Revista Diario

Diferencias de madre a hija

Por Paris
Diferencias de madre a hija
Cuando yo era pequeña era una niña muy... "peligrosa", me gustaban mucho los peligros (subirme a los tejados de las casas), los retos (yo lo puedo hacer mejor...) los desafíos (a que tu no te atreves ...?),estaba metida en todos los meollos, y no hablo de cuando tenía 10 años...nooo, hablo de cuando era bien pequeñaja, con 4 ó así  ya me gustaba manejar el cotarro.
Somos 4 hermanos, y yo soy la 2ª, de uno a otro nos llevamos como 2 años, pues yo soy la única chica y me lo pasaba bomba con mis hermanos, eso sí, hacía de ellos lo que quería...yo era la líder jajaja, mala , mala, malísima, siempre con ideas retorcidas y muuucha imaginación. Yo me pregunto, ahora que soy madre, cómo pudo mi madre no volverse loca con 4 hijos como nosotros, nunca estábamos quietos, siempre corríamos peligro, cuando no era por uno era por otro y recuerdo haber visitado varias veces las salas de urgencias de los hospitales.
Cuando nos peleábamos no nos hacíamos pequeños rasguños, nada de eso, nosotros nos peleábamos  a lo grande, maneras como tirarnos piedras a la cabeza estaban a la orden del día. Si no estoy equivocada, todos los hermanos tenemos una pequeña cicatriz en la frente, un recuerdo de aquellos tiempos...
Pero no quiero enrollarme con historias de mi infancia, (aunque aviso que tengo la tira de anécdotas a cual más peligrosa)por suerte no conozco a ningún niño de mi entorno que tenga ocurrencias como aquellas, así que supongo, que dentro de lo mal que se porte la princesita fiera...no creo llegar a vivir situaciones como aquellas, por lo menos eso espero...aunque se dice eso de "de tal palo, tal astilla", ¿verdad?
Pues mi niña y yo nos parecemos bastante en muchas cosas, en físico y en carácter, pero no nos  parecemos en nada a la agilidad de cada una. A mi me gustaba mucho escalar, escalaba los muebles de casa hasta lo más alto, casi tocando el techo,escalaba los tejados de las casas, recuerdo que en la casa que vivíamos era de tejas, pues yo disfrutaba subiendo a él y poniéndome en el filo...de infarto vamos! No me veo a  la fierecilla escalando algo más alto que una silla...por ahora.
Me gustaba tanto el riesgo y la aventura que de mayor seguí buscando. No me hice escaladora, pero sí que me gusta mucho el montañismo, siempre me ha gustado subir y trepar y mi marido y yo hemos subido a cimas muy altas, atravesando la montaña...sin caminos a seguir, escapando de los caminos que hacía la gente, nos lo hemos pasado muy bien, pero desde que me quedé embarazada el montañismo aún no ha vuelto a mi vida con fuerza...supongo que la próxima será con la fierecilla a cuestas, no lo sé. Su padre también es temerario aventurero, aunque en cosas del día a día es algo más "torpe" (quizás en esto se parece Maria a él).
Pero a diferencia de mi, Maria no es nada ágil, no es de mucho escalar, ni de trepar,ni de cosas peligrosas, y además parece un poco "fina", no le gusta ensuciarse las manos y cuando se cae, aunque no se haga nada...siempre se queja, pero sin llorar,"coco"...(dice).
Supongo que todavía es pequeña para según que cosas, igual de aquí unos meses se despierta la intrépida aventurera que lleva dentro, pero por ahora no, aunque la verdad temo que llegue ese momento, no creo que me fuera fácil llevar esas situaciones extremas.
Eso sí, a cabezona no la gano, cuando dice no es NO, te pongas como te pongas...miedo me da...
Y vuestros hij@s ,¿se parecen a su padre a su madre?

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :