Revista Humor

El detector de mentiras

Por Bloggermam

“Le God”“Le Legend”“LE TISSIER”-Una vez le oí decir a Maradona que el talento y la fantasía no las puedes aprender, que eso es algo que llevas dentro desde que naces , y que cuando tienes la pelota entre los pies las sacas a fuera y deleitas al mundo. Hoy os presento a un futbolista que ha sido uno de los mayores mitos del deporte del fútbol. No gano ningún Balón de Oro , no gano ninguna liga , ni siquiera alzó ningún titulo… jugó toda su carrera en el Southampton porque ellos le dieron la oportunidad de ser futbolista, y ese era su sueño…
El 14 de Octubre de 1968 nacía en Guernsey , una pequeña isla entre el Canal de la Mancha, Matthew Le Tissier. Desde pequeño Matt es bueno en todos los deportes, pero tiene especial talento para el fútbol, juega de centrocampista ofensivo en el equipo juvenil de la isla. Rápidamente comienza a oírse las noticias en las islas de que hay un chaval perdido en una isla que es una maquina de golear, son varios los equipos que se interesan por el joven Matt el cual acababa de marcar 108 goles en una temporada con el equipo de su tierra.
Con 13 años se va Oxford para hacer unas pruebas con el Oxford United, pero las sensaciones que vive allí no le gustan, para un chico muy joven dejar el colegio y todos sus amigos le marcó esa etapa. Es entonces que tras hablarlo con su familia decide volver a su casa, a Guernsey y terminar allí su educación.
En cuanto la termina otro club llama a las puertas de su casa, el Southampton , este será sin duda uno de los fichajes más importantes de la historia del fútbol ingles, cuando el joven Matt de 16 años deja su isla para convertirse por fin en futbolista.
Un año más tarde a la edad de 17 años Matthew debuta con el primer equipo ante el que era el equipo del que tanto el como su padre eran hinchas confesos, el Tottenham Hotspurs. Encontramos algunas declaraciones suyas de ese encuentro,:
Estaba muy nervioso, lo cual no es normal porque soy una persona muy muy segura de mi mismo”
“Me enfrentaba al equipo del que era aficionado como mi padre. Pero sobre todo jugaba contra mi ídolo Glenn Hoddle, fue un día muy especial para mi”
“Yo no era ni siquiera profesional , jugaba en el segundo equipo y estaba entre esas estrellas con un salario de 35 libras a la semana”
Desde ese día la vida del joven Matt no volvería a ser la misma, empieza un capitulo de su vida donde dejara de ser Matthew a convertirse en LE TISSIER
De Matthew a “Le Tissier”
El Southampton , un equipo que apenas había tenido días de gloria y que su máxima año tras año es mantenerse en la primera división tiene un chaval lleno de talento, que se encuentra feliz de ir quemando etapas e ir participando en el equipo, como es de norma todos los buenos futbolistas que juegan en equipos pequeños tienden a irse, pero en este caso particular no, el joven Matthew es feliz aquí, su sueño es mas simple que el de los demás:
“Quería llegar a ser futbolista profesional y jugar con Inglaterra, ese era mi sueño y en el Southampton ya lo he conseguido, no veo porque tengo que irme”
Una frase que lo dice todo sobre su persona, él es un niño que se divierte jugando al futbol, sin presión, sin ataduras, libre de poder fallar y al mismo tiempo atreverse a hacer las locuras que pasan por su cabeza y que desatan el delirio de la afición, sus goles no tienen parangón en el fútbol , solo un bajito argentino se atrevió a tales osadías . Esta forma de vida le llevará a ser uno de los ídolos de la afición que comienzan a crearle apodos y juegos de palabras con su nombre y donde finalmente prevalece el “LE GOD”

Pero no solo de carácter vive este jugador, sus cifras año tras año en un equipo de media tabla rozan los números de una superestrella, sus goles aparecen cada semana en el Top 5 y a cada negativa que le da a los grandes (Chelsea, Liverpool, Manchester y Tottenham) se hace mayor su leyenda.
“Nunca tuve la ambición de jugar en el Manchester o en el Liverpool , no tenia motivos para irme”
Sus mejores años serán entre la temporada 90 y la 96 años en los que mantuvo una media de 20 goles por temporada , en la temporada 94/95 marcará 30 , incluyendo el mejor gol de su carrera frente al Blackburn Rovers, donde después de zafarse de dos defensas tira desde el medio del campo y el balón se cuela por la escuadra de su amigo Tim Flowers.
Retirada
En el año 2000 alcanzaría de penalti los 100 goles como centrocampista en la Premier League, algo que solo han conseguido muy pocos antes que el. Su retirada en 2002 con un partido homenaje, Southampton contra una selección inglesa formada con muchos de sus amigos fue el broche final a 16 años de vestir con orgullo la camiseta, marcando 209 goles 49 de ellos de penalti, solo en una ocasión fallo la pena máxima.
“Lo recuerdo muy bien porque fue la única vez que tuve dudas a la hora de lanzar, cambié la trayectoria en el ultimo momento y Mark Crossley (portero del Nottingham Forest y amigo del futbolista) lo paró”
La única espina clavada que sigue teniendo es no haber podido triunfar en la selección inglesa, donde será solamente internacional en 8 ocasiones, y no haber disputado un gran torneo con su país.

Ahora disfruta de su retirada comentando los partidos en Sky Sports junto a otros grandes ex futbolistas, de su carrera solo puede decir buenas cosas y para su afición solo pide una cosa.
“Creo la gente del fútbol o la del Southampton me recordará como un hombre que fue fiel a su club durante muchos años y que marcó muchos goles bonitos”

os dejo también un video donde recuerda sus mejores goles:Sus goles favoritos
nica manera de ver las cosas. Y que hay otros aspectos destacables, desde luego. Pero pocos en su sano juicio pueden negar lo dicho por O'Neil y Gresh.

Y desde luego queda la piedad y conmiseración por los bomberos que murieron subiendo por las torres cuando todos los que podían bajaban corriendo las escaleras. Y la piedad y conmiseración por los que murieron y allí trabajaban y por los pasajeros de los tres o cuatro aviones. Y la piedad por sus familias y amigos, y la conmiseración por todos nosotros -testigos o no- supervivientes.

Y queda también la piedad de lo que escribí aquí mismo, hace cinco años: 11 septiembre, cinco años despu


Volver a la Portada de Logo Paperblog

Revista