Revista Solidaridad

El aula CyL en Secundaria

Por Inmacardona
Miguel tiene especial facilidad para adaptarse a entornos nuevos y a personas nuevas, así que al principio del Instituto, eso no me preocupaba mucho. Sí me preocupaba y mucho, que el entorno se preocupara por conocerlo y adaptarse a él, a su forma de comprender, a su forma de comunicar, a su forma de comportarse, etc, etc.
Iniciamos el curso con las reuniones necesarias para conocernos y para que yo les explicara algunas características de Miguel y algunas estrategias claras para ayudarle a adaptarse mejor.
La adaptación de Miguel fue inmejorable, en una semana tenía clarísimo que él iba al Instituto y si alguien nombraba cole, por lo que fuera, él venía y te decía "al cole no, Miguel al Instituto".
La comunicación con el personal del aula ha sido muy buena desde el principio, hasta el punto de cambiar la agenda escolar, a petición del personal, por una libreta con mayor espacio para poder contar las cosas que le ocurren a Miguel tanto en el Instituto como en casa. En el caso de chicos como Miguel, que tienen dificultades para contar las cosas que han pasado, esta comunicación me parece primordial, con la información de la agenda podemos preguntar a Miguel cosas más concretas y él responde, contando así lo que ha hecho y dándole oportunidades de participación como al resto.
Desde fuera la impresión era que el Instituto estaba por el aula, con ilusión por el proyecto y ganas de que todo fuera bien. Nada que ver con la implantación del aula en el cole, que fue mal recibida y en lo posible ocultada.
En la primera reunión general, ya me quedé muy sorprendida, cuando la orientadora se presentó y lo primero que contó fue el proyecto del aula, trasmitiendo ilusión y esperanza en la riqueza que iba a aportar al Instituto. Después de 7 años en aula CyL, era la primera vez que se hablaba con esa transparencia y con esa ilusión del aula. Hasta ahora en el cole, jamás se trató en una reunión general, sólo en la última de ciclo y porque fue un empeño personal de la PT.
Después de esta reunión, cada curso subió a su aula con su tutor, para explicarnos normas más concretas de clase y la dinámica general del aula en concreto. También me sorprendió muy gratamente cuando el tutor abiertamente habló de la atención a la diversidad y del aula CyL como un recurso importante del centro. Aunque guardé muy bien la compostura, os podéis imaginar lo contenta que estaba, era mi primera experiencia en positivo con el aula. Es tan importante que el equipo directivo se lo crea y transmita esa ilusión al resto de claustro...
Al acabar la reunión me quedé a  presentarme al tutor del aula ordinaria. Me explicó las asignaturas que daba y a las que Miguel asistiría. Además me dijo que estaba entrando él al aula CyL a valorar los conocimientos de plástica de Miguel, y que durante algunas sesiones seguiría entrando a trabajar con él de manera más individual. Me quedé un poco sorprendida, la CyL siempre ha sido exclusiva de PT, AL y Educador, ningún tutor de Miguel se le ocurrió entrar allí a trabajar con él. Me pareció estupendo, al aula es abierta en los dos sentidos!!!.
En muy poco tiempo Miguel estaba haciendo plástica en el aula ordinaria y el mismo tutor me dijo lo bien que Miguel estaba aprendiendo, y lo que le sorprendía la mejoría con respecto a las primeras evaluaciones que le hizo. Ya estaba manejando la regla y el compás. En breve os contaré como está trabajando Miguel.
Ahora lo más importante es que Miguel acude muy feliz al Instituto, mucho más de lo que ha acudido nunca. Recuerdo sus rabietas matineras por no levantarse, por no ir al cole. Aquello ya no tiene que ver con lo que ocurre hoy. Madruga mucho porque entra a las 8, pero se levanta con la sonrisa puesta y la frase Mami, al Instituo SI.

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista