Revista Libros

Dublinés

Publicado el 08 marzo 2013 por Icíar
Dublinés
Escritor: Alfonso Zapico
Según la wikipedia: “la novela 'Ulises' es considerada por gran parte de la crítica: la mejor novela en lengua inglesa del siglo XX; una de las novelas más influyentes, discutidas y renombradas del siglo XX, y objeto de numerosos y profundos estudios, críticas y controversias. Debido a su maestría descriptiva, el Dublín de Joyce es comparable al Londres de Dickens o al París de Balzac”.
¿Pero qué tiene que ver la novela “Ulises” con esta novela gráfica de Alfonso Zapico que hoy traigo aquí?
Ni más ni menos que Alfonso Zapico, a través de esta novela gráfica, ganadora del Premio Nacional de Cómic, nos acerca a través de detalladas y ambientadas viñetas y selección de diálogos, a una minuciosa aproximación a la vida del creador de Ulises: James Joyce.
James Joyce aparece como un irlandés peculiar, arrogante, poco convencional, inteligente y original. Nació y creció en Dublín, en 1882, en una época en la que en Irlanda se estaba disfrutando de un floreciemiento cultural propio, siendo Dublín, su capital, la ciudad donde se concentraba el cogollito intelectual. Figuran entre sus contemporáneos: artistas y escritores irlandeses de la talla de Yeats, lady Gregory, George Russell, Samuel Beckett, entre muchos otros. Todos ellos han contribuido a vincular la ciudad aparte de a la guiness o al baileys que tanto me gustan, a algo mucho más serio: la literatura.
Se nos muestra a un Joyce inquieto, que no duda en buscar oportunidades fuera de su ciudad natal y es por eso, que la novela además de llevarnos a Dublín, nos lleva a otros lugares donde vivió como París, Zúrich, Trieste, Roma
Así que entre traslados; artículos en revistas; trabajos varios; parones laborales; reivindicaciones nacionalistas: gracioso cuando dice "Irlanda ha logrado lo imposible: servir a la vez a Dios y al Dinero, al permitir que Inglaterra la ordeñase y al mismo tiempo enriquecer a la Iglesia de Pedro". Tampoco podían faltar las escapaditas entre alcoholes y nocturnidades de alegres tabernas y prostíbulos. ¡Qué se va a hacer!: "No soy un animal doméstico. Soy un artista".
Finalmente y no con poco esfuerzo y mucha ayuda, la novela Ulises, considerada peligrosa por muchos al ser considerada en su época una novela cargadita de indecencias, consiguió ser publicada.
Y si he empezado hablando sobre la importancia de Ulises, y de la cantidad de trabajos y ensayos que ha dado lugar, no quiero irme sin dejar la otra cara, el contrapeso a taaanta intelectualidad, a través de las palabras de Virginia Wolf y del mismísimo escritor.
  1. Dijo la inglesa Virginia Woolf:"Es un libro sin educación, obra de un obrero autodidacta, de un universitario que se rasca los granos". De hecho, la editorial propiedad de Virginia Woolf, rechaza el proyecto.
  2. Y Joyce: "Ulises no tiene ningún significado oculto. Lo único que pretende es hacer reír. Pero los críticos estarán ocupados 300 años". Y por lo que se ve: hasta la fecha parece que va acertando.
Me despido con dos comentarios ingeniosos a lo James Joyce:
  1. Visitando Joyce Roma dijo: "Roma me recuerda a un tipo que se ganaba la vida exhibiendo el cuerpo de su abuela" (risas inevitables).
  2. El reparto por países de los 7 pecados capitales, según Joyce: "La gula es inglesa; el orgullo, sin duda, francés; la ira española; la lujuria de Alemania; la pereza eslava; la avaricia italiana; y la envidia irlandesa”.

NOTAS:
  1. En Tours (Francia), por accidente compra una novela de un olvidado Dujardin: "Los laureles están cortados". Joyce encontró en este libro un uso del monólogo interior, que le impresionará tanto que decide adoptarlo como la técnica que más adelante utilizaría en su Ulises.
  2. Ulises empezó a tener su oportunidad, no en Europa. Antes tuvo un reconocimiento en EEUU, de hecho Hemingway fue un admirador de esta obra, aunque no por eso no contó con muchos problemas legales al ir publicándola por entregas. Era considerada también, en EEUU durante un tiempo, como algo "pernicioso e inmoral".
  3. Cotilleos: Con 47 años, Joyce hace muy buenas migas con un irlandés de 23 años, otro incansable de los alcoholes, un tal Samuel Beckett. Pero digo yo que probablemente compartieran algo más que alcoholes, si tenemos en cuenta lo que Yeats dijo de Joyce cuando Joyce era joven, y lo que Paul Aster dijo de Beckett, cuando era joven. Pues bien, se dice que Yeats, al conocer al joven Joyce, que empezaba a introducirse en el círculo literario de Dublín, dijo lo siguiente: "Jamás vi una combinación tal de engreimiento colosal y minúsculo genio literario en la misma persona". Paul Auster dijo de Samuel Beckett, al leer un trabajo a propósito de este escritor: "Lo que realmente me conmovió fue la lenta y penosa evolución de Beckett, que pasa de ser un capullo arrogante y sabelotodo, a una persona como es debido".
  4. En su trayectoria como escritor, me apetece destacar a un contemporáneo suyo, a Ibsen, que me encanta, y valoro no solo por sus escritos, sino también por la valentía de ir “contra-corriente” del pensamiento dominante de su tiempo. Pues bien, se dice que la sociedad de su tiempo encontraba que Ibsen era el monstruo escandinavo que envenenaba con sus palabras la sociedad de la época (véase Casa de muñecas, por ejemplo), James Joyce, sin embargo,  no vio en él si no a un genio. Como curiosodad, Joyce escribe una crítica favorable de este dramaturgo que por casualidad fue a parar a Ibsen. Se dice que este hecho cambiaría  la vida de Joyce.
  5. La valentía de la publicación vino de la mano de la editorial de la famosa librería parisina "Shakespeare and Company”. Mal pago recibió esta valiente editora por parte de Joyce. C'est la vie 
  6. Joyce muere en 1941, con 59 años. Tenía una úlcera de estómago perforada.
  7. Leer Ulises.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista