Revista Libros

El 19 de marzo y el 2 de mayo: Capítulos XII - XXIV

Publicado el 11 octubre 2013 por Isi

RGB b‡sico

Os recuerdo que en los comentarios de esta entrada podréis compartir todo lo que queráis sobre la novela hasta el capítulo XXIV, pero de momento no vayáis más allá, que hay personas que siguen la lectura conjunta en los días establecidos y aún no han empezado los siguientes.

Comienzo comentando mis impresiones.

el-19-de-marzo-y-el-2-de-mayo

Lo primero que quería resaltar es que he cambiado deliberadamente los capítulos a comentar en esta semana, porque habiendo terminado el XXIII no me pareció oportuno dejarlo ahí ya que es un punto álgido y el lector sencillamente tiene que leer al menos un capítulo más. O eso es lo que me pasó a mí ;)

Coronado ya el príncipe Fernando y habiendo pasado el susto del motín de Aranjuez sobre el que nos cuenta Gabriel que

…sin estos divertimentos periódicos, que cuestan mucha sangre y no poco dinero, la historia moderna de la heroica España sería esencialmente fastidiosa.

Y acto seguido se encamina a Madrid para comprobar cómo le están yendo las cosas a Inés en la casa de sus ¿tíos? comenzando así la parte más ficticia de este episodio pero no por ello menos interesante, al menos para mí, que me ha encantado.

Ya nos imaginábamos que eran unos impresentables, pero no sabía yo que se podía llegar a ser tan amarrado como estos Requejos, dándole apenas de comer un mendrugo de pan al día a la pobre Inés y encerrándola con llave para que trabaje de sol a sol y así ahorrarse ellos un sueldito en el negocio. ¡Herví de rabia, chicos!

Menos mal que Gabriel tuvo esta flamante idea de pasarse por allí para controlar el panorama y, si se tercia, elaborar un plan de huída :D

En esta parte me he divertido muchísimo, primero conociendo a estos Requejos más profundamente y, sobre todo, a Juan de Dios. No me digáis que no es todo un personaje este hombre; toda la vida trabajado para esos ratas, diciéndoles que sí a lo de la boda, para luego enamorarse perdidamente de Inesita y acabar confiando a Gabriel sus planes de fuga con la niña. Juan de Dios y don Celestino han sido un puntazo en este episodio; me he muerto de risa en el momento que doña Restituta salta de la silla al enterarse de que Juan de Dios está en el sótano robando su dinero.

¿Y qué me decís de la declaración de amor de Gabriel, que se ha enterado de que Inés es una señorita de alta cuna pero que, aún sabiendo que la perderá, está dispuesto a ayudarla a recuperar la posición que le corresponde? Ahh, qué romántico; si tan solo Inés fuera un poco más avispada la pobre, que es buena niña, pero da poco juego entre tanta trama interesante que hay a su alrededor, ¿verdad?

Pero no todo es alegría y alborozo, sobre todo después de que consigan huir de estos parientes, porque ya se fragua la tragedia con la presencia de los franceses y la ausencia de los gobernantes:

-No ha ido a Burgos, sino a Vitoria, y puede ser que a estas horas me le tengan en Francia cargado de cadenas. ¡Si lo que quiere es quitarle la corona! Buen chasco nos hemos llevado; pues cuando creíamos que el señor de Bonaparte venía a arreglarlo todo, resulta que lo echa a perder. Parece mentira: deseábamos tanto que vinieran esos señores, y ahora si se los llevara Patillas con dos mil pares de los suyos, nos daríamos con un canto en los pechos.

Y aquí dejamos a Gabriel e Inés, libres al fin, en el lunes, 2 de mayo…


También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :

Revista