Revista Deportes

Demasiado tiempo sin deprimirse

Publicado el 31 marzo 2012 por Premierlspain

Queens Park Rangers 2-1 Arsenal
Demasiado tiempo sin deprimirse

No podía ser de otra manera. El Arsenal cayó ante un QPR que puso más intensidad y revolución al partido. Los gunners dominaron ciertos tramos del encuentro, pero los locales tenían las ideas más claras y su carácter les permitió llevarse los tres puntos. 2-1 en Loftus Road.

Los de Wenger llegaban con una grandiosa racha al campo de los hoops. Asentados en la tercera posición, sin demasiado miedo a lo que les venía por detrás y confiados en sus armas futbolísticas. El QPR siempre se ha mostrado valiente a lo largo de su historia y aún siendo consciente de la dificultad de batir a un rival lanzado en su juego y resultados, afrontaba el partido sabedor de la necesidad de sumar los tres puntos.

El Arsenal salió con confianza y con su habitual tono al césped de Loftus Road. La idea era la de siempre y venía, además, reforzada por el fructífero último mes de competición de los de Wenger. Sin embargo, el QPR plantó una muralla en el centro del campo que provocó la pérdida del monopolio del balón del Arsenal, que tan sólo había durado cinco minutos.Poco a poco, la tela de araña de los locales nubló la mente de los cerebros gunners. En base a golpes francos y salidas rápidas de balón, el QPR potenciaba su candidatura a un enfrentamiento digno. Y a los 21 minutos tendría su premio gracias a una magnífica maniobra de Taraabt, con caño incluido a Vermaelen. El marroquí se movió como quiso entre las líneas de los visitantes durante todo el primer tiempo y obtuvo el fruto deseado batiendo fácilmente a Szczesny.
Demasiado tiempo sin deprimirse
No le quedaban más opciones al Arsenal que igualar sus revoluciones a las del intenso rival que tenía hoy enfrente. Parecían jugarse más los locales en cada balón disputado. Ramsey andaba perdido por el campo y Arteta no terminaba de orientar sus opciones en el mediocampo. Incluso el inefable Song parecía dudar dentro de su habitual tono sólido. En la acera contraria, Barton y Diakité maniataban al Arsenal y facilitaban el protagonismo de Zamora y Taraabt, más activos que nunca.
Sin embargo, la calidad es tan definitoria o más que la continuidad del juego. La primera llegada del Arsenal iba a provocar su primer gol. Un balón suelto, una jugada discontinua, impropia de la rutina de los londinenses, acababa en los pies de Walcott; primero, al poste y después a las mallas. El Arsenal empataba con muy poquito, había bastado la rapidez de Theo con los pies. Con alguna ocasión más para Van Persie se llegaría al final del primer tiempo; hasta el momento, partido muy disputado con un QPR muy bien plantado y las ideas muy claras y un Arsenal confuso, de latido tímido y ofuscado en la búsqueda del gol.
Demasiado tiempo sin deprimirse
El balón se alió del lado de los de Londres al comienzo del segundo período. El movimiento de pelota del Arsenal adquirió mayor determinación y carácter. Parecía tener las ideas más claras el conjunto rojiblanco. Sin embargo, la estructura del partido salió clavada a la de la primera parte. El QPR comenzó a posicionarse mejor sobre el campo, robaba la pelota cada vez con más frecuencia y asustaba a los londinenses con contras peligrosas. Hasta que Vermaelen, en uno de los peores partidos que se le recuerdan, perdió un balón peligrosísimo en la esquina del área que Mackie pasaría a Diakité para que castigara sin perdón al Arsenal. El gol castigaba la irregularidad y falta de carácter de los de Wenger, que hasta ese momento permanecía impasible en el banco.
Demasiado tiempo sin deprimirse
Gervinho representaba los refuerzos del banco para lograr la remontada épica. Los gunners intentaron encerrar al QPR, pero los locales no perdieron ni un ápice de solidez. Con extrema vitalidad y un incesante apoyo de su público, los hoops incluso tuvieron ocasiones para aumentar el marcador, ante la depresión vital de un Arsenal que ni siquiera encontraba su versión correcta. Wenger mostraría toda sus cartas con Chamakh y Oxlade a falta de diez minutos para el final. Sin embargo, las sensaciones para el técnico francés y toda la hinchada resultaban terribles. El QPR tenía el balón, las ganas y los medios; mientras tanto, los últimos instantes del partido fueron más un castigo para el Arsenal que una oportunidad para arreglar el destrozo. La derrota ya estaba firmada.
El resultado final supone un halo de esperanza para el Queens Park Rangers, que empata a puntos con el Blackburn (en puestos de salvación) a la espera del partido de éste frente al United. Por su parte, el Arsenal continúa tercero pero ha perdido tres puntos de distancia con el Chelsea y mañana puede verse alcanzado por sus vecinos del Tottenham. 2-1 en Loftus Road.


FICHA TÉCNICAQUEENS PARK RANGERS: Kenny, Taiwo, Hill, Ferdinand, Onuhoa, Taarabt, Barton, Diakité, Mackie, Derry, Zamora (Wright Philipps 92´)Banquillo:Cerny, Gabbidon, Young, Budzake, Campbell, BothroydARSENAL: Szczesny, Sagna, Vermaelen, Koscielny, Gibbs (Chamakh 81´), Song, Arteta (Oxlade-Chamberlain 81´), Rosicky, Walcott, Ramsey (Gervinho 70´), Van PersieBanquillo: Fabianski, Djorou, André Santos, BenayounÁRBITRO: El colegiado Mike Dean amonestó a Taarabt (22´), Mackie (62´), Ferdinand (90´), Diakité (90´) y Barton (93´) por el QPR y a Vermaelen (62´) y Song (65´) por el ArsenalGoles: 1-0 Taraabt (21´), 1-1 Walcott (36´), 2-1 Diakité (66´)

Seguir a @JosePortas


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas