Revista Diario

El divorcio

Por Akashaqv
El divorcioAntes de empezar dejénme poner el ambiente. Es 1986, en la radio en inglés suena  "you give love a bad name" de Bon Jovi, "True Colors" de Cindy Lauper, "Glory of Love" de Peter Cetera, "Walk of Life" de Dire Straits y "Maniac Monday" de The Blangles. En "radio Variedades" o "Radio Alegría" (que he de confesar eran las que escuchaba yo), Los Inhumanos cantaban "Me duele la Cara de ser tan Guapo", "De mí enamórate" sonaba con Daniela Romo, Mecano nos deleitaba con "Me cuesta tanto olvidarte" , Pandora, Juan Gabriel, Olé Olé, Timbiriche, Flans y Magneto que hacía sus pininos. En el cine pasaban "Top Gun" con un guapísimo Tom Cruise y Stephen King lanzaba "IT" si esa del payaso asesino que aterrorizó a tantos niños. Ese año el mundial de Fútbol fue en México, a sólo un año de haber pasado el terremoto en la tele sólo se veía a la "chiquitbum" y a "pique" la mascota de la selección. Y bueno, estoy emocionadísima porque ya tengo un seguidor y un par de visitas, ojalá pronto haya más. 
Cuando los dejé la última vez, mi vida acababa de dar un giro radical. Mis padres se separaron, y yo terminé viviendo en una colonia de la Benito Juarez, aunque mi escuela estaba en Coyoacán y casi toda mi vida se volvió el sur. Podría hablarles de lo traumática que fue esta experiencia, de cómo culpé a mis padres por separarse, y de todo lo que sufrí y me hicieron tener problemas de todo tipó. Pero la verdad es que no fue así. Mi mamá consiguió un departamento muy lindo, pequeñito pero lo decoró muy a gusto, todo en blanco y negro. Recuerdo que tenía una litera que se guardaa en la paed para ahorrar espacio, y el lugar estaba en una como vecindad donde teníamos vecinos muy interesantes. En este departamento vivíamos mi Madre, mi abuela y yo. Yo veía a mi papá los fines de semana y entre semana me quedaba con ellas. Si bien el divorco no fue un problema, nuestra vida cambió por completo. Mi abuela empezó a mostrar signos de una enfermedad mental (mucho más tarde, sabríamos que era Alz  Heizmer). Se le olvidaban las cosas, tenía crisis de agresividad e incluso en un par de ocasiones se escapó y se perdía por las calles. Mi madre trabajaba todo el día para poder mantenernos, y yo tuve que aprender muy pronto a ser independiente. Sin embargo, mamá no estaba dispuesta a dejarme sentir abandonada, así que yo pasaba mucho tiempo en casa de amigas, con los vecinos y por las noches, siempre que llegaba, su atención era para mi. No debe haber sido sencillo para nada, y sin embargo, de alguna forma lo conseguía. Por desgracia, la demencia de mi abuela avanzaba con rapidez se hacía más difícil hacerse cargo. Supongo que esto fue lo que la orilló a internarla en un asilo, donde la verdad la tratavan de maravilla y aun así, cada fin de semana sin falta, la visitaba y la llevaba a pasear, lo hizo por años, hasta que mi abuela fue desapareciendo por completo en la enfermedad. Yo sé que ahora los tiempos son distintos, pero cuando pienso en mi madre por ese entonces, una muchacha de 26 o 27 años, criando a una hija sola, trabajando como negra, y tomando la decisión de internar a mi abuela puedo imaginar lo difícil que debe haber sido para ella, y eso crece mi admiración por mamá.  Quizá mi madre se rodeaba de mujeres más grandes que ella por esa misma razón. Por ejemplo, entre los muchos amiguitos que tenía en la escuela, había una en particular que tenía una madre que era muy amiga de mi mamá. Ahora pienso que esa mujer debe haber sido una de esas primeras "mujeres modernas" que salieron de "una buena Familia" y descubrieron que eso era una tontería. Vivía al igual que mamá, sola con su hija y trabajaba, aunque en su caso, provenía de una familia más acomodada que nosotros, pero rápidamente se entendió con mi mami, y L y yo pasabamos mucho tiempo juntas. Otra cosa que tenían los amigos de mi mamá, es que en su mayoría, eran exiliados o hijos de exiliados hispanos, por lo que la mitad de mis compañeritos tenían algún nombre revolucionario. Uno de estos exiliados, un chileno guapísimo, se convirtió en el dueño del corazoncito de mamá por aquellos días. Hasta donde puedo recordarlo, era divertido, amable y rápidamente se ganó mi cariño. Era muy bueno conmigo y creo que también con mamá.El divorcioEl simple hecho de que recuerde tanto de este año, me parece que se debe a lo importante que fue en mi vida, la lejanía de mi papi, una nueva casa, nueva escuela, nuevos amigos, y un nuevo padrastro, aunado a la enfermedad de la abuela, etc marcaron una nueva etapa, supongo que es apartir de ahí que conservo la mayoría de mis memorias. Y sin embargo, creo que era yo una niña normal, como muchos en mi generacón, la televisión, las niñeras y las mamás de mis amigos, formaron parte importante en mi crianza, sin embargo, cada instante que mamá estaba en casa, lo pasaba conmigo. Conseguimos una gatita (la primera de muchas en mi vida) y paséabamos con su novio a muchos lugares. Y así, como todo lo bueno, el año terminó rápidamente, y había que conseguir una nueva escuela, pues era hora de empezar la primaria. Los siguientes años fueron mucho más complicados y divertidos, pero lo dejaremos para otra ocasion. 
Muchas gracias por su visita, no se olviden de comentar. Qué hacían en 1986, qué música escuchaban, que veían en la tele. 

También podría interesarte :

Volver a la Portada de Logo Paperblog

Quizás te interesen los siguientes artículos :