Revista Baloncesto

El bronce más difícil de Mireia Belmonte

Publicado el 30 julio 2013 por Toni_delgado @ToniDelgadoG
La nadadora de Badalona remonta en los 200 estilos e incluso roza la plata en la que, según ella, era su peor prueba, ganada por Hosszu 

El bronce más difícil de Mireia Belmonte

Mireia Belmonte celebra su bronce en 200 estilos - Getty. 


Cuando la noticia trasciende figura como un simple breve en algunos medios, al menos los primeros días, cuando puede convertirse en un cataclismo para el deporte. Mireia Belmonte (Badalona, 1990) y el CN Sabadell no se tomen de acuerdo con la renovación y no solo eso, rompen relaciones después de que acabe el contrato de la nadadora, que se queda sin Fred Vergnoux, el técnico que le había sabido sacar su potencial, y sin lugar para entrenarse. Pasan los meses y Mireia se plantea irse fuera a entrenar e incluso la retirada, pero acaba volviendo al punto inicial gracias al patrocinio de la Universidad Católica de Murcia. Vuelve con Vergnoux y utiliza las instalaciones del CN Sabadell –una especie de alquiler financiado por el CSD–. “Ella ha necesitado reflexionar y nada más. Se fue y después volvió al punto inicial y ha necesitado tiempo para asimilarlo”, contaba hace unos días el propio Vergnoux a Ivan Mullor en El 9 esportiu. El técnico francés se sorprendió de reencontrase con una Belmonte tan pletórica de forma en enero pese a sus parones. Y también se quedó con la boca abierta en el Palau Sant Jordi, en los Mundiales de Barcelona: “Ha sido una sorpresa para mí, supongo que para ella también porque no hemos centrado la preparación en estilos y es un plus”. Vergnoux analizaba así lo que acababa de presenciar, el bronce más difícil para Mireia, que se había cansado de repetir que la medalla en los 200 estilos era muy complicada. “¡Es mi peor prueba de las seis!”,exclama, emocionada, la protagonista, que en el ecuador de la prueba, tras el turno de la mariposa y la espalda, era séptima… “Sabía que iba retrasada, pero no me he rendido nunca”, y remontó hasta ir rebasando rivales, incluso a Shiwen Ye, la campeona olímpica y que defendía el título mundial. Hasta remontar en los últimos 50 metros y quedarse a seis centésimas de la plata, de Alicia Coutts, en una prueba ganada por Katinka Hosszu.  
En su segunda final mundialista –la anterior eran los 400 estilos de Shanghái 2011–, Mireia se comportó con la inteligencia de Londres, donde sacó el carácter con el que arrollaba en piscina corta y no acababa de encontrar en piscina larga. Nadó sin venirse abajo tras los dos primeros virajes, sabedora que ese punto era el peor y no escatimó en esfuerzos hasta tocar la pared tras 200 metros agotadores. Ella estaba convencida de que había sido cuarta, tras Shiwen Ye. Casi se giró sobre sí misma buscando su tiempo y posición en los marcadores y cuando vio los datos se tapó la cara, se puso a llorar y se rió: 2:09.45, tercera, bronce. Un bronce no esperado tras no venirse abajo por no ser finalista de los 400 libre y nadar hoy la final de los 1.500. “La medalla le queda fuerza para lo que queda”, dijo. Porque en Barcelona se ha apuntado a seis pruebas

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas