Revista Cine

Diccionario Niño-Mundo (I edición)

Por Cartas A 1985 @AntonCruces

Estimado Capitán:

Los niños humanos tienen su ritmo de aprendizaje. Ninguno es igual al otro así que no se debe comparar a un hijo con el del vecino, a no ser que haya un parecido razonable, pero ese es otro tema. Dice la leyenda que los niños son un poco más lentos que las niñas y que los mellizos- que viven en su propio y selecto parque temático de comunicación propia- también van a su bola. Poco a poco van diciendo palabras e incluso empiezan a formar sus primeras y rudimentarias frases.

Algunas de ellas son clásicos que ya hace tiempo dominan. En la cabeza del ranking están las palabras papá y mamá y no por ese orden. La realidad es que solo utilizan la palabra papá cuando mamá no les hace caso, pero eso pertenece al mundo de la estrategia y la táctica que veremos en otro post. Y es que los niños son grandes estrategas que parece han leído cien veces "El arte de la caca". En este ranking de palabras primerizas también aparece ese bisílabo, caca,que ellos pronuncian con tilde en la última "á": cacá. Al principio, cuando empezaron a pronunciarla pensaba que iban a recitar la alineación del Madrid del 2010.

La más repetida, unas 527 veces al día cada uno, es Aba que a pesar del parecido nada tiene que ver con el grupo sueco tan famoso en los setenta, lo que ellos quieren transmitir es la idea de agua. A veces me da la sensación de que para ellos todo lo que existe es agua. Aba, aba,aba, aba. Ahora entiendo porque los humanos dicen que el 80% de la Tierra es agua, pues ya podían haberle llamado al planeta Planeta Agua ¿no? Son rebuscado a más no poder.

Los lechones muestran una inclinación al bilingüismo en términos como "go,go,go!" o "Cheis" que utilizan para hacer referencia a La Patrulla Canina. Por cierto, son capaces de detectar cualquier objeto de merchandising a más de 300 metros y a oscuras.

Hasta aquí las palabras comunes.

Cada uno ha desarrollado un idioma distinto. En el caso de Antón es el típico idioma de bebé, un lenguaje lleno de sílabas inconexas, pero en el que se puede atisbar cierto patrón que se va repitiendo y afianzando día tras días. Ahí quedan sus primeras frases: "Mama pan" o "Mama aba". No muy originales, eso es cierto, pero efectivas al 100% sobre todo la vez 156. Y a estas alturas se trata de eso. Estas semana Antón esta coquetando con la palabra banana, anama en su mundo-al principio creía que decía enema, pero eso sería un tanto precipitado- y con la palabra kiwi traducida como piwo que parece el nombre de un payaso de los años setenta. "¡Con ustedes el gran Piwo! Con esta palabra se da un fenómeno inquietante. Depende del momento muta.

-Antón di Kiwi

-¿Piwo?

-Ki-wi

-¿Tu-tú?

-¡Ki-wiii!

-¡Mi-ñoooo!

El idioma propio de Tomás está basado en el tirolés. Y no hay Dios que lo entienda. A veces suelta una retahíla indescifrable, pero su expresividad es tal que queda claro el objeto de sus inquietudes. Suena algo así como "girigigligligli". Lo estamos estudiando ya que tenemos varias teorías. Podría ser un dialecto del xhosa o una variante del esperanto. Personalmente creo que es un idioma que está ya en el ranking de los 10 más raros del mundo.

Es de esperar que este diccionario siga creciendo en los próximo meses así que seguiremos informando de las novedades en el Diccionario Niño-Mundo.

Saludos.


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :