Revista Libros

Días de Navidad - Jeanette Winterson

Publicado el 24 diciembre 2018 por Rusta @RustaDevoradora

Días de Navidad - Jeanette WintersonEdición: Lumen, 2018 (trad. Miguel Temprano García)Páginas: 320ISBN: 9788426404466Precio: 22,90 € (e-book: 8,99 €)
Hacía tiempo que me apetecía leer cuentos de Navidad que no fueran los clásicos del siglo XIX, sino propuestas más actuales. He tenido la suerte de que Jeanette Winterson (Manchester, 1959), una de las escritoras que más admiro –haced el favor de leer La pasión (1987), Escrito en el cuerpo (1992) y La niña del faro (2004), por ejemplo–, sea una entusiasta de estas fiestas. A Winterson la adoptó un matrimonio evangélico que la educó para ser misionera y renegó de ella cuando, a los dieciséis años, se enamoró de una chica. No tuvo una infancia al uso, pero por eso mismo esta celebración es un recuerdo especial para ella: era uno de los pocos momentos en que su madre estaba contenta. Días de Navidad (2016) recoge doce relatos que ha escrito a lo largo de los años durante estas fechas, acompañados de recetas (placer doble: lectura y comida) y reflexiones amenas de esas que nos hacemos cuando llega la hora de hacer balance.El «cuento de Navidad» constituye un género en sí mismo, con su pizca de magia, de ensoñación, de creer en los milagros. Sus motivos recurrentes: el muñeco de nieve, los niños huérfanos, las casas encantadas, los cuentos de hadas, la redención. Winterson, que desde sus comienzos se ha nutrido de la tradición oral –su debut, Fruta prohibida (1985), alterna la historia principal con una fábula de tintes medievales–, conjuga en estos textos la herencia de las narraciones decimonónicas con la mirada, tan punzante como sarcástica, del siglo XXI. Magia, sí, pero además consumismo, pantallas, grandes almacenes y comilonas. Algunos parecen suspendidos en el tiempo, homenajes que van del género gótico de «Navidad siniestra», «La segunda mejor cama» y «La novia de muérdago» (este último digno de Angela Carter) a la inocencia de la fábula en «La Mami de Nieve» o «La Rana de Plata», pasando por una aproximación (personalísima y simpática) al relato bíblico en «El león, el unicornio y yo».Otros, en cambio, están impregnados del aire de nuestro tiempo, como «El espíritu de Navidad», el primero de la compilación, una suerte de vuelta de tuerca al clásico de Dickens: en lugar de comprar, de recibir regalos, de sumarse al exceso, se invita a los personajes a desprenderse de lo superfluo, porque lo que nos define, lo que define nuestra era, es lo que tenemos de más, y no solo en el sentido material: también nos sobran los miedos… y ahí está la genialidad de Winterson para convertir este tema en un hermoso cuento. En varios cuentos, de hecho, porque el miedo a afrontar lo que tememos es un planteamiento habitual en este libro. En general, la autora escribe en un registro más amable de lo que acostumbra –abundan, cómo no, mensajes de amor, reconciliación, esperanza, ilusión–, pero sin ñoñerías ni cursilería. Y, lo más importante, con humor. Ella misma dice que se sienta al teclado para jugar, y vaya si se nota.Winterson se divierte y nos divierte; así se podrían resumir estos Días de Navidad. Sin renunciar a la creatividad, a la imaginería, a la plasticidad del lenguaje, a la emoción. Hasta para contar recetas tiene gracia. Winterson es una de esas autoras que trabajan el estilo, una artista de la forma. Se nota en cada palabra que escribe, en los cuentos, pero todavía más en los comentarios que los acompañan. Con las recetas comparte recuerdos: las comidas en compañía son una parte fundamental de la Navidad, y a ella no le faltan amigos. Esta no será, tal vez, una de sus obras más ambiciosas, pero, paradójicamente, es una de las más personales, por cuanto no lees solo el fruto de su oficio como narradora –las ficciones– sino un pedazo de su intimidad, de su manera de vivir la Navidad. Como en sus (extraordinarias) memorias, ¿Por qué ser feliz cuando puedes ser normal? (2011) –por favor, leedlas también–, se abre al lector sin recrearse en el dolor, sin autocompasión. Suena natural y sin complejos, como una voz amiga.

Días de Navidad - Jeanette Winterson

Jeanette Winterson

¿Por qué leer Días de Navidad? Por el encanto de la magia. Por el misterio. Por el humor. Por el amor. Por los recuerdos. Por la esperanza. Por la riqueza de géneros. Por tomarse un respiro entre otras lecturas. Por el humor (sí, lo repito). Porque es Navidad. Porque es Jeanette Winterson. Este es uno de esos libros que te reconcilian con la vida. No quiero incentivar (más) el consumismo, pero me parece el regalo perfecto para una persona querida o, por qué no, para uno mismo. Además, la encuadernación en tapa dura y las ilustraciones lo hacen aún más bonito (ay, he escrito «bonito»; lo siento, es Navidad).***Con esta entrada aprovecho para desearos felices fiestas. Por mi parte, no publicaré más reseñas hasta el año que viene, pero os espero el día 31 con mi lista de mejores lecturas de 2018 (y ya os adelanto que habrá sorpresas). ¡Feliz Navidad!

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista