Revista PsicologĂ­a

DESARROLLO PERSONAL Y PROFESIONAL: 10 Herramientas para lograrlo 🏆

Por Psicmarissa @m_glover21
desarrollo personal y profesional

Mejorar nuestro desarrollo personal y profesional aumenta nuestro nivel de confianza y nos ayuda a lidiar mejor con el estrés.

¿Cómo te gustaría desarrollarte como persona?, ¿qué te gustaría lograr como profesional?

Existen una gran cantidad de estudios científicos que demuestran que trabajar en nuestro propio desarrollo, tiene un gran impacto en nuestra vida diaria.

Y es que, para trabajar de manera más eficaz y alcanzar objetivos, es importante aprender a integrar nuestro desarrollo personal con el profesional.

A continuación, te daré a conocer 10 herramientas clave que te ayudarán a integrar ambos en tu vida diaria. 

10 Herramientas para lograr el desarrollo personal y profesional

1.- Identifica tus valores personales

Para lograr el desarrollo personal y profesional es indispensable tener claro cuáles son nuestros valores personales.

A pesar de que existen muchos valores, como la honestidad, la integridad, el amor, la justicia, etc.

Cada persona le da más valor a unos que a otros y los pone en práctica en su vida diaria en diferente orden jerárquico.

Por eso es importante tener claro cuáles son esos valores que rigen nuestra vida y con los que tomamos nuestras propias decisiones.

Una vez teniéndolo claro, podemos evaluar cuáles de esos valores podemos poner en práctica como profesionales.

Por ejemplo, si entre ellos se encuentra el compromiso y la honestidad, podemos darnos cuenta de que manera aplicamos ambos valores en nuestro desempeño profesional.

Y por supuesto, poner énfasis en ellos ya que de estos dependerán las decisiones que tomemos como profesionales y como personas.

2.- Establece objetivos a corto plazo

Tanto para nuestro desarrollo personal como profesional, es necesario establecer ciertos objetivos que nos permitan estar en sintonía con aquello que deseamos lograr.

desarrollo-personal-profesional

Cuando establecemos objetivos a corto plazo tenemos la oportunidad de ir experimentando con mayor frecuencia pequeños logros que nos van a motivar a continuar y llegar a la meta final.

Y es que, si desde el principio nos proponemos metas a largo plazo y no nos vamos motivando en el camino, es más probable abandonar el objetivo.

Una recomendación importante es establecer pequeños objetivos a nivel personal y otros a nivel profesional que puedan ir de la mano.

3.- Planifica tu desarrollo

¿Tienes un plan ya establecido?, ¿hacia dónde te quieres dirigir?, ¿cuál sería el camino a seguir?

Cuando contamos con un plan estratégico de hacia dónde queremos llegar y que habilidades queremos desarrollar, lo mejor es establecer un plan.

Hacer una planificación nos puede incluso ayudar a ir apreciando con mayor facilidad los avances que vamos teniendo durante el proceso.

Cuando planificamos establecemos fechas específicas para determinadas actividades y nos permitirá tener un mayor control sobre nuestros objetivos.

Por ejemplo, podemos elaborar un plan de capacitación para cada año y proponernos una fecha determinada para completar algún módulo de la misma.

Podemos ser conscientes de las ocasiones en las que ponemos en práctica una determinada habilidad, etc.

 
4.- Busca y aprovecha nuevas oportunidades

Muchas veces, cuando nos encontramos preparados, las oportunidades llegan solas.

Sin embargo, en caso de que eso suceda (o no), también es necesario salir a buscar nuevas oportunidades para practicar los nuevos conocimientos y habilidades.

Aunque, no todas las oportunidades van a ser para nosotros, es bastante positivo atreverse a explorar para ir encontrando aquellas que mejor se ajusten a lo planeado.

Incluso, existen oportunidades que tomamos que puede que no se ajusten el plan inicial pero que nos lleven a conocer nuevos y mejores horizontes.

Lo importante es atreverse a buscarlas para obtener nuevas experiencias que nos permitan desarrollar las habilidades que deseamos.

desarrollo personal y profesional

5.- Haz del aprendizaje un hábito

Incorporar el aprendizaje en nuestra rutina diaria es clave para desarrollarnos como personas y profesionalmente.

Basta con comenzar a programar un periodo de tiempo, por muy corto que sea, para aprender cosas nuevas cada día.

Esto puede ir desde reorganizar los horarios de trabajo o proponernos dedicar un cierto tiempo a practicar una nueva habilidad o asistir a clases.

Así como también dedicar periodos breves de tiempo a escuchar alguna clase o podcast de un tema de nuestro interés.

Incorporar este hábito a nuestra rutina diaria resulta más sencillo si aquello que vamos aprendiendo es realmente de nuestro interés.

La finalidad es volver del aprendizaje continuo una parte importante en nuestra vida y sentir el deseo de seguir aprendiendo cosas nuevas.

6.- Cambia tu relación con el fracaso

Imagina que es la primera vez en tu vida que juegas un videojuego y en ese primer intento te pasas el juego completo. Sería algo sumamente extraño, ¿no?

Lo lógico sería perder vidas muchas veces y cada vez que perdieras una vida no te importaría en lo más mínimo cometer ese error.

No caerías en la desesperación ni te dirías a ti mismo(a) que eres un fracaso y que no vas a conseguir nada en la vida.

Cuando jugamos un videojuego y perdemos una vida, lo único que pensamos es “ahí hay un agujero, para la próxima lo voy a hacer mejor para no caerme”.

El enfoque que le das al juego es progresar con la práctica, no pasarte el juego a la primera y los errores son necesarios para seguir avanzando.

Cuando adoptas esta mentalidad donde cada fallo es una parte necesaria para tu desarrollo y crecimiento personal, tu cerebro cambia su relación con el fracaso.

Esto ocurre ya que deja de etiquetarlo como un peligro y por lo tanto no lo considera algo de lo que debe alejarse, aliviando tu miedo a fracasar.

Lograr que tu cerebro deje de huir o protegerse de los errores, elimina la parálisis, te motiva a la acción y multiplica tus posibilidades de éxito.

7.- Establece límites

Cuando organizamos de manera estratégica nuestro tiempo para conseguir nuestros objetivos personales y profesionales, es necesario poner límites.

desarrollo-personal-y-profesional

En muchas ocasiones vamos a ser interrumpidos por otras personas y podemos estar tentados a dejar a un lado las actividades del día por “cumplir” a los demás.

Es necesario respetar el tiempo que tenemos reservado para nuestro propio crecimiento personal y profesional.

Aprender a decir NO de manera asertiva nos va a ayudar a proteger nuestro valioso tiempo de aprendizaje.

Esto no quiere decir que estás dejando a un lado a las personas importantes para ti, simplemente estás respetando tu tiempo para lograr lo que deseas.

Evidentemente, tenemos que aprender también a ser flexibles y usar nuestro mejor juicio para saber identificar y atender cosas realmente urgentes.

8.- Manejar obstáculos y distracciones

Seguramente durante tu proceso te tendrás que enfrentar a diferentes obstáculos y distracciones que te pueden desviar del camino.

Cuando logramos identificar cada uno de esos obstáculos y distractores, podemos comenzar a pensar en soluciones para cada uno de ellos.

Y es que a veces no tenemos claro que es lo que nos está quitando tanto tiempo y que es lo que nos está dificultando tomar acción.

Así que presta atención a todo aquello que vas haciendo en tu día a día e identifica qué es lo que te está impidiendo o dificultando avanzar.

Por ejemplo, puede ser que no te encuentres a gusto en tu lugar de trabajo, la falta de organización, no poner límites a los demás, etc.

Incluso, una de tus barreras pueden ser tus propios pensamientos y creencias irracionales acerca de una determinada situación.

Una vez que los hayas identificado, trata de buscar soluciones a cada uno de ellos y comienza a ponerlas en práctica.

9.- Practica el autocuidado

desarrollo personal

En ocasiones, nos enfocamos tanto en desarrollarnos personal y profesionalmente que nos olvidamos de lo más importante que somos nosotros mismos.

Y es que precisamente para lograr tener un buen crecimiento personal y profesional, es indispensable cuidarnos.

Para saber si estamos cuidando bien de nosotros mismos, podemos hacernos preguntas como las siguientes:

“¿Qué hago para cuidar de mi salud física y mental?”, “¿lo hago de manera continua?”, “¿cómo me siento física y emocionalmente?”

Es importante ser conscientes de cómo nos estamos sintiendo y asegurarnos de que realmente estamos cuidando de nosotros mismos.

10.- Presta atención al momento presente

Enfocar nuestra mente y cuerpo en el momento presente, sin duda puede ayudarnos a mejorar nuestro bienestar mental.

Hay que tener en cuenta que todo el día pasan por nuestra mente diferentes tipos de pensamientos.

Estos pensamientos pueden estar relacionados con el pasado, presente y futuro.

Mientras más pensamientos tengamos relacionados con el pasado o futuro, más nos alejamos de la realidad y dejamos de disfrutar el presente.

Por lo que es importante recordar, cada vez que nuestra mente se quiera ir hacia otro lado, que tenemos que volver a prestar atención al aquí y ahora.

Con esto lograremos serenar la mente y dejar de preocuparnos tanto por cosas que no han ocurrido o lamentarnos por cosas que ocurrieron anteriormente.

Una buena manera para ayudarnos a llevarlo a cabo es por medio de la práctica de la meditación o mindfulness.

Espero que esta información te haya sido de utilidad y que puedas poner en práctica algunos de los consejos descritos anteriormente en tu vida cotidiana para mejorar tu desarrollo personal y profesional.

➤➤➤No dudes en compartir este post y con ello contribuir a la creación de nuevo contenido 😉 ¡Hasta la próxima!



Volver a la Portada de Logo Paperblog