Revista Cine

[El Delorean] Krull

Publicado el 29 agosto 2013 por Despiram @FrikArteWeb

FrikArte

[El Delorean] Krull


Javier M. Banda 29 agosto, 2013 0 [El Delorean] Krull

Supongo que ya va siendo hora de que os abrochéis correctamente los cinturones de seguridad para viajar nuevamente a través del tiempo a bordo del DeLorean. ¿Estáis listos? Pues allá vamos…

3, 2, 1…

Condensador de fluzo, fluzeando…

YNYR: Esto fue lo que se me dio a conocer. Que muchos mundos habían sido esclavizados por la Bestia y por su ejército de invasores. Y también esto se me dio a conocer. Que la Bestia vendría a nuestro mundo, al mundo de Krull, y que su fortaleza negra se levantaría sobre la tierra. Que el humo de poblados en llamas oscurecería el cielo; y que los lamentos del eco de la muerte resonarían por los valles desiertos. Pero hay una cosa que no he podido saber. Si es cierta la profecía de que una joven doncella de rancio abolengo se convertirá en reina, elegirá un rey y juntos regirán nuestro mundo; y el hijo de ambos regirá la galaxia…

Que aún no me he vuelto loco, no; simplemente que soy algo friki, ¿pasa algo? jaj. En esta ocasión, me gustaría que nos trasladásemos a 1983, año en el que vio la luz una producción norteamericana (producida por Columbia Pictures) pero que bien podríamos considerarla europea y más concretamente británica, que ya veréis por qué lo digo…

Los géneros de aventuras, ciencia ficción y el conocido como de espada y brujería han dado numerosos títulos a la historia del cine, unos con más acierto y otros con no tanto; algunos norteamericanos y otros europeos. Los años 80’ fueron especialmente prolíficos en este tipo de películas: Conan, el bárbaro, Ator, el poderoso y Cristal Oscuro (1982), La historia interminable (1984), Legend (1985), Dentro del laberinto (1986) o WiIllow (1988) son solo algunos ejemplos. Pero sin duda alguna, El Retorno del Jedi (1983) es la que se lleva la palma, por ser de las más conocidas y la que culminaba, por el momento, la trilogía de películas de George Lucas. Yo quiero hablaros ahora de una, también del año 1983, que “bebe” de todas ellas y que aúna todos esos géneros a la vez; la película en cuestión es Krull.

Este largometraje iba a ser, en un principio, la traslación al cine del conocido juego de rol Dungeon & Dragons, pero por problemas de licencias terminó siendo un popurrí de géneros en el que se nota la influencia de películas como Alien, el octavo pasajero (1979), Flash (1980), Excalibur (1981), de las ya dichas anteriormente, y sobre todo del universo Star Wars. Contó con un importante presupuesto para la época (más de 27 millones de dólares). También las reminiscencias de la obra de Tolkien El Señor de los Anillos son muy claras. En Krull, como en Excalibur, tenemos un arma milenaria; en este caso: la estrella de las cinco garras. Además, en la peli sale una araña espantosa y muy fea, la viuda de la teladearaña; recordemos que también aparece una en Ator, el poderoso o Ella la Araña, aquel ser despreciable del segundo de los libros de la trilogía del anillo de Tolkien Las Dos Torres, mientras que hace acto de presencia en la tercera película que hizo Peter Jackson, en El Retorno del Rey (2003). Además, La Bestia (ya veréis qué cosa más fea de bicho) se asemeja una barbaridad a un alien o al gigante Gorax, del universo Lucas y de la película Los Ewoks, La Caravana de Valor (1984). En esta última también aparece una araña. Como veis, ya sean películas anteriores o posteriores a la que nos ocupa, todas guadan similitud entre sí.

Si volvemos a Krull, el guión de Stanford Sherman no es nada del otro mundo, vamos que es de lo más típico: un príncipe, una princesa y un malo malísimo, al que llaman La Bestia, con su correspondiente horda de secuaces, que harán todo lo posible por aguarles la fiesta. Cuando entran en escena los diferentes personales, los buenos, la historia gira más hacia la aventura y la épica medieval, desembocando por el terreno de la ciencia ficción cuando los villanos entran en juego. Y es que, en este caso, los malvados de la función son alienígenas. Curioso, ¿eh?

La dirección corre a cargo de Peter Yates, que venía de hacer Bullitt, El Confidente, Abismo y El Ojo Mentiroso, entre otras. Aceptó el encargo porque le fascinaba la idea de cambiar completamente de registro y de romper con todo lo que había hecho con anterioridad. El rodaje tuvo lugar en Inglaterra y en otras localizaciones como la Cortina d’Ampezzo y el Campo Imperatore e, incluso, en nuestro país; en la isla de Lanzarote. El elenco de actores es prácticamente británico en su totalidad. Para el papel protagonista contaron con Ken Marshall, que había interpretado a Marco Polo en una serie para la televisión un año antes. El papel femenino fue a parar a Lysette Anthony (es americana), si bien su voz era la de la actriz Lindsay Crouse (también es yanqui). Lo mismo pasó con el bandido al que da vida Robbie Coltrane, ya que la voz era la de Michael Elphick. Por cierto, recordad que este actor escocés, Coltrane, dio vida al personaje de Hagrid en las películas de Harry Potter. También se deja ver un jovencísimo Liam Neeson y el no tan conocido Alun Armstrong, pero al que hemos visto en películas como Braveheart, El Santo, Prueba de vida o Van Helsing. Y como no recordar también al veteranísimo actor Freddie Jones, de cuyo personaje podemos decir que hace de una especie de guía del protagonista

[El Delorean] Krull

En lo que al apartado técnico respeta, la fotografía de Peter Suschitzky está muy cuidada y los paisajes que se dejan ver son todo un regalo para la vista. La nota negativa la tienen algunos escenarios de interiores que cantan enormemente a cartón piedra (La Fortaleza Negra y todas las escenas ya dentro de la misma). Se utilizaron diez platós de rodaje de los estudios Pinewood. Los efectos visuales fueron supervisados por Derek Medding y no son como parar tirar cohetes pero cumplen su función; predominan los trucajes ópticos y la técnica del stop motion, mientras que el diseño de La Bestia es algo sencillamente lamentable.

Otro de los elementos que hacen especial a esta película es su magistral banda sonora, que corre a cargo de un entonces poco conocido James Horner (Titanic, Braveheart, La Sombra del Diablo). Apenas contaba con treinta años de edad. Pero la de Krull no es una partitura original, sino que el compositor norteamericano lo que hace es reinventar y dar una vuelta de tuerca a la que ya había creado para Star Trek, la ira de Khan (1982). Aún así, no debemos restarle mérito alguno, pues la fuerza de algunas imágenes de Krull es innegable gracias a esta banda sonora. Por ejemplo, con la cabalgada de las yeguas de fuego… Para que veáis el parecido de ambos trabajos, aquí os dejo los dos temas principales para que los disfrutéis.

Aunque el tiempo no haya pasado en balde (no pasa para nadie), creo que estáis ante una muy buena ocasión para volver a ver esta película los que ya lo hayáis hecho y para verla por primera vez los más rezagados y despistados. Yo lo hice el otro día y es como si hubiera recordado, de algún modo, mi más tierna infancia; y es que el cine tiene ese poder, el de poder evocar épocas de nuestra vida que ya no volverán jamás. Ojalá algún día podamos ver un remake de este filme con las técnicas digitales actuales, aunque se me quitan las ganas cuando pienso en cómo destrozaron, por ejemplo, la película original de Furia de Tiitanes con dos peliculas absolutamente pésimas: Furia de Titanes e Ira de Titanes. Ya me diréis, que igual estoy siendo demasiado osado, pero para mí Krull siempre fue una película de mítica y de culto…

[pinit] votar Share on Tumblr Email Share ETIQUETAS » Alun Armstrong, Columbia Pictures, El DeLorean, Freddie Jones, Ken Marshall, Krull, Liam Neeson, Lysette Anthony, Peter Yates, PortadaOK, Robbie Coltrane Escrito en » CINE, Reportajes

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revistas