Revista Libros

El cuento número trece

Publicado el 29 julio 2010 por Carm9n @Carmenyamigos

El cuento número trece
Voy un poco atrasada con las lecturas, otras gratas actividades me lo han impedido, pero iré poniéndome al día en el mes de agosto. Hoy cuelgo la reseña de El cuento número trece y, alterando el orden que tenía previsto, voy a continuar con Un féretro en el tocador de señoras, que su autora, Regina Roman, me ha amablemente enviado. Tendré el post en un par de días; el libro parece de fácil y amena lectura. Espero que estéis todos disfrutando de este verano y … vamos allá con la reseña de hoy!
El cuento número trece” es la opera prima de Diane Setterfield. En ella se nos narran dos historias en tiempos diferentes; una en el presente : Margaret Lea es librera y trabaja en la librería de su padre, una librería de libros antiguos, que cuidada con esmero... y lee. Margaret , de naturaleza solitaria e introvertida, encuentra en los libros sus grandes compañeros. Cada noche a las ocho (ella vive encima de la librería) comienza su ritual de lectura que durará hasta las dos o tres de la madrugada. Ha escrito un pequeño ensayo sobre los hermanos Landier, gemelos que escribieron un diario conjuntamente, mantiene muy buena relación con su padre pero de cierta distancia con su madre, enfermiza y amargada. Cuando era apenas una niña se entera de que ha tenido una hermana gemela siamesa de la que nadie le había hablado, y que había muerto poco después de nacer . Poco más sabemos de ella.
Cuando recibe una carta de Vida Winter, escritora de prestigio, pidiéndole que vaya visitarla y ofreciéndole que escriba su biografía, comienza la otra historia , la del pasado: la vida de Vida Winter y los complejos personajes que va describiendo, Isabelle y Charlie, las gemelas Adeline y Emmeline, el ama la señora Dunne, el jardinero John-the-dig, la institutriz Hester Barrow, el doctor. Maudsley... todos van configurando un mundo de pasiones incomprendidas, de locura, de abandono, de muerte...
En la novela se hacen alusiones literarias frecuentes; "Jane Eyre" de Charlotte Brontë, aparece mencionada en numerosas ocasiones, también se alude a "Cumbres borrascosas" de Emily Brontë , "La dama de blanco" de Wilkie Collins, "Otra vuelta de tuerca" de Henry James, "Middlemarch" de George Eliot, "Villette" y "Shirley" de Charlotte Brontë, "Orgullo y prejuicio" de Jane Austen... ; de hecho, la novela parece ser un homenaje a la novela decimonónica; el incendio que se produce en Angelfield recuerda al incendio de Thornfield en "Jane Eyre" o al de Manderley en "Rebeca", de Daphne du Maurier (Rebeca de Winter- Vida Winter, ¿coincidencia?); las pasiones desatadas recuerdan a las de "Cumbres borrascosas", las extrañas relaciones entre hermanos a "Otra vuelta de tuerca",...
Es una buena novela, en la que todo va encajando a la perfección. Entre la intrincada historia que narra Vida Winter y la que vive Margaret Lea, con sus propios miedos y fantasmas, se va construyendo un libro que te engancha desde la primera hasta la última página.
Uno de los muchos fragmentos que me han gustado ha sido éste, del principio de la novela, en el que se muestra el amor de Margaret por la librería,
"A de Austen, B de Brontë, C de Charles y D de Dickens. Aprendí el alfabeto en esta librería. Mi padre se paseaba por las estanterías conmigo en brazos, enseñándome el abecedario al mismo tiempo que me enseñaba deletrear. También aquí aprendí a escribir, copiando nombres y títulos de fichas que todavía sobrevien en nuestro archivo, treinta aáos mas tarde. La libreñí era mi hogar y mi lugar de trabajo. Para mí fue la mejor escuela y, años después, mi universidad privada. La librería era mi vida."

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista