Revista Cine

Detention review

Por Terrorweekend
Detention review
Título original: Detention
Año: 2011
Duración: 93 min.
País: Estados Unidos
Director: Joseph Kahn
Guión: Mark Palermo
Música: Brain Mantia, Melissa Reese
Fotografía: Christopher Probst
Reparto: Shanley Caswell, Josh Hutcherson, Dane Cook, Spencer Locke, Parker Bagley
Mamá, ¿hasta cuándo querrás mi cuerpo?
Esta propuesta de Joseph Kahn es sumamente interesante. Él afirma por activa y por pasiva que es una película hecha sobre adolescentes, para adolescentes. A poco que la visionemos le daremos la razón, pero eso no quiere decir que sólo sea recomendable para ese tipo de público, al contrario, es muy de agradecer que de vez en cuando entre un soplo de aire fresco que nos haga preguntar, ¿qué narices ha sido eso? Sin duda os sorprenderá y os quedaréis un poco aturdidos por el aluvión de información que os llegará de golpe. En ello influye la formación del director, por cierto, próximo ya a la cuarentena, y que no es otra que la del mundo de la publicidad y la realización de video clips. Se nota enormemente esa cualidad, sobre todo en el ritmo frenético que utiliza. Otro detalle a destacar es que se apoya constantemente de rotulación en pantalla, como si en realidad todo el film fuera un anuncio. Le sirve tanto para indicarnos años y otro tipo de datos, como para algo tan llamativo como el significado de las letras que componen la palabra “BITCH”, y que no es exactamente el que estáis pensando.
Pero claro, todo tiene sus pros y sus contras. Ese ritmo frenético, que en principio puede parecer una cualidad, se transforma a medida que avanza la película en algo negativo, ya que cuesta seguir toda la trama, que dicho sea de paso, no tiene nada de simple. No obstante si estáis avisados, como ahora, no os pillará de sorpresa. A ello contribuimos nosotros desde TerrorWekeend, para que tengáis una idea aproximada del producto que vais a consumir.
Bueno, pasada esta pequeña cuña publicitaria, volvamos a centrarnos en esta obra. Cuando fue estrenada causó un pequeño revuelo, ya que se proyectó en festivales de temática más bien sangrienta y terrorífica. ¿Quiere decir esto que no es una cinta de terror? Desde luego tiene todos los ingredientes para serlo: asesino en serie bastante cabroncete, adolescentes chillonas desmembradas sin miramiento alguno, jóvenes machotes con cerebro, y algo más, de mosca, flashbacks continuos, etcétera. Lo que asombró fue la manera de explicar todo esto. En Detention, se consigue un producto muy coherente con un ritmo que en muy pocas ocasiones decae. Solamente un último apunte a vuelapluma antes de seguir, hay que consumirla rápidamente. La velocidad tiene eso, en todos los sentidos.
Riley Jones es una adolescente que cae un poco en desgracia. Todo le sale mal y para colmo, al estar lesionada en una pierna, le dan el papel de animadora, con un disfraz de oso, del equipo de fútbol americano del instituto. Eso provoca la hilaridad de todos sus compañeros. Para acabarlo de rematar un personaje un tanto extraño, que parece salido de un slasher, la asedia. La solución a sus problemas veremos que no está aquí.
Película un tanto especial que reúne a la vez cosas positivas, como otras negativas, sin que estas últimas dañen excesivamente el producto final. El guión es muy correcto y está muy bien trabajado, pero da la impresión que se queda como encorsetado dentro de la vorágine de imágenes e ideas que salen de la pantalla. Las interpretaciones son muy buenas, Shanley Caswell está fantástica en el papel de Riley, así como Josh Hutcherson que interpreta a Clapton Davis, muy sobrio. Caso aparte es Parker Bagley que en su papel de Billy Nolan ofrece el estereotipo de chico americano joven, fuerte y sano, aunque descubrimos más adelante y con alguna que otra carcajada, que de lo mencionado anteriormente nada de nada. Un tema a destacar es la música. Seguro que estaréis pensando que al ser una peli de adolescentes la banda sonora estará dirigida a ese público, en parte es así. ¿Pero qué pasa si vamos tirando hacia atrás en el tiempo?, pues eso, que nos vamos encontrando con clásicos, que al escucharlos de nuevo nos provocaran alguna que otra sonrisa. La fotografía es correcta y los efectos especiales son resultones sin ser espectaculares.
Creo que ya está todo dicho. Es un film para pasárselo en grande y que trasciende un poco el género de terror, hasta llegar, en mi opinión, a otro tipo de públicos. No sé si esa era la idea original. Quizás si se hubiera orientado más a una comedia hubiera sido un fracaso. Tiene el punto justo de mala leche que le proporciona la trama terrorífica que está presente, sin estar en primer plano, durante toda su duración.
Firma: Josep M. Luzán.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas