Revista Viajes

Día 2: Dublín

Por Glo @GloRibas

Día 2: Dublín

Trinity College - Glo Ribas - Irlanda 2017


Domingo, 30 de julio del 2017
Durante todo el día nos dedicamos a visitar y conocer un poco más la ciudad de Dublín.
Después de haber descansado del trajín del día anterior, y haber visitado parte de la ciudad tal y como os contamos en el post anterior, nos levantamos con las pilas bien cargadas para recorrer de arriba a bajo la ciudad.
El Trinity College, Merrion Square, la fábrica de la Guinness y Pheonix Park fueron algunos de los escenarios principales que recorreríamos durante este día por la capital de Irlanda.
¡Ven a descubrir con nosotros todo lo que nos quedaba por ver de esta maravillosa ciudad!
Nos despertamos algo asustados por un gran ruido en la habitación. Cuando me centré, saqué la cabeza de la litera y me encontré con un compi de habitación roncando como un cosaco. Imaginaros como como era el ruido que con los tapones puestos lo escuchábamos en Dolby Surround.
Como que nos desvelamos, fuimos a ducharnos, cogimos todo lo necesario para pasar el día y nos fuimos a desayunar. En el sótano del hostel había el comedor y la cocina donde los responsables del hostel ofrecían cereales, tostadas, embutidos, zumos, café... básico pero ideal para empezar el día.
Empezamos la ruta por Dublín dirigiéndonos hacia el Trinity College. Una vez en el recinto universitario fuimos directamente a hacer cola para poder acceder a la Old Library. Al llegar aún estaba cerrado pero ya había gente esperando, así que sin pensárnoslo nos pusimos también a hacer fila antes de que se uniera más gente.
La Old Library abre a las 9:30h, nosotros llegamos a las 9h, y cuando abren dejan entrar en turnos para no colapsar la entrada. Hay dos mostradores, uno para pagar en efectivo y otro para pagar con tarjeta y para las entradas compradas por internet.  La entrada son 13€ por persona y puedes visitar la exposición dedicada al Book of Kells, en la planta baja, y la Long Room.
La Old Library fue construida entre 1712 y 1732 por el arquitecto Thomas Buegh y en ella se guarda un ejemplar de cada uno de los libros publicados en Irlanda y Reino Unido. En la planta baja encontramos la exposición dedicada al Libro de Kells, manuscrito ilustrado con los Evangelios datado en el 800 dC. Además del Libro de Kells, en la exposición, también podemos ver otros ejemplos de manuscritos miniados. Para los fans del Book of Kells, no vayáis con la expectativa de ver la edición completa, sino que veréis la reproducción de dos de sus folios. ¡Por cierto!¡No se pueden hacer fotos en esta zona!
Subiendo las escaleras, que se encuentran al final del circuito museístico, se accede a la Long Room. Cruzar el umbral de la puerta de entrada es como entrar al paraíso de las bibliotecas. Una sala de 65m, con techo abovedado, y dos plantas repletas de antiguas ediciones de libros se presentan delante del viajero. En el centro de la sala encontramos una vitrina con el Arpa de Brian Ború datada del 1400 y la que sirvió como modelo del símbolo del país.

Día 2: Dublín

Detalle de los dos pisos de la Long Room

Día 2: Dublín

Vista general de la sala

Día 2: Dublín

Arpa de Brian Ború

Tanto si os gustan como si no son vuestro fuerte las bibliotecas, os recomendamos encarecidamente que visitéis la Old Library porque es una auténtica maravilla.
Tras realizar la visita de la  Old Library fuimos a dar una vuelta por el campus del Trinity College, la universidad más prestigiosa de Irlanda. La educación universitaria en un pasado era un privilegio para una minoría de la sociedad. Este College fue fundado por Isabel I en 1592, en unos terrenos pertenecientes a un priorato de orden agustina, para evitar la fuga de cerebros protestantes hacia el continente y transformar sus creencias religiosas. La gran mayoría de los edificios que encontramos en el campus son de estilo georgiano y datados entre los siglos XVIII y XIX.
Ya sabéis, a mi me encanta visitar universidades y si además son de la notoriedad de ésta, es un verdadero lujo pasear por las zonas donde lo hicieron en un pasado personajes tan ilustres como Oscar Wilde o Jonathan Swift.

Día 2: Dublín

Trinity College

Nuestro paseo continuó hacia Merrion Square. Frente a esta bonita plaza, en la acera opuesta donde se encuentra la escultura del escritor Oscar Wilde, nos encontramos, sin buscarlo, con la casa donde vivió Oscar Wilde entre 1855 y 1878.

Día 2: Dublín

Casa donde vivió Oscar Wilde

Día 2: Dublín

Escultura de Oscar Wilde en la entrada del extremo noroeste de Merrion Square.

Merrion Square esta considerada como una de las plazas más elegantes de la ciudad. Está rodeada en sus 4 laterales por preciosas casa georgianas con puertas de diferentes colores. Personalmente me gustó mucho más St Stephen's Green que Merrion Square, imagino porque es más grande y con espacios más grandes para poder realizar actividades al aire libre.

Día 2: Dublín

Merrion Square

Día 2: Dublín

Una de las casas georgianas que rodean la plaza.

Llegamos de nuevo al final de Grafton Street y visitamos el inmenso y precioso centro comercial que hay justo enfrente de St. Stephen Green. Es un centro comercial construido con el estilo que se llama popularmente arquitectura de piel y hueso ya que sus materiales de construcción son el hierro (simbolizarían los huesos) y el vidrio (que simbolizaría la piel). Su nombre es St Stephen Green Shopping Center y os invitamos a todos a que entréis y veáis su precioso interior.

Día 2: Dublín

St Stephen Green Shopping Center

Seguidamente pusimos rubo a ver las dos catedrales que hay en la ciudad. La primera a la que fuimos fue Christ Church Cathedral de la cual vimos su exterior. Al llegar nos encontramos un cartelito en la puerta en el que decía que no se podía visitar porque estaban celebrando misa. El precio de la entrada al templo es de unos 6€  y nosotros decidimos sentarnos en uno delos rincones que hay en el jardín previo para admirarla.
La catedral se fundo en el año 1030 y se reconstruyó en el 1172 por iniciativa del señor de Pembroke, de origen anglo-normando, cuando invadió la isla en 1170. Esta catedral es la de rito católico.

Día 2: Dublín

Christ Church Cathedral

A continuación nos dirigimos hacia St Patrick Cathedral. Esta catedral, de rito protestante, es la iglesia más grande de Irlanda y fue construida entre 1191 y 1270. Se construyó sobre una iglesia del siglo V donde se dice que San Patricio bautizaba a los jefes celtas, por este motivo este lugar pasó a considerarse terreno sagrado.
Al llegar a la catedral también se encontraba cerrada porque también daban misa. En este caso decidimos visitar su interior ya que se considera la catedral protestante más grande y por informaciones que habíamos leído creíamos que nos iba a gustar más. Para hacer tiempo nos sentamos en uno de los bancos que hay en St. Patrick Park leyendo un poquito la guía y haciendo 4 fotos.

Día 2: Dublín

En St Patrick Park y... efectivamente ¡empezó a llover!

Visitar la catedral tiene un coste de unos 6 euros y tan sólo entrar te ofrecen un folleto en diferentes idiomas con toda la explicación de la catedral. Como detalle, en ella hay enterrado el escritor Jonathan Swift, creador el fantástico libro Los viajes de Gullivert y en una vitrina próxima a su tumba se pueden ver diversos objetos del escritor

Día 2: Dublín

Nave central

Día 2: Dublín

Capilla

Día 2: Dublín

Detalle de las diferentes banderas que se encuentran colgadas en el edificio

Día 2: Dublín

Busto de Jonathan Swifth

Después de la visita llegó la hora de comer. Aprovechamos que había parado de llover un poco para ir a un pub a comer alguna cosa. La oferta que hay en los pubs para comer es muy buena ya que tanto podréis encontrar bocadillos como platos más tradicionales y elaborados. Nosotros optamos esta vez para probar un plato más bien tradicional como era un estofado de ternera con verduritas, puré de patatas y una buena pinta de cerveza. El precio entre los dos fueron unos 25,50€.
Día 2: Dublín

Después de comer salimos casi rondando del pub porque ¡madre mía! ¡qué llenos quedamos! y pusimos rumbo a la Fábrica de cerveza Guinness.  Esta antigua fábrica se ha reinventado como museo dedicado al proceso de creación de esta cerveza y todo lo que está relacionado con ella. La entrada vale 20€ y simplemente es espectacular. Es un  museo muy dinámico y muy didáctico (aunque no tenga ni pajolera idea de inglés). Además, al final de la visita, puedes degustar una pinta de Guinness disfrutando de unas vistas 360º de Dublín.

Día 2: Dublín

Fabrica Guinness

Día 2: Dublín

Área donde explican el tostado de la cebada

Día 2: Dublín

Resumen de la creación de la cerveza

Día 2: Dublín

1 millón de burbujas hay en una pinta

Día 2: Dublín

Proceso de distribución

Día 2: Dublín

Zona dedicada a la publicidad

Día 2: Dublín

¡Sláinte!

Salimos un pelín contentos de la Guinness, ¡para que nos vamos a engañar! Así que buscamos un supermercado para comprar unas galletas para que hicieran un pelín de cojín en nuestro estómago.
A continuación nos dirigimos a Phoenix Park, uno de los parques urbanos más grande del mundo con 709 Ha, para ver si podíamos ver ciervos.
Como que íbamos un pelín pillados de tiempo, ya que por la noche quedamos para cenar con la excompañera de piso de David de cuando estuvo viviendo en Irlanda, decidimos que lo mejor para recorrer el parque sería alquilar una bicicleta.
En la entrada del parque hay una caseta donde alquilan bicis a 5 € la hora. Preguntamos y nos dijeron que teniamos 45 minutos para devolverlas ya que cerraban. Así que nos pusimos los chalecos y nos montamos en las mountain bikes y a pedalear. Por desgracia nuestra no vimos ni a un ciervo y llegamos hasta una gran cruz que hay en el centro del parque que señala el sitio exacto donde Juan Pablo II rezó delante de 1,25 millones de personas en 1979.

Día 2: Dublín

Cruz papal en Phoenix Park

Como que teníamos pensado volver a Dublín el último día del viaje para devolver el coche, pensamos que si nos daba tiempo pasaríamos en coche por el Phoenix Park en busca de los ciervos.
Para volver al centro cogimos el bus que nos dejó en la puerta del hostel. Nos pegamos una ducha rápida, nos arreglamos y nos fuimos hacia la Spire, lugar donde quedamos con Majella.
Después del encuentro fuimos a cenar a un restaurante italiano muy cerca de O'Connell Street. Fue un verdadero placer poder conocerla, ya que David me había hablado mucho de ella, y poder charlar de todo un poco.
Una vez cenamos nos fuimos directos al hostel a preparar las cosas del día siguiente (intentando no hacer ruido ya que un nuevo compi de habitación ya estaba acostado). Nos tocaba empezar la jornada muy temprano porque teníamos que ir a las afueras de Dublín a recoger nuestro coche de alquiler y empezar la ruta por el país.

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista