Revista Atletismo

Desmitificando el maratón

Por Xavi @xavilluch
Con este título se puede pensar: “Qué tío más fantasma!!! Corre un maratón y ya se cree en el derecho de opinar”…nada más lejos de mi intención. Creo que haber corrido una maratón es una de las experiencias más bonitas que he tenido, difícilmente lloro de alegría, y al cruzar la meta no pude contener las lágrimas. Por esto, quiero animar a [email protected] [email protected] que nunca se han atrevido, a que lo hagan…no es tan fiero el león como lo pintan. Eso sí haciendo las cosas bien y teniendo en cuenta tres pilares básicos:
  • Una buena preparación (cuando tenga tiempo reuniré en una etiqueta todos los entrenamientos que he hecho) incluyendo carreras para probar el ritmo a llevar. En mi caso no he hecho ningún largo de más de 25km y sólo entrené por encima de las 2 horas un par de veces, siguiendo los consejos de muchos de vosotros. Pero en este tema muchas opiniones, yo me quedo con la de que tenemos en las piernas un número de kms y cuantos más hagamos en entrenamientos no productivos, antes se nos terminará la posibilidad de correr a un cierto nivel, por lo que es importante no llegar pasado de kms y hacer bastantes sesiones de fuerza para cuádriceps y gemelos, principalmente, ya sean pesas, circuitos, gomas o elíptica.
  • Llevar un ritmo asequible para nuestras posibilidades, debutar y pasarse de ritmo no es una buena experiencia, conozco bastantes casos…es mejor ir más lento y poder acabar con buenas sensaciones, a ser posible de menos a más, los últimos kms son impresionantes, os lo aseguro. Probablemente podría haber hecho unos cuantos minutos menos, pero no lo cambio por haber llegado entero y haber podido disfrutar de todas las sensaciones de la línea de meta.
  • Usar la cabeza para conseguirlo, por ejemplo, cosas que no se deben hacer: cascarse tres horas entrenando, hacer una media a tope la semana de antes, hacer tres días antes las series a tope porque me he picao con otro…

El hombre del mazo puede aparecer, pero principalmente por: mala preparación (por exceso, por defecto o por falta de entrenamiento de fuerza en las piernas), llevar un ritmo por encima de nuestras posibilidades, deshidratación o no haberse alimentado bien durante la carrera...también es posible que aparezca por otras causas, pero ya es más raro. Yo no lo conocí y espero no conocerlo nunca!!! ;)
En resumen, si ya haces carreras habitualmente, has hecho alguna media…en 3 ó 4 meses te puedes preparar un maratón, tan sólo le tienes que dedicar un poco más de tiempo.
Si lo he hecho yo, tú también puedes, te aseguro que la gente que me conoce mucho tiempo no se creía que fuera capaz de hacerlo…
Cabeza y un par!!!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas