, se dejó seducir por el cine a pesar de la poco correspondencia entre las palabras y las imágenes. Así, escribió el guión de L’année dernière à Marienband (El año pasado en Marienband, 1961), la obra maestra más indescifrable del cine europeo, estrenado por Resnais cuando Robbe-Grillet ya se encontraba en Ístanbul en pleno rodaje de su debut: L’immortelle (1963), proceso que se demoró debido al golpe de estado que sufrió Türkiye en 1961. No es por tanto difícil encontrar similitudes entre esta inmortalidad y el Marienband de jardines geométricos. Dejaba bien claro el ensayista que si la escritura no era inocente, tampoco podía serlo el cine.
Difícil explicar el argumento (¿quién vive?, ¿sumamos los nombres, los rostros, en el momento final?), sus personajes secundarios (¿quién es el hombre que pasea con los dogos?, ¿dónde está el pescador?), a pesar de su aparente sencillez de pesadilla: un turista (Jacques Doniol-Valcronze) se ha perdido en Ístanbul y es guiado hasta su casa por la hermosa conductora (Françoise Brion) de un descapotable blanco, comenzando un romance que se verá truncado cuando desaparezca la mujer, incomprensión que llevará al hombre a buscarla, a encontrarla, a pederla ¿definitivamente?, a perder todo también él.
El universo bizantino de Robbe-Grillet está lleno de hieratismo, de personajes estáticos y situaciones de ensueño, de juegos de memorias y engaños, misterioso mundo contemporáneo y próximo al de cierto Antonioni e inspirador de trabajos posteriores de Lynch, Greenaway o Hal Hartley, lo que te lleva a entender el fracaso de taquilla -no es cine popular- pero no los vapuleos de la crítica avant la lettre. En L’immortelle te abandonas a la inquietud de los planos en el apartamento frente al estrecho, al elegante vestuario de Nina Ricci, a los experimentos con la banda sonora, te exasperas con los cantos de los grillos, las asfixiantes tardes en la arboleda, y mezclas film y vida cotidiana con extraña disolución.
Si la muerte te saluda una noche extranjero en Ínstanbul, debe ser muy parecida a L’immortelle. O eso desearías.

+ DE 1001 FILMS: 1028 - L'immortelle
L'immortelle (1963)

En el libro 1001 películas que hay que ver antes de morir (Editorial Grijalbo) no se detallan títulos de A. Robbe-Grillet.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista