Revista Insólito

El caso de los genes alienígenas de Adán

Por Lapuertadelmisterio
El caso de los genes alienígenas de Adán

La Biblia afirma que los Elohim dijeron: " Hagamos al Adán a nuestra imagen y semejanza." Pero si uno va a aceptar una explicación tentativa para los genes enigmáticos que poseen los humanos, ofrecida cuando se anunció el desciframiento del genoma humano, ¡la hazaña fue decidida por un grupo de bacterias! "Humillar" fue el adjetivo predominante utilizado por los equipos científicos y los medios de comunicación para describir el principal hallazgo: que el genoma humano no contiene los 100.000 - 140.000 genes previstos (los tramos de ADN que dirigen la producción de aminoácidos y proteínas), sino sólo unos 30.000+, poco más del doble de los 13.601 genes de una mosca de la fruta y apenas un cincuenta por ciento más que los 19.098 del gusano redondo. Qué descenso desde el pináculo del árbol genómico de la vida! Además, los genes humanos apenas eran únicos. Son comparables no al supuesto 95 por ciento, sino a casi el 99 por ciento de los chimpancés y al 70 por ciento de los ratones. Se encontró que los genes humanos, con las mismas funciones, son idénticos a los genes de otros vertebrados, así como invertebrados, plantas, hongos e incluso levaduras. Los hallazgos no sólo confirmaron que había una fuente de ADN para toda la vida en la Tierra, sino que también permitieron a los científicos rastrear el proceso evolutivo, cómo evolucionaron genéticamente los organismos más complejos a partir de los más simples, adoptando en cada etapa los genes de una forma de vida inferior para crear una forma de vida superior más compleja, culminando con el Homo sapiens.

El descubrimiento del "rascarse la cabeza"

Fue aquí, al trazar el registro evolutivo vertical contenido en los genomas humanos y en los otros genomas analizados, donde los científicos se encontraron con un enigma. El "descubrimiento de rascarse la cabeza por el consorcio público", como lo denominó la Ciencia, fue que el genoma humano contiene 223 genes que no tienen los predecesores requeridos en el árbol evolutivo genómico. ¿Cómo adquirió el hombre un montón de genes tan enigmáticos? En la progresión evolutiva de bacterias a invertebrados (como los linajes de levaduras, gusanos, moscas o mostaza - que han sido descifrados) a vertebrados (ratones, chimpancés) y finalmente a los humanos modernos, estos 223 genes están completamente ausentes en la fase invertebrada. Por lo tanto, los científicos pueden explicar su presencia en el genoma humano mediante una "bastante reciente" (en escalas temporales evolutivas) "probable transferencia horizontal de bacterias". En otras palabras: En un tiempo relativamente reciente como Evolution goes , los humanos modernos adquirieron 223 genes adicionales no a través de la evolución gradual, no verticalmente en el Árbol de la Vida, sino horizontalmente, como una inserción lateral de material genético de las bacterias.... Una Inmensa diferencia ahora, a primera vista parecería que 223 genes no era gran cosa. De hecho, mientras que cada gen hace una gran diferencia para cada individuo, 223 genes hacen una inmensa diferencia para una especie como la nuestra. El genoma humano está formado por unos tres mil millones de neucleótidos (las "letras" A-C-G-T, que significan las iniciales de los cuatro ácidos nucleicos que explican toda la vida en la Tierra); de ellos, poco más del uno por ciento están agrupados en genes funcionales (cada gen consta de miles de "letras"). La diferencia entre una persona y otra es de aproximadamente una "letra" entre mil en el "alfabeto" del ADN. La diferencia entre el hombre y el chimpancé es de menos del uno por ciento en cuanto a los genes; y el uno por ciento de 30.000 genes es de 300. Así que, 223 genes es más de dos tercios de la diferencia entre tú, un chimpancé y yo! Un análisis de las funciones de estos genes a través de las proteínas que detallan, realizado por el equipo del Consorcio Público y publicado en la revista Nature, muestra que incluyen no sólo proteínas involucradas en importantes funciones fisiológicas sino también psiquiátricas. Además, son responsables de importantes enzimas neurológicas que provienen únicamente de la porción mitocondrial del ADN, el llamado ADN " Eva", que la humanidad heredó sólo a través de la línea materna, hasta llegar a una sola Eva. Este hallazgo por sí solo plantea dudas sobre la explicación de la " inserción bacteriana ".

Una Teoría Temblorosa

¿Qué tan seguros están los científicos de que genes tan importantes y complejos, tan inmensa ventaja humana, fueron obtenidos por nosotros - "más bien recientemente"- a través de la cortesía de infectar bacterias? "Es un salto que no sigue las teorías evolutivas actuales", dijo Steven Scherer, director de mapeo del Centro de Secuenciación del Genoma Humano del Baylor College of Medicine. "No identificamos una fuente bacteriana muy preferida para los genes supuestamente transferidos horizontalmente", afirma el informe en Nature. El equipo del Consorcio Público, realizando una búsqueda detallada, encontró que unos 113 genes (de los 223) "están muy extendidos entre las bacterias", aunque están totalmente ausentes incluso en los invertebrados. Un análisis de las proteínas que expresan los genes enigmáticos mostró que de 35 identificadas, sólo 10 tenían contrapartes en vertebrados (desde vacas hasta roedores y peces); 25 de las 35 eran exclusivas de los humanos. "No está claro si la transferencia fue de bacterias a humanos o de humanos a bacterias", dijo Robert Waterson, codirector del Centro de Secuenciación Genómica de la Universidad de Washington. Pero si el hombre dio esos genes a las bacterias, ¿dónde adquirió esos genes para empezar?

El papel de la Aunnaki

Los lectores de mis libros ya deben estar sonriendo, porque saben la respuesta. Ellos saben que los versículos bíblicos que tratan de la formación de Adán son representaciones condensadas de textos sumerios y acadios mucho más detallados, encontrados inscritos en tablillas de arcilla, en los que el papel de los Elohim en el Génesis es desempeñado por los Anunnaki - "Aquellos que vinieron del cielo a la tierra". Como se detalla en mis libros, comenzando con El 12º Planeta (1976) y aún más en Génesis Revisado y El Código Cósmico, los Anunnaki vinieron a la Tierra hace unos 450.000 años desde el planeta Nibiru - un miembro de nuestro propio sistema solar cuya gran órbita lo trae a nuestra parte de los cielos una vez cada 3.600 años. Vinieron aquí en busca de oro, con el que proteger su atmósfera menguante. Agotados y necesitados de ayuda para extraer el oro, su científico jefe, Enki, les sugirió que utilizaran sus conocimientos genéticos para crear los Trabajadores Primitivos necesarios. Cuando los otros líderes de los Anunnaki preguntaron: ¿Cómo puedes crear un nuevo ser? Él contestó: "El ser que necesitamos ya existe; todo lo que tenemos que hacer es poner nuestra marca en él." La época fue hace unos 300.000 años. Lo que tenía en mente era mejorar genéticamente los homínidos existentes, que ya estaban en la Tierra a través de la Evolución, añadiendo algunos de los genes de los Anunnaki más avanzados. Que los Anunnaki, que ya podían viajar en el espacio hace 450.000 años, poseían la ciencia genómica (cuyo umbral hemos alcanzado ahora) está claro no sólo por los textos reales sino también por las numerosas representaciones en las que la doble hélice del ADN se convierte en serpientes entrelazadas (un símbolo que todavía se utiliza para la medicina y la curación). Cuando los líderes de los Anunnaki aprobaron el proyecto (como se repite en la Biblia "Formemos al Adán"), Enki, con la ayuda de Ninharsag, el Director Médico de los Anunnaki, se embarcó en un proceso de ingeniería genética, añadiendo y combinando genes de los Anunnaki con los de los homínidos ya existentes. Cuando, después de mucho ensayo y error, descrito y registrado en la antigüedad, se logró un "modelo perfecto", Ninharsag lo levantó y gritó: "¡Mis manos lo han logrado!" Un artista antiguo representaba la escena en un sello de cilindro. Y así, sugiero, es como llegamos a poseer los genes extra únicos. Fue en la imagen de los Anunnaki, no de las bacterias, que Adán y Eva fueron formados.

Una cuestión de extrema importancia

A menos que más investigación científica pueda establecer, más allá de toda duda, que la única fuente posible de los genes adicionales son bacterias, y a menos que se determine que la infección ("transferencia horizontal") fue de bacterias al hombre y no del hombre a las bacterias, la única otra solución disponible será la que ofrecían los textos sumerios de hace milenios. Hasta entonces, los enigmáticos 223 genes exóticos permanecerán como una alternativa y como una corroboración por parte de la ciencia moderna de los Anunnaki y sus hazañas genéticas en la Tierra .

Artículo original escrito por Zacharia Sitchin y traducido para este blog.

Imagen de Capri23auto en Pixabay

El caso de los genes alienígenas de Adán

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas