Revista Viajes

Desconectar!! …un sencillo paseo cerca de Madrid

Por Qnatur
Deje un comentario

El bosque de la Herrería, en Madrid, situado a escasos 57 kilómetros de la capital nos sumerge en uno de los mejores melojares de la sierra, entre cuyos árboles emergen de la tierra impresionantes berrocales graníticos que hacen del conjunto un paisaje evocador. Se trata de un espacio protegido bajo las figuras de Red Natura 2000 y Paisaje Pintoresco.

la herreria 1
A la entrada del bosque, en la M505, se encuentra la pequeña ermita de Nuestra Sra. de la Herrería, en donde podemos dejar el coche y aprovisionarnos de agua. Hacía arriba salen varios senderos que acaban por confluir en la misma pista asfaltada, podemos coger cualquiera, pero recomendamos el que sale en la parte mas apartada de la ermita y de la carretera, que inicia la cuesta hacia las Machotas junto al muro de la finca El Castañar.

Uno de los puntos que no hay que perderse es la Silla de Felipe II, un excelente mirador desde donde se contempla el bosque de la Herrería, el Monasterio de El Escorial y las laderas que ascienden hasta las Machotas y el Abantos. Se encuentra al final de la carretera asfaltada. Desde esta silla, tallada en la roca, es desde donde Felipe II contemplaba la construcción del Monasterio, que duró 22 años. Antes de subir a la roca hay unos espectaculares arces de Montpelier, un árbol típico del mediterráneo, que en otoño se torna de un rojo intenso.

la herreria 2
Desde aquí se puede continuar la pista asfaltada, ya sin coches, que es hasta donde llevan los senderos que suben desde la ermita. Por el camino se pueden ver una gran diversidad de árboles y arbustos: roble melojo, castaño, tilo, avellano, enebro, árce de Montpelier, fresno, endrinos, majuelo, jaras, escoba negra, frangula…Hay varios paneles informativos que nos ayudarán a identificarlos.

Es un ambiente eminentemente boscoso, muy bueno para disfrutar de la observación de aves forestales. Con un poco de atención descubriremos especies muy interesantes, como el pico menor o el halcón abejero, pero hay muchas otras, algunas muy descaradas, como el trepador azul o el pinzón vulgar, que no dudan en acercarse a las mesas de picnic y papeleras en busca de alimento.

IMG_7686

Es un espacio natural idóneo para visitar en otoño por el color del bosque o en verano por su frescor, también ofrece posibilidades para sencillas caminatas o paseos más montaraces hacia las Machotas o el Abantos.

Merece la pena incluir este paseo en cualquier visita a Madrid. Se puede llegar en tren y autobús, tienes toda la información en la sección de rutas de la Guía del Parque.

Desconecta!! descansa!!

También te puede interesar ...

Bosques en otoño: la otoñada Parque Natural del Barranco del Río Dulce La Sierra de Guadarrama desde el sur
Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn
WordPress
Email
Print
Compartir

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista