Revista En Femenino

Democracia en las ondas de radio "Observatorios de Transgresión Feminista en Nicaragua"

Publicado el 19 febrero 2010 por Daniela @lasdiosas
La democracia radica en la participación de toda la gente, no solo de aquellos que ostentan poder político formal. Cuando un grupo de mujeres en Nicaragua sintió que sus voces no eran escuchadas, convirtieron las ondas radiales e Internet en Observatorios de Transgresión Feminista.


Malena de Montis (izquierda) y sus colegas de MAM dan testimonio de las elecciones del 5 de noviembre de 2006 en Nicaragua a través de Radio Petatera.


Observatorios
La mañana del 5 de noviembre de 2006 -día de elecciones- mujeres de toda Nicaragua se sentaron frente a los micrófonos de improvisadas emisoras de radio. El observatorio estaba por empezar. Con una transmisión en vivo y un webcast a lo largo del día y de la noche, hablaron entre ellas--y a través de Internet--le hablaron al mundo.
A medida que se reunían en plazas públicas y en mesas electorales de Managua, la ciudad capital, y de ciudades más pequeñas, las mujeres colectivamente dieron voz a una nueva y radical visión de su país. Dieron testimonio de sus experiencias con las leyes represivas y de sus esfuerzos por monitorear la integridad de la presentación de candidatos, la votación y el recuento de votos durante las elecciones. Hablaron sobre un ambiente más saludable, sobre beneficios sociales para todos y sobre la erradicación de la pobreza. Al hacerlo, "transgredieron" 20 años de statu quo de pragmatismo político en el cual los ciudadanos a los que se les permitía tener voz solo pedían un cambio incremental.
Sus voces fueron transmitidas en español e inglés por la costarricense Radio Internacional Feminista (FIRE) y su iniciativa Radio Petatera. El término "petatera" hace referencia a "petate", una estera mesoamericana de fibras tejidas que se usa para dormir. Al invocar el petate tejido, las mujeres equiparaban sus esfuerzos unidos con la confección de un tejido de sus propias voces--y de justicia social--en Nicaragua.
Un punto de quiebre
Silenciadas en su participación política durante casi dos décadas, el 5 de noviembre de 2006 representó un momento de crisis política para las nicaragüenses. Los derechos de las mujeres se habían ido erosionando en Nicaragua debido a la persistente inseguridad económica, la corrupción política, el régimen autoritario y la transformación de los alguna vez progresistas sandinistas en un movimiento conservador, liderado por Daniel Ortega.
La gota que rebalsó el vaso: una prohibición de 2005 del aborto terapéutico, que hizo que fuera ilegal poner fin a un embarazo aun cuando esté en peligro la vida de la madre. Esta prohibición dio vuelta una ley protectiva que había estado vigente por más de cien años.
La iniciativa Mujeres Premios Nobel, una organización de seis mujeres que recibieron el premio Nobel y trabajan juntas por la paz, dijo que la prohibición era una "maniobra política de último momento" y sostuvo que "cíclicamente, los derechos de las mujeres fueron cambiados por apoyo electoral y atracción de partidarios".
Dando testimonio
La idea de un observatorio está enraizada en la cultura y la historia política de América Latina, una tradición por la cual la gente habla de sus experiencias y de sus visiones del cambio. Los testimonios en sí mismos son un vehículo de participación política. Solidaridad y cambio pueden surgir después de que la gente tiene una oportunidad de hablar, y de ser escuchada.
Los observatorios refuerzan la acción local de las mujeres movilizando la solidaridad regional y la atención de los medios en cuestiones cruciales. El observatorio de 2006 en Nicaragua fue el primero. Desde entonces hubo dos más: mujeres que se movilizaron contra la represión de estado en Oaxaca, México, en abril de 2007 y mujeres que se movilizaron contra el Tratado de Libre Comercio de Centroamérica (CAFTA) en Costa Rica en septiembre de 2007. El observatorio se convirtió en una forma establecida y efectiva de respuesta política.
Cuando surge una crisis a nivel local, el llamado a la solidaridad se hace a través de la red de comunicaciones y se movilizan gente y recursos. La radio y las tecnologías de Internet permiten que quienes dan testimonio trasciendan las barreras de la geografía e involucren a los que no son locales como observadores virtuales, lo que construye solidaridad y aumenta el alcance y el número de los que testimonian.
La radio y, más recientemente, las tecnologías de Internet permiten que las observaciones sean transmitidas a lo largo de todo el país en tiempo real, lo cual brinda una amplia plataforma a voces que tradicionalmente están silenciadas en el proceso político. En Nicaragua, el observatorio resucitó un tiempo en la historia del país --la Revolución Sandinista de los 70--cuando las mujeres eran más activas y a veces eran comandantas militantes en la conformación de las agendas políticas y en la lucha por el cambio.
Nueva alianza, nuevas posibilidades
Las elecciones de noviembre de 2006 fueron las primeras en diez años en las cuales los partidos políticos opositores fueron reconocidos y se les permitió presentar candidatos. Un movimiento feminista autónomo (MAM) se había estado construyendo y formando durante más de una década y recientemente se había aliado con el Movimiento Revolucionario Sandinista (MRS), una alternativa de izquierda a los crecientemente conservadores sandinistas. El MRS estaba presentando numerosos candidatos en esta elección, incluyendo algunas mujeres que también estaban afiliadas a MAM.
Según Malena de Montis, una líder del MAM, "Por primera vez en nuestro país, las mujeres han establecido una nueva manera de hacer política. Están participando más y está emergiendo una nueva fuerza de mujeres jóvenes. Es muy importante. Está teniendo lugar un momento extraordinario en la historia de nuestro país".
A pesar de los esfuerzos de las mujeres, las elecciones de 2006 no fueron libres y justas. A la fecha, un año y medio después de que tuvieron lugar, los resultados finales oficiales no se conocen; solo hay resultados del 92% del total de los votos. Daniel Ortega sigue en el poder y la prohibición del aborto terapéutico aún está vigente.
En noviembre de 2008, habrá elecciones municipales en Nicaragua. Las mujeres tienen esperanzas y escepticismo a la vez de que estas elecciones reviertan las tendencias políticas que lenta y sistemáticamente han erosionado los derechos humanos.
Escuche la maratón de transmisión de Radio Petatera por Radio Internacional Feminista
Alejandra Bergemann y Lisa VeneKlasen de Just Associates, que ayudaron a facilitar observatorios, contribuyeron a este informe.


Fuente: IMOW


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Dossiers Paperblog