Revista Viajes

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Por Pablosolorzano

En algún momento de mi estadía en la maravillosa Potes me uní a un grupo de senderismo que invitaba a caminar desde ese pueblo hasta Piasca. Llevé un cuaderno de notas de la que, entre tanta mudanza e ir y venir, solo sobrevivió un papel donde hay unas cuantas palabras que buscando ahora en el mapa veo que son pueblos por donde seguramente pasamos: Porcieda, Monasterio… y lo demás es ininteligible. ¡Una pena para mí pues escribir sobre esos viajes tomando como referencias mis apuntes es una manera de volver a viajar! Y no solo de redescubrir sitios que ya conozco sino de descubrir historias, detalles, personajes de los que ni siquiera imaginaba cuando estuve por esas zonas. Igual me animo a compartir algunas fotos de esta caminata por las montañas de Potes.

Como podrán ver fue una época muy fría. Cayó mucha nieve y los caminos estaban resbaladizos, pero el paisaje era sublime. Creo que no veía nieve desde mi época en Londres por lo que fue de agradecer pese al frío. Más abajo pondré cierta información de la iglesia Santa María la Real de Piasca, joyita medieval del románico cántabro.

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Santa María de Piasca

Se sabe que en el siglo IX ya existía un pueblo en esta zona aunque a la iglesia se le menciona por primera vez en un documento del 930 así que imaginen que tan antiguo es el uso de este espacio. Si bien del templo primitivo no queda nada sí se sabe que en 1172 se construye la iglesia que hoy se puede ver según la inscripción epigráfica junto a la portada principal. Es justo en esa época en que se amplió el estilo románico y se hicieron las portadas que hoy observamos además de la impresionante decoración escultórica hecha por el maestro Covaterio (cuyo nombre también está inscrita en la fachada) y que puebla los capiteles y las arquivoltas. Sin embargo el templo pasó por nuevas modificaciones en el siglo XV, momento en que se alteraron los ábsides, las naves y hasta la espadaña.

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca

Como ya escribí la ornamentación escultórica es impresionante en las portadas, aunque resalta más la de la parte occidental y sus cinco arquivoltas en la que se exponen diversos motivos decorativos vegetales, y animales fantásticos (dragones, grifos, etc.), además de personajes como  músicos, guerreros y muchas cabezas humanas, y pasajes como  una Anunciación o un San Miguel luchando contra el dragón. Todo eso llega a su esplendor cuando se ve en la arquería ubicada sobre la portada las imágenes de San Pedro y San Pablo alrededor de la Virgen con el Niño. 

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca


De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca


De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca


De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca


Iglesia de Santa María de Piasca

Iglesia Santa María la Real de Piasca


De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca


No perderse en la portada sur a los que ha llamado “los amantes”, que son dos personajes que se representan tan cerca que parece que se dan un beso. Las interpretaciones de lo que podría significar son muchas, desde que son Judas y Jesús hasta que son los reyes Alfonso VIII y su esposa Leonor. La verdad nunca la sabremos y allí estarán los dos personajes siempre alimentando la imaginación de los visitantes. 

De Potes a Piasca: entre montañas e iglesias románicas

Iglesia Santa María la Real de Piasca

Desde Piasca volví a Potes caminando, eso lo recuerdo bien pero las notas no me dicen por donde continuó la caminata. Lamento el desliz. Espero se animen a conocer Liébana y admirar sus paisajes e historia y disfrutar de la aventura en sus montañas. 

Pablo.



Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista