Revista Opinión

Desayunos con oración y sin diamantes

Publicado el 15 enero 2010 por Ciberculturalia
Desayunos con oración y sin diamantesMe han contado que la última son los "Desayunos de oración". Barack Obama, marcando tendecias. Zapatero, arrebatado, las sigue.
Sí. así es. Mis contactos, recientemente contactados, me han dicho que ahora la última moda son los desayunos de oración. Que ya no se llevan el tipo de desayunos con diamantes de antaño. Eso cayó en desuso.
Hay muchos tipos. Depende del ámbito, también llamada extensión, se podría hablar desde desayunos caseros, de trabajo, hasta nacionales o ya transnacionales. Ah! pero todos "de oración"
En estos desayunos, el motivo no es el comer el típico churro frío y grasiento o la típica barrita tostadica y rociada con aceite de oliva, lo cual se da por supuesto. y también por supuesto se come. No. Lo esencial, lo realmente trascendete, es aunar voluntades para elevar las manos al altísimo (me han dicho que cada uno puede elegir el suyo) y cantar las alabanzas en modo oración.
Que guay del paraguay!!!
Unas veces se ora, en este caso ora va sin "h", por unas cosas y otras por otras. Aclarado este importante punto, hay que seguir aclarando que no debe ser lo mismo orar en un precioso y limpio pueblo alemán sito en la Selva Negra, pongo por caso, que en una cálida, calurosa y caliente aldea de Sudán. Allá se ora, con bufandas de cachemir y manguitos de castor. En el otro allá sudanés, se ora por pillar la migaja de mendrugo que el jefe de la aldea (me han dicho que allí no hay Consistorio) reparte semanalmente. Sí, oran. Oran mucho.
Pero los desayunos de oración de moda, los verdaderamente señeros, los que son el puturrudefoie de los desayunos de oración son los desayunos transnacionales. El VIP de los desayunos de oración.
Me han contado mis contactos contactados que el desayuno es de tal calidad que muchos lo confunden con la típica merienda-cena.
Desayunos con oración y sin diamantes
Sí, me cuentan que terminada la primera tanda de la parte gastronómica, se inicia el desayuno oracional y entonces todos a una, como ovejuna, elevan las manos al altísimo (se acuerdan que cada uno puede elegir el suyo) y cantan las alabanzas en modo oración. Mientras esto hacen, van viendo en grandes pantallas las noticias más importantes del Planeta, por supuesto, sentados en cómodas chaise-longue, mientras hacen sus nutridos comentarios.
No saben cuanto oran. Se ora al ver a los banqueros en sus flamantes yates. Se ora viendo el deshielo de los árticos y antárticos. Se ora al oler el humo de la amazonía. Se ora cuando ven los terremotos, los sunamis... Se ora viendo a los millones de vulgos buscando empleo. Se ora cuando ven a los niños buscando migajas entre las basuras. De vez en cuando tienen que parar la moviola para que puedan tomar aire y poder seguir orando.
Es tal esfuerzo el que hacen orando que les tienen que ofrecer la segunda parte del desayuno gastronómico, aún más copioso y más abundante. Es la parte final de los "Desayunos transnacionales de oración".
Después de tanto orar y orar, se sienten muy satisfechos de cómo atienden y gestionan las cosas del mundo.
Sí. Estos desayunos transnacionales son los auténticamente importantes.
Ellos oran, oran y oran. Y porque ellos oran, oran, y oran... nosotros estamos (ll)orando, (ll)orando, (ll)orando.
Por Obama y por Zapatero... Salud!

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revistas