Revista Insólito

El Dallol en el Rift

Publicado el 08 septiembre 2019 por Monpalentina @FFroi
El lugar del Dallol se encuentra en la depresión de Danakil, una hendidura en el gigantesco valle del Rift, en Etiopía, a 120 metros bajo el nivel del mar y cerca de la frontera con Eritrea y Yibuti, así como del mar Rojo cuyas inundaciones y evaporaciones a lo largo de la historia han creado esta extensa planicie de sal, plástico e impermeable. Los idílicos colores que presentan las imágenes, dignos de la paleta de un pintor, donde se elevan curiosas chimeneas naturales, están más cerca de representar al infierno. Escasea el oxigeno y se pueden alcanzar temperaturas que superan los 100 grados. 
El Dallol en el Rift  El Dallol en el Rift
Rosi Cuevas  |  Donosti

Hasta allí ha llegado un equipo de seis investigadores del Instituto Andaluz de Ciencias de la Tierra , ubicado en Armilla, que pertenece al CSIC y a la Universidad de Granada con una iniciativa, el “Proyecto Prometheus” que abarca diferentes líneas de trabajo, incluida ésta del Dallol. En un clima hostil, es una superficie en la que el agua es 500 veces más ácida que un limón y brota a borbotones a una temperatura de ebullición de las fuentes de este sistema hidrotermal considerado único en el planeta. El propósito persigue averiguar si allí, en unas condiciones extremas y terriblemente inhóspitas, puede haber vida. El magma subterráneo que intenta emerger es contenido por un manto de sal de cien kilómetros cuadrados. Esto ha creado un sistema hidrotermal que combina temperaturas extremas, hipersalinidad e hiperacidez con altas concentraciones de hierro y carente de oxígeno. El paisaje espectacular está formado por fumarolas y numerosos manantiales de salmueras ácidas que dibujan un paisaje de terrazas de sal con piscinas. También abundan las estructuras minerales complejas y variadas con altos pilares y morfologías que recuerdan a nenúfares, tulipanes, flores de sal, perlas o gusanos. Un terreno único en el que Juan Manuel García Ruiz, director del proyecto afirma que “Nadie ha hallado evidencias de que sus aguas alberguen vida”. Y afirma que “Podríamos hallarnos ante un caso que desmiente el criterio general de que la existencia de agua líquida, implica, necesariamente, la de organismos vivos”.
Se trata de un sistema muy activo en el que los manantiales se secan y emergen en cuestión de días. Es un lugar excepcional dónde estudiar los procesos geoquímicos que ocurrieron en el pasado de la Tierra. La Tierra primitiva, en la que se formaron las primeras rocas, se condensó el agua por primera vez y en la que apareció la vida, era sin duda un entorno extremo. Los investigadores de Prometheus trabajan en condiciones similares en laboratorio y han demostrado que la frontera entre lo natural y lo vivo es más difusa de lo que se pensaba, al demostrar que pueden formarse estructuras minerales autoorganizadas que adoptan las formas curvas de lo vivo y que, pueden dar lugar a las moléculas necesarias para la aparición de la vida.
Imagen: De A.Savin  - Wikimedia Commons=68050583
El Dallol en el Rift

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas