Revista Viajes

Descubriendo la historia detrás del Titanic

Por Traveler2be @traveler_2be
Descubriendo la historia detrás del Titanic

Una de las cosas que no se pueden dejar sin hacer cuando se visita Belfast es ir al Titanic Belfast Experience. No es sólo para los amantes de todo lo que rodea al Titanic, aunque cabe decir que no tiene nada que ver con la película que Hollywood nos vendió hace ya muchos años con Leonardo DiCaprio de protagonista.

El RMS Titanic fue un transatlántico británico, el mayor barco del mundo en el momento de su botadura, que se hundió en la noche del 14 al 15 de abril de 1912 durante su viaje inaugural desde Southampton a Nueva York. 1514 personas, de las 2223 que iban a bordo murieron aquella trágica noche, lo que lo convierte en uno de los mayores naufragios de la historia ocurrido en tiempo de paz. Fue construido entre 1909 y 1912 por el astillero de Belfast Harland and Wolf y era el segundo de los transatlánticos que formaban la clase Olympic, que era propiedad de la naviera White Star Line.

El Titanic Belfast Experience no es un parque de atracciones, es un museo dedicado al Titanic, un museo donde se pueden observar partes de su construcción, con una reconstrucción de los pasos que eran necesarios para construir el barco, así como también una explicación de la situación socio-económica de Belfast en aquella época y de cómo un naviero Norirlandés construyó el mayor barco del mundo.

Cuando uno va pasando por las diferentes salas de exposición se pueden ir observando partes de la historia, una historia reciente, una historia de tragedia, pero que también mostraba el poderío constructor de Belfast en la década de 1910, porque aunque la mayor parte de la población fuera pobre y pasara hambre, en el astillero construyeron un buque transatlántico que era el mayor de todo el Mundo.

Si cuadra una de las salas donde uno más incómodo se sentía por el peso de la historia era una de las últimas salas. En ella se podían ver a todos los muertos, los nombres de las 1514 personas que fallecieron aquella noche y las nacionalidades de cada uno, ya que no sólo había Irlandeses, Ingleses o Alemanes, sino también Cubanos, Españoles,... personas de muchas y muy diferentes nacionalidades viajaban en aquel buque.

Finalizando la visita se podía observar en una sala con proyector y pantalla de cristal en el suelo, lo que hacía que pareciera que estábamos debajo del agua, las operaciones que llevaron a cabo para rescatar los restos del Titanic.

Obviamente también guardaron un espacio para las referencias de Hollywood, pero como ya dijimos, la historia que se muestra en el Titanic Belfast Experience poco tiene que ver con las referencias cinematográficas que hemos conocido hasta ahora.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista